Zumby Pixel

Desde portar armas, hasta aviación debe saber una enfermera naval

Contralmirante María del Rocío Sánchez Uribe dedicó 43 años ala enfermería naval.
Foto: María del Rocío Sánchez Uribe.

Publicado 12 mayo 2018 el 12 de Mayo de 2018

por

*Hoy es Día Internacional de la Enfermería

Por: Rubén Licona Vázquez 
Durante 43 años continuos ejerció la práctica de la enfermería, desde las salas de atención en hospitales, pasando por la docencia hasta llegar a cargos directivos como el de la Coordinación Nacional de Enfermería en Sanidad Naval, es decir la responsable de toda la enfermería naval en el país.

Hoy hace tres años que está jubilada, sin embargo se mantiene activa en labores educativas propias de la Enfermería en el nivel privado. Imparte conferencias, asesorías, realiza apoyos en maestrías y participa como sinodal.

Foto: María del Rocío Sánchez Uribe.

Se trata de la Contralmirante María del Rocío Sánchez Uribe, maestra y doctora en Educación, impulsora hace más de una década del proyecto para que la Escuela de Enfermería Naval fuese elevada de nivel, y de Técnico profesional pasó al nivel Profesional.

En su plática con EL DICTAMEN, la víspera de la celebración del Día Internacional de la Enfermería, rememora los tiempos de estudios iniciales en la Ciudad de México, luego sus traslados a Escuelas de Enfermería y Hospitales Navales en Veracruz, Manzanillo, Mazatlán, Tampico, décadas en las que ha desempeñado el trabajo férreo de la enfermería naval que implicó mayor disciplina, mayor responsabilidad, compromiso con la ciudadanía, porque si bien estaba preparada para la atención del militar y sus derechohabientes, en condiciones de contingencia o situaciones de desastres también entró en acción.

Porque, destaca, como navales además de la enfermería, ejercía asignaturas extras que el medio civil no tiene como leyes y reglamentos, armas portátiles, instrucción militar, programas específicos de atención y aplicación de derechos humanos, enfermería naval y la aviación, enfermería naval y subacuática, actividades marineras.

A todo ello, añadió siempre su labor en el hogar como esposa y madre.

Foto: María del Rocío Sánchez Uribe.

CRONOLOGÍA

Oriunda del entonces Distrito Federal, ingresó en 1971 a la Escuela de Enfermería Naval con sede en la capital del país, de donde egresó como marinero en 1974.
Cuando presentó el examen profesional lo hizo con mención honorífica, le concedieron el grado de primer maestre.

En 1976 se trasladó a realizar su Servicio Social en el Hospital Naval de Manzanillo Colima, y al término del cual ese mismo año regresó a la Escuela de Enfermería para colaborar como ayudante de instructor, en donde estuvo tres años y de allí pasó al Centro Médico Naval en el Distrito Federal como responsable de servicios Jefe de Quirófanos.

Durante el tiempo que estuvo en el Centro Médico realizó su especialidad en Educación para Profesores de Enfermería, en donde hasta 1985, cuando la envían al CENCAP de Veracruz a la Escuela de Enfermería.

En Veracruz interactuaba con el Hospital y la Escuela de Enfermería. Estuvo 9 años como supervisora y Jefa de Enseñanza.

Para 1994 fue enviada al Hospital Naval de Mazatlán y en 1995 regresó a Veracruz como jefe de enfermeras del Hospital Naval de Veracruz en donde estuvo tres años.

De allí la enviaron nuevamente ahora como directora a la Escuela de Enfermería en Veracruz que estaba frente al Hospital Naval en donde funcionaba la Escuela de Escala de Mar.

En ese lapso realizó la Licenciatura de Enfermería en la Universidad Veracruzana, en donde obtuvo el primer lugar en promedio y el segundo lugar a nivel nacional por Ceneval.

Ya en 2003 pasó al Sanatorio de la Escuela Naval y ahí hizo la Maestría en Educación.

En el 2006 concluyó la maestría con el primer lugar y en el 2007 elaboró el proyecto con un grupo de trabajo para presentar la propuesta de elevar del nivel técnico-profesional a profesional a la Escuela de Enfermería.

Paralelamente tuvo participación en proyectos diferentes de Sanidad Naval, para la Mejora de la Enfermería Naval y escalafonarios de la Enfermería Naval.

Fue directora de la Escuela de Enfermería Naval y estuvo aquí hasta el 2010 cuando la envían al Hospital Naval de Tampico en donde laboró hasta el 2012 y la envían de nuevo al Hospital Naval de Veracruz. En febrero del 2013 pasó a Sanidad Naval en la Ciudad de México a la Coordinación Nacional de Enfermería, en donde fue responsable de toda la Enfermería Naval en el país.

Entre 2013 y 2014 participó en el proyecto para la construcción de las nuevas instalaciones de la Escuela de Enfermería en la Ciudad de México.
Luego en 2015 se jubiló con 43 años de servicio continuo.

Pero antes en 2014 inició doctorado en Educación, en la Universidad de España y México, mismo que concluyó en 2017 con el mejor promedio.

Foto: María del Rocío Sánchez Uribe.

SU VISIÓN
La contralmirante Sánchez Uribe analiza que si bien tenemos estupendo personal de enfermería en el país, también nos falta algo de tecnología a nivel nacional para que esta profesión pueda estar en condiciones de igualdad a otros países.

“Porque si bien tenemos el conocimiento falta en los establecimientos operativos lo básico en algunas ocasiones, el material, el equipo, la tecnología para poder trabajar”.

Refiere que cuando hay una contingencia se exige prontitud, excelencia y calidad en la atención, pero cuando se está en el área operativa de distintos hospitales del Sector Salud algunas instituciones no cuentan con todos los elementos necesarios para poderse desarrollar.

“El conocimiento sí se tiene pero no estaría nada mal que hubiese apoyo en medicamentos, insumos, para que el personal de enfermería se pudiera desarrollar con mayor calidad”.

Foto: María del Rocío Sánchez Uribe.

MENSAJE
Invita a sus colegas enfermeras y enfermeros a que se sigan preparando todos los días, porque siempre hay algo nuevo en el área médica que les concierne directamente para la atención de la comunidad.

Hoy, expone, no sólo es la enfermería asistencial porque la mejor enfermería es la preventiva, la que se da antes de que se presente la enfermedad, de allí que la población requiere muchas enfermeras y enfermeros que lleguen a sus personas y a sus familias.

Desde su perspectiva hoy no sólo es el paciente, el cliente, el usuario, sino la familia que tiene que estar más en conocimiento de la atención del familiar para que ayude, colabore en esta atención y realmente sea una atención holística, integral entre el sistema de salud y la familia, la comunidad.

EL RETIRO
Durante todo el tiempo de su trabajo participó también en instituciones de salud civiles, en conferencias, asesorías, colaboración con los equipos de trabajo de enfermeras de otras instituciones y también en el IMSS, consultorios privados de cirugía plástica y dio clase en la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea.

En México participó en la Comisión Permanente de Enfermería representando a la Enfermería Naval, como responsable del personal de enfermería de la Marina-Armada de México.

Su labor profesional fue combinada siempre con la del hogar, pues formó a su familia.

- US -