Zumby Pixel

Graffiteros veracruzanos rompiendo esquemas (FOTOS+VIDEO)

Llenaron de color los muros de la Unidad Deportiva Salvador Campa
Anteriormente el ser graffitero estaba penado pues constantemente eran perseguidos por la policía, desconociendo que muchos ellos dedican su talento al rescate de espacios públicos. Foto: Isaura Tapia

Publicado 07 mayo 2018 el 07 de Mayo de 2018

por

*La mayoría son víctimas de señalamientos por parte de la sociedad

Por: Isaura Tapia Carranza
El Graffiti es una expresión de arte urbano, con frecuencia relacionada a la pinta ilegal de espacios públicos. En las últimas fechas, la tribu urbana del Graffiti ha dirigido su quehacer y ser hacia una nueva tendencia relacionada con la cultura y el arte, aunque ello, les ha representado enfrentarse a una colosal guerrera de la vida cotidiana llamada sociedad.

Muchos de estos integrantes que suelen ser estigmatizados por su indumentaria, aspecto, condición social, caló, gustos, entre otros elementos que los convierten con frecuencia en seres indeseables de la comunidad, y en gran parte de las veces, los asocian con la delincuencia, la violencia, la drogadicción y algunas otras condiciones nocivas de las personas.

EL LADO SOCIAL DEL GRAFFITI
Silvia Jiménez Olmedo, de 21 años y organizadora de la Exposición de Graffiti que se realizó a los muros de la Unidad Deportiva Salvador Campa del municipio de Veracruz el pasado 21 de abril, mencionó que esta actividad es una muestra de que a la fecha la mayoría de los jóvenes graffiteros tienen muy claro su objetivo en la vida, el cual, se está orientando a beneficiar los espacios y edificios públicos, contribuyendo al embellecimiento de las ciudades.

Así quedo parte de una barda de la Unidad Deportiva Salvador Campa.
Foto: Instagram/ 3Micras

“Y como ésta, hemos organizado otras en las cuales fomentamos la incursión y la participación juvenil, tanto de niños de 12 años en adelante que pueden usar aerosol que tengan imaginación para transmitir cosas positivas y también para que vean que el graffiti no sólo es pintar o hacer vandalismo”, dijo Silvia.

Silvia también se desempeña como escritora mencionó que en su labor ha logrado acercar a alrededor de 500 jóvenes a esta nueva cultura y poco a poco se ha despertado cada vez más el interés en el género femenino.

Foto: Isaura Tapia

Para pintar las bardas de la Unidad Deportiva Salvador Campa participaron más de 100 graffiteros de ambos géneros y diversas edades, algunos de la Ciudad de México, Puebla, Monterrey, Guadalajara, Zacatecas y Veracruz y los temas son libres.

Por su parte, el graffitero Miguel Ángel Rodríguez, explicó que estas personas corren con sus propios gastos, incluyendo los materiales para pintar, como los aerosoles, pinturas acrílicas y vinílicas con brochas y pinceles y suelen ser amigables, responsables y comprometidos con sus ideales, pues realizan estos viajes por el sólo hecho de compartir nuevas experiencias y conocer a otros similares.

El Hip-Hop del “puro barrio” jarocho (VIDEO)

¡Haz tu propio Eco Graffiti!

Foto: Isaura Tapia

En el sitio, Miguel quien también se dedica al diseño y al rotulado de taxis indicó que para hacer una buena pintura se pueden gastar hasta 30 botes de aerosol, dependiendo del diseño y no descartó que próximamente participen en otros espacios de la ciudad pues tienen un compromiso social.

“Siempre estamos tratando de organizar eventos culturales, recreativos, de recaudación para donar a diferentes lugares, albergues, casas hogares de niños y abuelos, entonces siempre estamos en esta labor más que nada para concientizar a la gente y más que nada acercarla al hip – hop, la pintura, el graffiti, el arte”, expuso.

PRINCIPIOS GRAFFITIS
En este tenor, reveló que quienes pertenecen al ambiente graffitero tienen ciertos principios con los cuales se manejan, como el hecho de no copiar diseños, no pintar iglesias, esculturas, ni escuelas -a menos que el plantel lo solicite-, no dañar la pieza de arte de un graffiti a menos que vayan a crear algo mejor.

EL ESTIGMA GRAFFITI
De la misma manera, Christian Javier Aguilar León dijo ser graffitero desde hace más de 15 años, cuando era estudiante de secundaria e incursionó en este quehacer por invitación de un amigo, actualmente, él trabaja como controlador en el muelle dentro de la zona portuaria.

Gran parte de las veces, a los graffiteros los asocian con la delincuencia y la violencia; sin embargo, en la actualidad están más orientados a fomentar las buenas prácticas a través de la expresión artística.
Foto: Isaura Tapia

El joven ingeniero industrial narró que anteriormente el ser graffitero estaba penado pues constantemente eran perseguidos por la policía, aunque reconoció que sí hay personas que se dedicaban a pintar las casas con rayones y causar molestias por ese motivo, actualmente lo que se quiere es que los jóvenes se enfoque a actividades que los orienten a una causa positiva y alejarlos de situaciones nocivas como la violencia, el crimen, los suicidios y las drogas.

“Es una labor altruista lo que hacemos porque en realidad nosotros no ganamos nada, invertimos de nuestro dinero, compramos bocinas, porque como dice mi amigo, el año pasado compramos aguas de nuestro dinero…mi padre sí me recalcó mucho que si eras graffitero, robabas, fumabas marihuana, eras malandro y te pegaban, pero no, yo terminé el bachillerato, terminé la carrera, soy ingeniero industrial, tengo varios ejemplos”, señaló.

Por otro lado, Armando Hernández Ascoaga “Riesk” es ingeniero industrial egresado del Instituto Tecnológico de Veracruz y en su faceta de universitario compaginó la pintura con sus estudios. Actualmente pinta lienzos y murales.

Un ejemplo de talento en el mundo graffiti es “Riesk”, autor del diseño de los murales que enmarcan la Unidad Deportiva Pazos Sosa ubicada en el tradicional Barrio de La Huaca.

Riesk como se identifica en el mundo graffiti es el autor del diseño de los murales que enmarcan la Unidad Deportiva Pazos Sosa ubicada en el tradicional Barrio de La Huaca y es precisamente este entorno el que decidió plasmar en su obra.

“Es el más grande que he hecho, la gente le llamó “La Huaquita”, fueron las fachadas del Barrio de La Huaca, las fachadas son reales, me di unas vueltas por ahí, tomé fotografías”.

Foto: Instagram/ 3Micras

Asegura que gran parte del estigma que persigue a estas personas es debido a la falta de información en torno a su quehacer, pues cuando decidió dedicarse a ello, había ese estigma por parte de su familia, sin embargo, consideró que cada persona decide qué rumbo tomar en su vida y en su caso fue tan positivo que hasta ha destacado por esta práctica.

“Logré hacerlo y a la fecha logré vivir de ello, entonces ya ahorita es como tapar bocas”, expresó orgulloso.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -