Zumby Pixel

Cae un gallego preso

Por: Guillermo Ingram García

Publicado 20 mayo 2018 el 20 de Mayo de 2018

por

Y lo meten en una celda donde hay un leproso. Al leproso el primer día se le desprende una oreja y la lanza al exterior por un ventanuco en la parte superior del recinto carcelario. Al otro día, se le desprende un dedo y hace la misma operación, al tercer día se le separa la nariz y la misma mecánica se lleva a cabo; por la ventana hacia afuera, el gallego, que había estado presenciando tales acciones, un tanto dubitativo le dice: “¿Son figuraciones mías o te estas escapando?”.
MARK TWAIN
“Los días más importantes de tu vida son: el día en que naces y el día en que averiguas para qué”.
GEORGE ORWELL
“Un pueblo que elige corruptos, impostores, ladrones y traidores, no es víctima, es cómplice”.
DESAYUNOS DE LA ÉPOCA
1.- Huevos a la “Margarita”, en salsa borracha. 2.- Huevos al “Meade”, con chilaquiles y frijol grande o ayacotes. 3.- Huevos al “Peje”: Esos no los tiene no Obama. 4.- Huevos al “Anaya”: revueltos con jamón sin chile. 4.- “Manitas al Bronco”.
Una gallega toma el avión a Madrid, con un pasaje en clase económica. Cuando sube al avión se da encuentra con los asientos de primera clase y viendo que estos son mucho más cómodos, decide sentarse en uno de ellos. La azafata le solicita el pase de abordar y le explica a la gallega que su asiento es en clase económica. La gallega responde: “Voy a sentarme aquí hasta llegar a Madrid ¡Y a mí nadie me mueve!”. Frustrada, la azafata va a la cabina e informa del problema. El copiloto va y habla con la gallega, pero ella responde enfática: “¡Voy a seguir sentad aquí hasta llegar a Madrid! ¡Y que NO SE DIGA MÁS!”. El copiloto, no queriendo causar problemas frente a los demás pasajeros, se retira y le narra al capitán todo lo sucedido. Entonces el capitán dice: “Mi esposa es de Galicia, por lo que sé muy bien lo que tengo que hacer. Me hago cargo del problema”. Así que llega con la pasajera “inamovible” y le susurra algo al oído. La gallega, en automático, terminado el susurro, se levanta diciendo: “Muchas gracias señor Capitán, lo abraza afectuosa y se marcha hacia su asiento de clase económica, no sin antes decir: “Eso me lo hubiesen dicho los dos anteriores y no se arma tanto jaleo”. Entonces, la azafata y el copiloto, asombrados le preguntan al capitán: “¿Qué le dijo usted señor a la pasajera, que sin replicar el cambio se fue hacia su asiento?”. El capitán les dice: “Le dije que esos asientos no van a Madrid”.
EN LA BODA DEL AÑO
En la boda de su nieto, al final del banquete, se muestra en una foto a la reina Isabel II de Inglaterra. saliendo con un pequeño ramo de rosas con una vela al centro. Como pie, la foto lleva el siguiente texto: “Eso de llevarse el centro de mesa de las bodas, veo es un mal universal”.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -