Zumby Pixel

Cristiano igualó a Alfredo Di Stéfano con más goles ante el Barcelona

Real Madrid empató 2-2 en el Clásico de España.
Foto tomada de internet.

Publicado 06 mayo 2018 el 06 de Mayo de 2018

por

En el marco del Clásico de España, el portugués Cristiano Ronaldo marcó el gol del empate ante el Barcelona y con ello igualó a Alfredo Di Stéfano con 18 anotaciones como el jugador merengue que más le ha marcado al más odiado rival.

Sin embargo, Lionel Messi aún ostenta el récord de más goles en un clásico con 25 tantos, y quien por cierto, también hizo gol este domingo.

Además, el delantero portugués es el jugador que más goles ha marcado en clásicos en el Camp Nou con 12 tantos, según twittió MisterChip de ESPN.

Empate a dos en el Camp Nou entre Barcelona y Real Madrid en la jornada 36 de la Liga española, ; Andrés Iniesta juega 58 minutos en su último clásico

 Luis Suárez y Lionel Messi anotaron por Barcelona en los minutos 10 y 52; Cristiano Ronaldo y Gareth Bale le devolvieron la paz al Real Madrid al 15′ y 72′.

Un partido que será recordado, mayoritariamente, por la despedida de un choque de esta naturaleza de Andrés Iniesta, uno de los jugadores más emblemáticos en la historia culé.

La primera mitad ofreció a Barcelona y Real Madrid un contexto propicio para un cotejo agradable: ambos estaban liberados de toda tensión, al estar el primero ya coronado en la Liga española y la Copa del Rey, y el segundo orgullosamente instalado en la Final de la Champions League.

Ernesto Valverde apostó por su 4-4-2: los costados fueron propiedad de sus laterales, mientras su medular compuesta por 4 centrocampistas de gran calidad asociativa controlaba los tiempos del juego; adelante la magia de Messi y la combatividad de Suárez.

Zinedine Zidane invitó a los suyos a un viaje de vuelta al pasado, con un 4-3-3: solidez defensiva con 3 hombres al fondo, debido a que Marcelo es más un volante extremo que un lateral; un destructor acompañado de 2 creadores de juego en el mediocampo, y sus 3 balas al frente, Benzema, Bale y Cristiano.

Sin prisas pero con intensidad, por la rivalidad de por medio, el clásico de la Liga española, y muy posiblemente del mundo, se desarrolló en el primer tiempo con mayor posesión de la pelota por parte del Barcelona; sin que eso significase que Real Madrid no tuviese fases de dominio posicional en campo culé.

Desarrolla la Asociación de Natación de Veracruz, la Asamblea General Ordinaria

Los Diablos Rojos del Toluca están en semifinales

A pesar de que los goles cayeron en transiciones, no se trató de un partido de reconversiones, de ida y vuelta. La calidad en la segunda línea tanto de Barcelona como de Real Madrid les permitían arrebatarse entre sí, una y otra vez, el control del juego.

La recta final de los 45 minutos iniciales se jugó mayoritariamente con los merengues provocando mayor peligro que los catalanes. Los roces no se hicieron esperar por la incesante lucha por la pelota. Así las tarjetas amarillas volaron, 5 en total.

De igual forma, las revoluciones altas llevaron a Sergi Roberto a perder la cabeza: tras una trifulca con Marcelo le asestó a este un puñetazo con lo que vio el cartón rojo al minuto 2 de compensación arbitral. Barcelona tendría que encarar al Real Madrid con 10 para el complemento.

El segundo tiempo trajo noticias pronto: la sustitución de Cristiano Ronaldo fue la primera. El astro portugués sufrió un golpe en el tobillo en la jugada en la que empató a 1 gol el clásico. Con la Final de la Champions League en 20 días, Real Madrid decidió reservarse a su jugador más diferencial.

Valverde parchó la ausencia de su lateral derecho con el ingreso de Nelson Semedo, quien cumple con ese rol, en lugar de Philippe Coutinho, poco conectado aún a la dinámica catalana de juego.

Pocos minutos más tarde, en una transición comandada por la astucia y fiereza de Luis Suárez, que generó polémica por una posible falta del charrúa sobre Varane, con quien compitió por la bola, Lionel Messi dejó salir todo su genio al recibir la bola en el área, deshacerse del incisivo Casemiro y fusilar de zurda a Navas.

El minuto 58 de este Barcelona vs Real Madrid quedará marcado en la historia de la Liga española. Fue el último que gozó Andrés Iniesta en un clásico, al ser sustituido por Paulinho. El manchego se marchó con un 91 por ciento de efectividad en sus pases, clara estela de lo que siempre ofreció en la cancha.

Con un jugador menos en el campo era natural que Barcelona fuese acosando el cansancio de detener a Real Madrid. De nueva cuenta, vino una porción de ataques continuados de los vistantes que acosaron una falta de referencia en el área con la salida de Ronado: Benzema juega suelto y Asensio y Bale circulan por los costados.

Aún así, estos 3 se combinaron para emparejar la balanza. Conducción de Asensio de fuera hacia adentro desde la banda izquierda en un ataque en estático de Real Madrid, que se conjugó con un movimiento de Benzema para llevarse a Umtiti y dejar un hueco bien aprovechado por Bale que impactó la bola con potencia, pese a la persecución veloz de Alba, y venció a Ter Stegen.

El recuento final puede dejar satisfacciones a ambas entidades: Barcelona resistió con 10 jugadores en el Camp Nou el embate de su odiado enemigo y mantuvo su condición de invicto en la presente campaña en la Liga española; Real Madrid manifestó su resiliencia al igualar el trámite del juego en 2 ocasiones fuera de casa, motivación para encarar con confianza su cita histórica en Kiev ante Liverpool, en la búsqueda de su tricampeonato en la Champions League.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ. 

- US -