Zumby Pixel

Frenética actividad sexual pone a un ‘nuevo’ roedor al borde de la extinción

Tras analizar el comportamiento de dos especies de roedores descubiertos en 2013, científicos australianos han llegado a la conclusión de que su excesiva actividad sexual puede extinguirlos.
Foto: Agencias

Publicado 16 mayo 2018 el 16 de Mayo de 2018

por

El estudio de la actividad de unos marsupiales depredadores descubiertos en Australia en 2013 ha permitido a un grupo de científicos llegar a una conclusión descorazonadora: la vida sexual demasiado activa de estos animales no solo es perjudicial para ellos sino que, literalmente, puede poner fin a especies enteras, según el portal Phys.org.

Estas dos especies de marsupiales, cuyos machos mueren después de protagonizar sesiones maratonianas de sexo, han sido puestas en la lista de animales de Australia en peligro de extinción. De hecho, los científicos han advertido este martes que están luchando contrarreloj para salvarlos.

Whatsapp: Estos son los trucos de los infieles para no dejar rastro

Temen al fin del mundo tras el hallazgo de una enorme criatura marina

Los diminutos antechinus de cola negra y los antechinus de cabeza plateada, que fueron descubiertos en las regiones más húmedas y de mayor altitud del estado de Queensland, son conocidos por sus hábitos suicidas de apareamiento que incluyen sesiones sexuales de hasta 14 horas.

El cambio climático, la pérdida del hábitat y las plagas salvajes también amenazan a estas especies, que podrían desaparecer en Australia.

“Son muy frenéticos, tratan de pasar de una pareja a otra y el apareamiento en sí puede durar horas, por lo que es muy agotador”, explica Andrew Baker, especialista en mamíferos de la Universidad de Tecnología de Queensland.

Abuelito asesina a toda su familia, incluyendo a sus 4 nietos

Facebook le censura foto porque su perro perece un pene (FOTO)

Baker asegura que estos animales pierden incluso el equilibrio mientras caminan durante el día en busca de parejas, al tiempo que sangran por diferentes partes del cuerpo y presentan zonas sin pelo.

Tras estudiar la actividad diaria de los machos de estas especies, los científicos llegaron a la conclusión de que el constante apareamiento y la lucha contra sus rivales les generan niveles excesivos de testosterona. Ello evita que la hormona del estrés se apague, lo que destruye sus órganos y los mata antes de que cumplan un año, mientras la esperanza de vida de las hembras ronda los dos años.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -