Zumby Pixel

Alan Rinding prepara “Vecinos distantes 2”

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
Alan Riding desde París

Publicado Hace 13 días el 14 de Mayo de 2018

por

El título, lo único rescatable

Alan Riding desde París, en donde vive, dice: “Ha llegado el momento de un cambio drástico en México que sacuda el sistema”. Y en una entrevista telefónica, el autor de ‘Vecinos distantes’ reflexiona sobre la actualidad en nuestro país, donde trabajó como corresponsal entre 1971 y 1984 para The Financial Times, The Economist y The New York Times, y hace creer al entrevistador que “sus análisis y reflexiones son de alguien que sigue casi al milímetro la actualidad mexicana pese a la distancia” y que su libro fue una radiografía clave para entender México. No es cierto, es sólo un libro más de los que se publicaron en aquella época, escritos por encargo.

Cierto es que se publicaron 6.000 ejemplares en una primera tirada y llegó a vender más de 250.000 pero se trataba de otro México, lo mismo que Brasil, donde nació Riding, hace 74 años. A México, regresó para las elecciones de 1988, el levantamiento zapatista de 1994 o los comicios de 2000, en los que el PRI salió derrotado por primera vez en 70 años. Ahora vendrá el 1 de julio, porque: “He tratado de volver en momentos claves y siento que este va a ser otro”. El resto de la entrevista es simple publicidad a un libro que aún no escribe.

El libro de Riding sigue siendo objeto de estudio, incluso en cursos universitarios, pero por lo inexacto de sus afirmaciones. Quién esto escribe tiene dos ejemplares muy subrayados. De escribirlo caería en la categoría de las actuales “Fake News”, término inexistente en su época, igual que Internet y las redes sociales. Sería un refrito de algunas publicaciones extremas como lo fue aquél libro, en que dice que los veracruzanos nos la pasamos tendidos en una hamaca, que todos vestimos de guayabera y que somos unos flojos. Revisa nuestra historia y compendia lo peor de ella, pintándonos como un país surrealista. De hacer su libro, se sumaría a la avalancha de publicaciones que nos espera, antes y después de las elecciones, y lo sabe, por eso anda buscando una editorial, pues aquella no correría una aventura tan descabellada. Ya no vende hablar mal de México.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.