Zumby Pixel

Creo aun hay esperanza

Por: Guillermo Ingram
Creo aun hay esperanza

Publicado 04 mayo 2018 el 04 de Mayo de 2018

por

Miren, a cómo va la cosa de la violencia en escala ascendente con la humanidad, yo tenía la certeza de que sin cuestionamiento alguno íbamos rumbo a la destrucción masiva de la civilización, pero, el otro día, que por azahares de la vida me encontré con una amiga a la que tenía como mil años de no ver, y en consecuencia lógica nos pusimos a platicar como lo hacen dos personas que se guardan afecto y no se han visto desde hace casi 40 años, platicándonos ¡TODO! En eso estábamos, cuando le pregunté si se había divorciado y me dijo que no, a continuación le expresé que según sabía yo ella se había separado de su esposo, me contestó que sí, que le había caído en una calaverada y lo mandó a freír espárragos, pero, que un buen día él se presentó ante ella, tal y como dice la letra del tango “Caminito”: “¡Volver, con la frente marchita, las nieves del tiempo platearon mi cien!”, aunque, este cuate también incluía un estado físico muy malo de salud y ¡Ella lo recibió! ¡Y viven ahora juntos!, no obstante, la condición
estipulada por ella es que cada quien su vida.

¡INCUESTIONABLEMENTE LE DIJE A MI AMIGA QUE LA HABÍA REGADO!

Claro, a mí no me pareció equitativa tal situación y por la confianza con mi amiga le externé mi opinión, a lo que ella me preguntó: “¿Pero y qué hago con mis hijos?”. Que no obstante los chamacones (un varón y una mujer), cada quien tiene su vida hecha, me contó mi amiga ellos habían estado de acuerdo con el retorno de su papá y que ella lo hubiese recibido. Mi amiga complementó su pregunta con: “¿Qué les muestro o enseño a mis hijos, que odien?”. Tal cuestionamiento en calidad de aseveración hizo que los chones se me fueran a los tobillos y… le di la razón a mi cuatacha.

ALGO ASÍ COMO: “PROHIBIDO ODIAR”.

Claro, esta cuestión es algo muy particular y por lo tanto debió quedarse en tal condición ¡Personal! Pero, me pareció adecuado compartirlo con ustedes en función a que ya no hay personas con tal espíritu de aceptación tan espiritual. Por lo común, los seres humanos en el presente terminamos arreglando todo, sobre todo las cuestiones conyugales o de convivencia de todo tipo, en pesos y centavos, ya bien a través de demandas o acciones de carácter legal. Siempre con el espíritu por ambas partes, de revancha, venganza y de rencor, rayando en odio.

Me dejó bastante reflexivo mi amiga y finalmente le doy la razón, ella tomó la decisión adecuada: ¡No odiar!

O sea, aún puedo encontrar personas con capacidad ¡De no odiar y no guardar rencor! ¡Siendo esto una situación altamente gratificante!

A mi amiga se le ve un semblante tranquilo, mesurado y por lo que noté en la plática, tampoco tiene apegos. Lo más paradójico de esto es que ¡Ella es abogada litigante!

TIENE RAZÓN ENTONCES EL DALAI LAMA

Realmente me llamó la atención esta acción de mi amiga, por lo que continuaré platicando con ella para ver si este prodigio está del todo aterrizado y aún posee alguna carga de hipótesis. Y de encontrar confirmación a su equilibrado estado anímico, creeré a pie juntillas lo expresado por el Dalai Lama, de que efectivamente hace falta que mujeres capaces sean las que alcancen en el mundo puestos donde se tomen decisiones importantes, pues entonces éstas estarían encaminadas a dar soluciones sabias y sobre todo de contenido pacifista a extremo. Pues haciendo memoria de lo expresado por el Dalai Lama, una mujer tal vez ser su sucesora, cuando que en ese credo la mujer sencillamente no figura, salvo para ser sirvienta ¡Y ya! Pues si mal no recuerdan ustedes, el guía espiritual tibetano dijo: “Porque la mujer es el único ser capaz de amar verdaderamente”.

¿SER O TENER?

Y, lo que le falta al mundo es eso: amor. Pues la enorme mayoría de los humanos andamos en la muy materialista acción de tener y se nos ha olvidado casi a todos que lo más importante es: ser.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -