Zumby Pixel

Una niña de 10 años violada y embarazada desata debate sobre el aborto en Argentina

Mientras el Congreso argentino discute una ley para despenalizar el aborto, el caso de una niña de 10 años violada y embarazada por su padrastro se ha colado en la agenda y provocado, incluso, la derogación de un decreto provincial.

Publicado 24 mayo 2018 el 24 de Mayo de 2018

por

La menor visitó junto a su madre el hospital infantil de Salta porque le dolía el estómago. Cuando los médicos descubrieron que la molestia era producto de un embarazo de 19 semanas, la niña contó que la pareja de su mamá la había violado. La ley argentina permite el aborto sólo en casos de violación y cuando corre riesgo la salud de la madre, no importa el tiempo de gestación transcurrido, dos premisas que en este caso se cumplían. Pero la niña chocó con una ley de 2012 que sólo rige en su provincia y que limita el aborto a las 12 semanas de gestación.

Fue tal el revuelo que el gobernador, Juan Manuel Urtubey, se vio obligado a derogar lo que él mismo había firmado cinco años atrás.

El caso de la menor puso en evidencia la complejidad del debate sobre el aborto que se desarrolla en el Congreso en Buenos Aires. A amplios sectores progresistas que defienden el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo se oponen otros igual de importantes que salieron a las calles para exigir del derecho a la vida del feto por nacer. El caso de la niña se coló en medio. La menor está fuera del plazo legal porque le tocó nacer en Salta, al norte del país, una de las provincias más conservadoras de Argentina y donde la Iglesia católica tiene aún una influencia muy importante.

Obligado por el debate público, el Gobierno de Salta aclaró mediante un comunicado que la niña y su madre “informaron su voluntad, en un acta rubricada, de continuar con el embarazo”. Pero la decisión familiar se produjo luego de la aplicación de un protocolo que también es una particularidad salteña.

Periodistas japonesas denuncian más de 150 casos de acoso sexual

Su esposa fingió la muerte de su bebé para venderlo

Según un fallo de la Corte Suprema, basta con que la víctima diga que fue violada para que se aplique su derecho al aborto. En Salta, en cambio, interviene un equipo de psicólogos, una instancia que los grupos proaborto legal ven como una coartada para ganar tiempo (o perderlo, en el caso de la víctima) y, en el mejor de los casos, convencer a las futuras madres de que den a luz.

Salta es una provincia de 1,3 millones de habitantes y un profundo arraigo en las tradiciones católicas. La variedad y cantidad de iglesias, parroquias y oratorios en su pequeño territorio la distingue como “la más católica” de las provincias en el imaginario popular argentino.

Hasta 2017 la enseñanza de la religión católica era obligatoria en las escuelas provinciales, pero un fallo de la Corte Suprema lo declaró discriminatorio e inconstitucional.

Urtubey manifestó por Twitter que adoptó esa decisión “frente a los aberrantes hechos ocurridos en los últimos días y más allá de la voluntad de la niña abusada y de su familia de continuar con el embarazo y no ejercer el derecho a la interrupción del mismo”.

Fuente: El País/El Espectador

íguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -