Zumby Pixel

¿Alabarlos o no?

La primera jornada de la fase de grupos del mundial nos dejó muchas sorpresas, empates y derrotas de las selecciones más ganadoras de la historia, resultados que rompieron las quinielas de los apostadores de todo el mundo
Foto tomada de Twitter

Publicado 22 junio 2018 el 22 de Junio de 2018

por

Jorge Humberto Téllez

La primera jornada de la fase de grupos del mundial nos dejó muchas sorpresas, empates y derrotas de las selecciones más ganadoras de la historia, resultados que rompieron las quinielas de los apostadores de todo el mundo. Para la segunda fecha parece que todo está volviendo a la normalidad, con excepción de lo que ya hemos visto de Argentina, quienes con un arranque históricamente malo están a poco de quedarse en la primer ronda con todo y el mejor del mundo en sus filas.

Tomando en cuenta lo anterior, lo logrado por México ante Alemania, hay que decirlo, cabe en la categoría de lo sorprendente, y los de Osorio deberán mostrar el mismo deseo por ganar, orden defensivo y contundencia en el ataque para contrarrestar a unos coreanos que necesitarán tres puntos para seguir con posibilidades de avanzar. Para ellos este es el partido más importante porque cerrarán ante los germanos, tarea que no se ve sencilla.

Con buen futbol, con mal futbol, con suerte, con una decisión arbitral (bueno, de esto no estoy tan seguro con la presencia del VAR, que ha sido uno de los protagonistas en lo que va de la justa), con un tiro libre, como sea, el cuadro tricolor está obligado a ganar, y así lo han manifestado los jugadores, para colocarse en una inmejorable posición que los apunte hacia una senda mucho más “amigable”, si se consigue el primer lugar de grupo.

Cuatro jugadores mexicanos buscan revancha ante Corea

Perro se comió el álbum Panini de su dueña cuando estaba por llenarlo 

Mientras todos los mexicanos esperamos el segundo partido con ansias y con una perspectiva diferente a la que teníamos para el primer juego, con más ánimo y confianza, creyendo en y alabando a nuestros seleccionados, Juan Carlos Osorio deja claro que no les interesan los elogios y que están enfocados sólo en el funcionamiento ante los asiáticos. Han sido tiempos realmente duros para él, por ello agradece a un “ser divino” el haberle dado la capacidad de soportar esa ola y, a su vez, confiesa que esta experiencia no la cambiaría por nada, calificándola de enriquecedora para un próximo gran proyecto que se le venga. También el capitán Guardado habló fuerte y fue puntual en torno al interior del plantel: “gracias a los momentos difíciles y a los fracasos, hemos construido lo que ahora podemos ver”, “el elogio es traicionero, no nos los creemos”.

Mantenerse al margen de los micrófonos y las plumas nocivas, construyendo un impenetrable muro para las críticas, me parece buena idea para evitar las distracciones innecesarias que puedan mermar en el seno tricolor, pero no se pueden olvidar del pequeño sector que creía en ellos antes del mundial. No los he escuchado dedicar a su país el triunfo, el esfuerzo o lo que se pretenda lograr. Se percibe cierto resentimiento e incredulidad hacia los que “ahora sí” apoyan a la selección mexicana. El orgullo les impide voltear hacia afuera.

En el otro lado del continente europeo ya se dice que Real Madrid busca hacerse de las joyas mexicanas Hirving Lozano y Héctor Herrera; nada extraño cuando los merengues siempre han buscado ser los primeros en fichar a las sensaciones de los mundiales, aunque estos apenas hayan arrancado.

En sí, el guión va muy bien, pero ojo que es muy temprano en la competición, y si no se reafirma el buen momento contra Corea (y se suma, por supuesto), aunque no les agrade, volverán los reventadores, y esta vez, más cargados de tinta.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ

- US -