Zumby Pixel

La expresión

Por: Rubén Licona Vázquez
Día Mundial de la Libertad de Prensa

Publicado 04 mayo 2018 el 04 de Mayo de 2018

por

En la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa este jueves, llamó la atención el análisis y mensaje hecho en Xalapa por la periodista y activista, integrante del colectivo Voz Alterna, Norma Trujillo Báez, en el marco del reconocimiento que le hizo la Asociación “Veracruzanas Líderes de Opinión y Acción AC”.

En la nota de nuestro compañero Melesio Carrillo refiere que Trujillo Báez expuso: “La libertad de expresión está más amenazada que nunca, informes de las organizaciones como Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, Artículo 19 dan cuenta de un retroceso; hay problemas en Estados Unidos, incluidos algunos países europeos, sin embargo, el primer lugar se lo sigue llevando México corroborado por las advertencias y denuncias hechas por la Organización de las Naciones Unidas y Veracruz entre los estados con el mayor riesgo del país”.

Los datos no nos son ajenos, sabemos que en México el ejercicio del periodismo se ha convertido en una actividad de alto riesgo por todos los intereses que trastoca, que exhibe y que denuncia.

Si vemos el balance de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), desde 2010 a diciembre de 2017 arroja 74 reporteros asesinados, 10 de los cuales se cometieron en 2017, mientras que en lo que va de 2018 son tres: el del tamaulipeco Carlos Domínguez; Pamela Montenegro, de Guerrero, y Leobardo Vázquez, de Veracruz.

Según las estadísticas del organismo, desde 2000 y hasta 2017 los estados con mayor incidencia de muertes son Veracruz, con 21; Oaxaca, 15, Tamaulipas, 14; Guerrero, 14, Chihuahua, 14, y Sinaloa, 7.

De reporteros desaparecidos, la CNDH contabiliza 20 casos de 2005 a diciembre de 2017. El más reciente es el de Agustín Silva Vázquez, de El Sol del Istmo, el 21 de enero pasado.

Ante el crecimiento en nuestro país de la violencia hacia los periodistas se han impulsado estrategias de protección a través de organismos supuestamente autónomos, que han impulsado medidas de prevención, autoprotección y hasta con asignación de escoltas a colegas que se sienten amenazados.

Pero a fuerza de ser sinceros y observado la realidad de las cosas, ninguna medida será suficiente para proteger la vida o la integridad de los comunicadores cuando ya sea políticos, crimen organizado o gente de cualquier otro sector les han puesto la mira al sentirse agraviados por lo que los periodistas plasmamos o decimos en nuestros espacios.

Ante la corrupción rampante que durante los últimos años ha distinguido al sector político del país, sin importar sus siglas, el periodismo se ha convertido en el escaparate en donde los funcionarios públicos son exhibidos, y por ello la prensa es el enemigo número uno y a la cual debe acallarse.

Pero la agresión a la integridad física no es hoy la única forma de atentar contra la prensa. Han surgido modalidades que se disfrazan en la censura y en el bloqueo informativo, a pesar de que aparentemente avanzan los mecanismos de transparencia y acceso la información.

La modalidad es ahora el desdén con una especie de cerco informativo que las dependencias han implementado, informando poco a nada de sus actividades, o en su defecto sólo lo que juzgan conveniente.

Los funcionarios tanto federales, pero principalmente estatales y municipales, hoy ven en la prensa a un sector que más bien los exhibe, que a un canal de enlace con la sociedad a la que se deben.

Por ello han marcado distancia, en Veracruz especialmente, evitando el menor trato posible con el periodismo y los periodistas, salvo cuando ven la necesidad de difundir alguna actividad en particular.

Por cierto, la sala de prensa que funcionó en Palacio Municipal de Veracruz durante muchos trienios, tanto priistas como panistas, en la que los periodistas de la conurbación podían acudir para escribir, enviar su información, una área para facilitar el trabajo informativo, fue desaparecida de tajo por la actual administración panista-perredista.

Se tomó como pretexto la remodelación de las oficinas para los regidores en el inicio del trienio, y corrió la versión de que sería trasladada a otra zona de la Casa Municipal.

Se sabe, por versiones de algunos ediles, que no habrá más sala de prensa. Que el alcalde actual no quiere tener dentro del palacio de manera permanente ojos y oídos de los profesionales de la comunicación atisbando lo que pasa allí dentro.

Correo electrónico: [email protected]

- US -