Predominante el color amarillo

Un nuevo billete de 10 francos, emitido el año pasado por el Banco Nacional de Suiza (BNS), fue elegido el mejor del mundo en 2017 por la Sociedad Internacional de Billetes de Banco (IBNS), organización sin ánimo de lucro fundada en 1961, para promover el estudio y el conocimiento de los billetes de banco y los asuntos científicos e históricos relacionados. El papel moneda helvético se impuso en la votación más ajustada del IBNS al billete de 10 libras del Royal Bank of Scotland, que ostenta la efigie de la matemática y científica escocesa Mary Somerville, y al billete de 10 dólares del Banco de Canadá, en que figuran cuatro relevantes políticos del país.

El ganador, puesto en circulación en octubre de 2017 y cuyo color predominante es el amarillo, muestra en una de sus caras las manos de un director de orquesta sosteniendo una batuta junto a una esfera terrestre sobre un fondo con el patrón de distintas zonas horarias, mientras por el otro lado muestra el interior de un túnel ferroviario sobre el que dibuja el mecanismo de un reloj. Es segundo año consecutivo en el que un billete suizo resulta el mejor, pues en 2016 ganó el nuevo billete de 50 francos suizos, así como la cuarta edición consecutiva en la que el material de fabricación elegido mezcla plástico y papel elaborado mediante fibras de algodón.

Los candidatos son nominados al premio por más de 2.000 miembros de la Sociedad y deben haber sido puestos en circulación por primera vez durante el año en curso. Además de los méritos artísticos, el jurado valora también en su decisión la incorporación de innovaciones de carácter técnico y en materia de seguridad. En 2017 se emitieron 170 nuevos billetes en todo el mundo, y un tercio contaban con diseños novedosos para competir.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.