Zumby Pixel

Un Chef, Un Hotel, Un Evento

Por: Blanca G Villarello/El Dictamen

Publicado 01 mayo 2018 el 01 de Mayo de 2018

por

Por: Blanca G Villarello

[email protected]

¡Nada es más maravilloso que cuando el universo se conjura para que un proyecto salga! Y así sucedió la semana pasada en Coconut Grove. Por lo que esta historia empieza con la de uno de los mejores chefs de Miami, Ted Méndez, a quien tuve la oportunidad de conocer hace varios años cuando andaba en busca de talentos para mi congreso MadridFusionMex. Un cocinero empírico de origen cubano, radicado en Miami desde niño que en algún momento se encontró con el banquetero de los “ricos y famosos” de la ciudad, quien lo llevó a trabajar con él como chef ejecutivo de su grupo de restaurantes.

Lo que me atrajo más del concepto de esa etapa del chef fue la espectacularidad y extravagancia de sus platos, la originalidad del concepto, lo barroco y, al mismo tiempo, lo elegante de las mesas, la exquisitez que le daba a los más simples y tradicionales platillos americanos, como un “macaroni and cheee”. Definitivamente, tenía que conocer al cerebro atrás de este lugar que para mí era como el viaje de Alicia al País de las Maravillas…

Cuando finalmente pude entrevistar a este genial cocinero en sus oficinas no lo podía creer, era un taller en el que parecía que se iba a producir una película, un departamento de textiles para todo lo que era mantelería; uno de utensilios para todos los cacharros para servir los deliciosos platillos que saldrían de la cocina de Ted; obviamente un departamento de alimentos, en los que se seleccionaban los mejores productos para las creaciones del chef, pero lo que más me gusto de esta etapa de su carrera es que, el primero encontraba los juguetes que serían los platos de sus inspiraciones, fuese el casco de un vikingo, un tenedor gigante, una ratonera o una micro réplica de una tina antigua que saca burbujitas para presentarte un fondue de chocolate, ya que el primero escogía el “plato”, y después la receta que crearía para hacerlo delicioso.

De ahí, saltó a los escenarios de MadridfusionMex 2011, y su carrera ha continuado con distintos giros. Pasó por lo que iba a ser una Cantina Mexicana en Isle Grove, proyecto que los dueños no concretaron, pero que sin embargo, le dieron la oportunidad a Ted de entrar en contacto con la cocina mexicana, viajando por nuestro país, conociendo nuestro sabores y aromas que ahora  encontramos en su nueva Mayfair Kitchen, ubicada en el Mayfair Hotel and Spa de Coconut Grove, en donde está finalmente conjuntado toda esta fusión que hay dentro de él para apapachar nuestros paladares en una cocina que él califica como Americana contemporánea, pero que yo definitivamente la llamo “Cocina de Autor”. Así que el Mayfair Kitchen tiene que estar incluida en su lista de “musts” de Coconut Grove.

En una de mis múltiples visitas, lleve a una buena amiga que trabaja en Sothebys Realty, y ahí fue que se confabularon las estrellas, y decidimos los 3 de presentar por segunda vez en Miami, pero por primera vez como independientes, el proyecto de Arte en Tránsito, conformada por el trabajo de 4 jóvenes talentos mexicanos que ya están pintando un gran futuro y, que bajo la dirección de Actúa consciente y Tea Time Productions dirigidas por Damiana Villarello, ganaron el premio como mejor instalación en el Miami Art Fair del 2016, que se celebra paralelamente cada año a Art Bassil Miami.

Para continuar la historia, tengo que hablar un poco del hotel en donde se encuentra este restaurant, que nos sirvió como marco para la exhibición, el Mayfair Hotel and Spa hizo época en los años 80’s cuando se vivió el lujo decadente y la fiesta estruendosa de Miami, que se dio a conocer gracias a la serie Miami Vice, que increíblemente ya cumplió más de 30 años, así como el hotel.

El Mayfair es un inesperado paraíso, tal como Coconut Grove, totalmente verde y con ese lujo y sabor de los hoteles de abolengo. Con la decoración de los años 80’s, algo sobrecargada. Tiene un spa maravilloso, pero lo más deli es su alberca en la azotea, desde donde puedes tener una espectacular vista de esta zona de Miami, que se encuentra en proceso de tomar un segundo aire.

Con todos estos sabores, en un lugar memorable, nos hacía falta un ingrediente que era cómo llevarnos a alguno de los artistas y algunas de sus piezas y a este proyecto se unió con mucho entusiasmo y con todo nuestro agradecimiento, la directora general de Aeroméxico en Miami, Minny Morel, así que pudimos llevar a cabo la exhibición de estos 4 chicos, representando a 4 ciudades del país.

Sabino Guisu de Oaxaca quien a través de su obra nos trata de concientizar de lo que pasa a nuestro medio ambiente y de nuestras raíces, utilizando para ello técnicas ancestrales como el humo, o innovadoras como la miel, pero siempre transmitiéndonos un mensaje que nos lleve a la acción.

Mariana Motoko, de CDMX, sin miedos y sin inhibiciones, presentándose como es, como sueña ser y a dónde quiere llegar. Aldo Coronel de Guadalajara, con sus intervenciones de espacios, su experimentación de materiales, siempre retándose a él mismo para expresar la cotidianidad, quien además se llevó la noche vendiendo su obra “El Fin de los Tiempos”. Karla Betancourt de Chiapas quien nos envió una obra muy “pop”, que con los espejos en la cara de las barbies, la hacen realmente transmitir el significado de “ser quien tú quieras” y que es posible si lo sueñas y no tienes que pedir disculpas” me encanta #unapologetic.

La única que nos hizo falta fue la creadora de este ambicioso proyecto y coordinadora del mismo, Damiana Villarello, quien se encuentra coordinando una campaña política en la CDMX, con un proyecto innovador y que no tiene nada que ver con los partidos convencionales.

Así que rodeada de lo que más me gusta, buenos amigos, arte, comida, vinos y mucha buena vibra me despedí de Miami.

- US -