Zumby Pixel

Los orgasmos vaginales no existen

Fingir orgasmos durante el coito se convirtió en la norma. Nadie quiere que su pareja piense que está fallando en ser una “mujer real”.
Foto: archivo

Publicado 02 mayo 2018 el 02 de Mayo de 2018

por

  • Mujeres capaces de orgasmos múltiples.
  • Muchos orgasmos comenzaron en el clítoris y luego se extendieron a la vagina.
  • Fingir orgasmos durante el coito se convirtió en la norma.

Una investigación realizada por sexólogos italianos y publicado en la revista Clinical Anatomy, la revisión concluye que los orgasmos vaginales no existen. El orgasmo femenino solo es posible si el clítoris se estimula durante la masturbación, el cunnilingus, la masturbación de la pareja o con un dedo durante el coito, dicen los investigadores. La penetración sola no es suficiente.

Esta última oscilación del péndulo, desde la perspectiva de que el orgasmo vaginal es el ideal al que las mujeres deberían aspirar y cualquier otra cosa es de segunda clase, es poco probable que afecte realmente a las mujeres.

Estudios incorrectos provocaron que mujeres se sintieran fracasadas

Sigmund Freud fue uno de los primeros en investigar el “continente oscuro” de la sexualidad femenina. Él declaró que el orgasmo del clítoris era “infantil e inmaduro”. Una mujer podía reclamar la madurez sexual solo cuando experimentaba un orgasmo vaginal, dijo, ignorando su “pene amputado”, el clítoris.

La incapacidad para lograr el orgasmo vaginal significaba que una mujer era “fría” o “no era una mujer real”, afirmaron Freud y muchos de sus seguidores. Esta falla se atribuyó a problemas neuróticos profundamente arraigados.

La presión estaba activada. Para ser “normales” y “maduras”, las mujeres debían tener un orgasmo durante las relaciones sexuales. Y las sucesivas generaciones fueron diagnosticadas con disfunción sexual cuando no lograron alcanzar el santo grial de la respuesta sexual. Muchas se sintieron fracasadas: sus cuerpos las habían decepcionado.

Como era de esperar, fingir orgasmos durante el coito se convirtió en la norma. Nadie quiere que su pareja piense que está fallando en ser una “mujer real”.

La edad en la que mujeres tienen los mejores orgasmos

Sexomia ¿se puede tener funcionamiento sexual estando dormido?

Celebrando el orgasmo del clítoris

Luego llegaron los sexólogos estadounidenses William Masters y Virginia Johnson. Observando a las parejas teniendo sexo en el laboratorio en la década de 1960, concluyeron que los orgasmos de las mujeres comenzaron en el clítoris y luego se extendieron a la vagina.

Cualquier placer que experimentan las mujeres a través de la penetración se debe a la conexión entre el clítoris y la vagina. Informaron que la “frigidez” era consecuencia de una técnica sexual deficiente, no de la ambivalencia de las mujeres sobre su rol social. Y que las mujeres eran capaces de un orgasmo múltiple, mientras que los hombres no.

Las feministas en la década de 1960 tomaron esta investigación con alegría, declarando el orgasmo clitoridiano como la marca de una mujer liberada. Algunos fueron más allá, argumentando que las mujeres deberían evitar la penetración del pene por completo. Ahora se había convertido en un símbolo de la opresión de las mujeres y no era necesario para el placer sexual.

El argumento feminista se generalizó cuando Shere Hite apareció en la portada de la revista Time en 1987. Había entrevistado a 1.844 mujeres estadounidenses y había declarado que el “verdadero” orgasmo femenino era clítoris. La revolución sexual femenina parecía haberse ganado con mujeres que hablaban por su propio placer sexual.

La perspectiva de una mujer

Algunas mujeres disfrutan de la penetración vaginal, con pene o dedos, y obtienen un placer sexual considerable como resultado. Otras mujeres prefieren ser tocadas, usar un vibrador o recibir sexo oral. Unos pocos afortunados tienen orgasmos mientras duermen, en ausencia de estimulación física. Y algunos prefieren tomar una taza de té.

Dar a entender que todas las mujeres son iguales, que debemos tener cualquier tipo de orgasmo y somos disfuncionales si no lo hacemos, es la parte más perjudicial de esta controversia.

Independientemente de cómo se logre el orgasmo, es, por definición, una experiencia extremadamente placentera. Y ninguna mujer que conozca calificaría una forma de orgasmo como más “madura” que otra. La mayoría estaría feliz de tener uno, en cualquiera de sus formas.

Fuente: nmas1.org

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -