Zumby Pixel

La cáscara de café sube de precio

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
La cáscara de café sube de precio

Publicado 24 mayo 2018 el 24 de Mayo de 2018

por

En ella siguen: sabor, color y olor del café

La cáscara de café se puso de moda y aumentó su precio. Pasó de ser un desperdicio a valer más que el propio grano, se usa para infusiones y diferentes derivados del café y Starbucks ha comenzado a usarla en varias bebidas

El mérito es de Aida Batlle, que cultiva café en los campos de su familia en El Salvador. Durante décadas, su familia no prestó atención a la cáscara del café, que se usaba para fabricar fertilizantes baratos y cuando no merecía la pena se tiraba a la basura directamente. Un buen día, Aída observó un montón de cáscaras amontonadas al sol, percatándose del agradable olor que despedían y se le ocurrió que se podría hacer algo de valor con ellas. Sumergió y empapó las cáscaras en agua caliente y probó el líquido. Allí seguían los legendarios sabores, olores y colores del café.

Una década después, la cáscara de café se añade a decenas de bebidas, incluso Starbucks está introduciendo diferentes derivados del café realizados a partir de la piel del grano de café. Ahora, la cáscara cuesta un 480% más que el propio grano de café. El precio es de poco más de 14 dólares por kilo, mientras que el del grano de café vale 2,5 dólares el kilo.

La cáscara tiene cafeína y que es rica en antioxidantes. Se pueden obtener varias infusiones con sabores novedosos. Se pueden realizar varias combinaciones como añadir canela, cacao o jengibre, que pueden dar un toque diferente a la infusión. Gracias a esta nueva tendencia, cada vez son más los productores que no desechan la cáscara de sus cosechas. Antes, gran parte de la cáscara acababa en los cauces de los ríos, contaminando el entorno. De esta forma, los agricultores han encontrado la manera de que sus cultivos sean más eficientes y respetuosos con el medioambiente y su exportación se ha convertido en una nueva fuente de ingresos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -