Zumby Pixel

El lema de la conmemoración del “Día del trabajo”

Por: Guillermo Ingram
El lema de la conmemoración del "Día del trabajo"

Publicado 02 mayo 2018 el 02 de Mayo de 2018

por

Tal debería ser: “Desde el suelo me grita la voz de la sangre de tu hermano”. Génesis 4: 10. Presumo tal situación en función a que ayer no hubo tampoco nada que festejar. Y aquí, pareciera el capital, o sea, la gente del billete grande, está apretando cada vez más y la situación económica, no sólo a nivel nacional, sino internacional, se muestra cada día más crítica.

Ayer, por ejemplo, en mi amado París, hubo tremendas revueltas, bastantes violentas por parte de los trabajadores como protesta por las condiciones económicas tan críticas que prevalecen en contra de ellos. Y, no obstante comenzó la semana pasada, ahí están los sucesos en Nicaragua, en donde el ahora sempiterno Presidente Ortega y su esposa, la Vicepresidenta de ese país, tuvo que recular en la aplicación de las reformas a las leyes de jubilación, ante la ola de violencia que se manifestó en todo el territorio nico. En fin, que las protestas no se escatimaron en ningún sitio del mundo.

¿QUÉ MURALES PINTARÍAN HOY DE MÉXICO OROZCO, RIVERA O SIQUEIROS?

Pero, la temperatura que se siente en nuestro territorio, sobre todo ahora con el asunto este de la renovación del TLC, en el que Trumpas le hace mucho al cuento y al ensarapado (por cierto, hablando de Francia y los EUA, fue todo un “romance” el que se aventó el viejo bipolar del Trumpas con la visita de Macron a la Casa Blanca –hablo, lógicamente, de la de Washington-, dicho con todo respeto, se vieron muy alocados los dos Presidentes, cuando el Trumpas tomó al francés de la mano y corrió entre la columnata de la Casa Blanca jalando a éste último de la mano ¡Jesús de la Veracruz! ¿Quién sería Albán y quién Renato?). Pues por un lado está la legítima protesta respecto a la legalidad que debe seguir la renovación del Tratado de Libre Comercio, como también la reticencia del Estado Mexicano a igualar los salarios mínimos al de Canadá y los de EUA. Ahí sí, cuando vino Justin Trudeau, el Primer Ministro de Canadá hace unos meses para ver lo del TLC y dijo México debía igualar el salario mínimo al de su país y los EUA, el Secretario de Finanzas mexicano saltó defendiendo ferozmente la “soberanía nacional”, porque ningún país le imponía a México normas contrarias. O sea, el trabajador mexicano es muy “feliz”, ganando 80 pesotes diarios, en lo que en los otros dos países, el salario mínimo promedio anda sobre los 8 dólares ¡La hora! Imagínense esa distancia sideral entre los ingresos de los trabajadores americanos y canadienses, contra el de los mexicanos ¡De hambre el asunto!

HE AHÍ LA SANGRE QUE GRITA

De ahí entonces el que en nuestro país haya ingentes fortunas, detentadas por unas cuantas familias y millones del resto de mexicanos, sobrevivan con apenas 80 pesos diarios. Sobre todo, si también consideramos las condiciones económicas entre nosotros los mexicanos contra las de americanos y canadienses, comenzando por la gasolina, que a pesar de que el ingreso de los trabajadores en México es infinitamente menor a los de los otros dos país, aquí se paga un precio mucho mayor en energéticos, entiéndase, luz, gas, gasolinas ¡Y diésel!, que no obstantes los “sabios” del Sector Público, alegan que los “gasolinazos” sólo perjudican a los “riquillos” que poseen un automóvil, tal aseveración es una tremenda patraña, pues la llamada “canasta básica”, o sea, lo que se supone es el alimento básico que compra el obrero mexicano, cada vez está más cara porque todos esos productos de transportan en vehículos automotores que consumen diésel y, lógicamente, el consumidor final es el que paga por los aumentos, que en este
caso es Juan Pueblo. Pero eso lo tratan de tapar los “sabios” en economía, pero, el pueblo reciente cada vez más la crisis económica y de todos aspectos, bajo la que vivimos en México, salvo, claro, aquellos pocos que forman la Dorada Burocracia. Ellos viven en un México que sólo existe para ellos, no para la perrada, que somos aquellos parias que debemos mantener a la referida burocracia.

LA CLASE CAMPESINA PEOR QUE EN LA COLONIA

Por lo tanto, la clase campesina, la que siempre está presente en los discursos de los contendientes en las campañas electorales, son la clase social aplastada de México, cuyos integrantes estaban mejor durante la Colonia y el porfirismo, que en el presente.

Luego entonces, he ahí por qué el lema del Día del Trabajo, sobre todo en países, que como el nuestro, la clase política y económicamente dominante, vive a costa de la explotación de la fuerza laboral de millones de conciudadanos.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -