Zumby Pixel

Zidane, el aprendiz que se convirtió en Leyenda

Pasó del Castilla al Real Madrid y en dos años y medio hizo lo que nadie en estos tiempos: ganar la Champions 3 veces seguidas.
Foto @Real Madrid

Publicado 31 mayo 2018 el 31 de Mayo de 2018

por

Conseguir tres Liga de Campeones como entrenador, es algo que no cualquiera puede presumir y menos de forma consecutiva. Zinedine Zidane que hoy dice adiós al Real Madrid lo hizo gracias a una gran virtud: su capacidad de aprender.

Corría el 26 de junio de 2013 cuando El francés fue nombrado asistente de Carlos Ancelotti que estaba al frente del primer equipo. Ese año fue de ensueño para el Real Madrid y Zidane.  Gana la Copa del Rey ante el Barcelona y la décima copa de Europa frente al Atlético de Madrid en una final de antología.

Ahí Zidane tomó la gran decisión que lo cambiaría como entrenador el resto de su vida. Pese a ser tentado por su antiguo club el Burdeos para que fuera el director técnico principal, Zidane optó por quedarse con el Madrid por el camino difícil. Dirigir al Castilla equipo filial del conjunto merengue para seguir con su preparación como entrenador.

Cualquier otro ex jugador y mas con los trofeos de Zidane habría optado por fichar por algún club de media tabla para dirigir. Sin embargo el sabía que no estaba preparado. su humildad para saber reconocer los hechos le hicieron que tomara las riendas de este equipo en 2014.

Zidane deja al Real Madrid

En América, piensan en refuerzos mundialistas

Fue casi un año y medio que estuvo ahí, sin los reflectores que otras estrellas demandan. Y permaneció ahí trabajando con jóvenes y afinando conceptos que pondría en marcha desde un 4 de enero  de 2014 cuando Florentino Pérez decidió darle la oportunidad de llegar a entrenar al primer equipo.

Llegó al banquillo del Real Madrid en el polo apuesto como apuesta a lo que representaba su antecesor Rafa Benítez. Menos pizarra y más afinidad con el futbolista. En la historia del club siempre funcionaron mejor aquellos técnicos que trabajan sin el látigo y están cercanos a sus jugadores.

Normalmente en la vida se aprende con tropezones, él lo hizo con éxitos. Llegó la primera Liga de Campeones, el nacimiento de una leyenda que pone un punto y a parte convirtiéndose en tan solo dos años y medio, en el segundo técnico más laureado de la historia del Real Madrid.

Zidane celebra el título en la Liga de Campeones tras vencer al Liverpool.


Desde entonces dejó ver su mano de entrenador en una continua mejoría en lo táctico. Repartió roles entre la primera y una segunda unidad que supo hacer funcionar dando responsabilidades en partidos en los que se ponía la Liga en juego. Fue la conquista más preciada por Zizou, por encima de una Copa de Europa de la que ha sido el rey.

Sirvió para la gestión de minutos de estrellas a las que les gusta jugar siempre, como Cristiano Ronaldo. Solo Zidane pudo convencer al astro portugués de que para acabar la temporada como un tiro, debía de quedarse en casa viendo más de un partido a domicilio del Real Madrid. Lo dosificó el pasado curso y consiguió la cara más letal de su líder. A su vez, conseguía hacer sentir partícipe de los éxitos a toda su plantilla. El resultado: un doblete 59 años después.

Su evolución como técnico seguía y la concluyó dejando grandes conquistas en París, Turín y Múnich, venciendo a PSG, Juventus y Bayern con planteamientos brillantes, sabiendo explotar las virtudes de su equipo y modificando el plan durante el partido. Como hizo en la final de Kiev con el cambio de rumbo con la entrada de Gareth Bale.

En dos años y medio Zidane pasó de ser un aprendiz a una leyenda que hoy deja a millones de aficionados merengues con el sentimiento de orfandad. Y es que con Zidane se acostumbraron a ganar.

Síguenos en Facebook ED deportes

US - US -