Zumby Pixel

Aumentan 60% casos de epilepsia en Veracruz

Es un padecimiento que se caracteriza por provocar convulsiones, hay quienes presentan más de 20 crisis al día.
Foto: Alina Krauss.

Publicado 24 mayo 2018 el 24 de Mayo de 2018

por

  • Según la OMS, 50 millones de personas en el mundo tienen este padecimiento.
  • El ruido, la luz solar, medicamentos, café o refrescos, son algunas cosas que pacientes deben evitar
  • Precios de medicamentos van entre los 400 y los mil 400 pesos.

Por: Flor de Jesús Meza Cano 
Un ataque epiléptico, llega sin avisar, no respeta hora, ni lugar, ni mucho menos si es de noche o de día. Las convulsiones duran entre 30 y 80 segundos. Después de recuperar la conciencia, quienes las padecen sólo recuerdan estar en el suelo y rodeados de muchas personas.

Lo normal es evitar las crisis, sin embargo muchas personas que aún estando medicadas, padecen los ataques varias veces al día, que sin duda van afectando al cerebro.

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más comunes. Afecta a personas de todas las edades y se caracteriza por provocar crisis convulsivas o ataques convulsivos de forma recurrente.

Dicho trastorno cerebral se caracteriza por convulsiones que ocurren cuando las neuronas del cerebro envían señales erróneas, provocando sensaciones y emociones extrañas, comportamiento raro, espasmos musculares violentos o, incluso, pérdida del conocimiento. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 50 millones de personas la padecen en el mundo.

En México, las estadísticas del 2017 de la Secretaría de Salud (SSa), reportó que dos millones de mexicanos padecen esta enfermedad crónica.

En Veracruz, la directora de Voluntarias de Rehabilitación A.C., Virginia López Hernández, aseguró que los casos de epilepsia se han incrementado en un 60 por ciento y aunque es más frecuente en menores de 18 años y mayores de 60 de edad, se han presentado nuevos casos que afectan a jóvenes desde los 24 años.

“Aquí dentro del centro podríamos decirte que tenemos una incidencia muy alta de pacientes del 60 por ciento que acuden porque padecen epilepsia”, comentó.

Virginia López Hernández, Directora de Voluntarias de Rehabilitación A.C. Foto: Alina Krauss.

Entrevistada por EL DICTAMEN, en el marco de la celebración del “Día Nacional de la Epilepsia”, que se realiza cada 24 de mayo, López Hernández, dijo que algunos jóvenes a pesar de estar multimedicados, sufren más de 20 crisis al día.

“Hemos tenido algunos casos de chicos que a pesar de estar multimedicados, sufren más de 20 crisis al día, son raros pero los ha habido, en algunos de los casos llegó a la cirugía y murió, no precisamente de epilepsia, pero va afectando cada vez más las neuronas del cerebro.
Por ello, es importante evitar las crisis convulsivas, que sólo afectan el cerebro.

Sobre todo hay que evitar que algunos factores del ambiente, afecten a los pacientes, como el ruido, la luz solar, o algunos medicamentos, así como el café o refrescos.

“Los estímulos, hay pacientes que ya saben que situaciones te pueden alterar, muchos ruido, luz, esa sobreestimulación puede provocar una crisis, los alimentos, café, el refresco”, comentó.

En la actualidad, las Voluntarias de Rehabilitación A.C., están atendiendo a 45 personas con diferentes padecimientos y 20 de ellos, sufren ataques epilépticos.

“En este momento tenemos aproximadamente 45 pacientes, desde un año hasta adultos mayores y de esos 20 tienen crisis convulsiva, la mayoría son de escasos recursos, pero pertenecen a alguna institución o seguro popular”, comentó.

3 MINUTOS DE EPILEPSIAS;UNA ETERNIDAD: MAMÁS

Una crisis epiléptica suele durar entre 3 a 4 minutos. Estos síntomas pueden llegar a detenerse luego de unos pocos segundos o minutos, sin embargo esto representa una eternidad para las madres de los pacientes.

Roselia Ramírez Palmero, madre de José Francisco Ávila Ramírez, un joven de 24 años, que padece Síndrome de Down y cuyas convulsiones iniciaron el 12 de febrero del 2017.

José Francisco Ávila Ramírez y su mamá Roselia Ramírez Palmero. Foto: Alina Krauss.

Después de realizarse un TAC de cráneo y una tomografía del cerebro, se le diagnosticó que tenía neuronas anormales.

Ramírez Palmero, recordó que la primera vez que su hijo sufrió una crisis epiléptica, fue impresionante porque no sabes qué hacer. El cuerpo de su hijo Paco, de repente se paralizó, cayó al suelo y empezó a temblar.

La prioridad era evitar que se golpeara en la cabeza y sufriera una lesión más fuerte.

“No demoraba minutos, eran segundos, pero para mí era una eternidad, porque dice uno a qué horas, se ponen morados de su cara, se le traban sus dientes, tener cuidado que no se muerda la lengua y esperar a que se le pase la convulsión, dejan de respirar por segundo, ahí que piensa uno que nuestro hijo ya se murió”, comentó.

Paco, estaba convulsionando cada ocho días, sobre todo los fines de semana.
El aumento de la dosis de su medicamento, le permitió que las crisis desaparecieran y desde el pasado mes de junio del 2017, no ha convulsionado.

La señora Roselia se dijo afortunada de ser derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde le surten los medicamentos, cuyos precios en las farmacias oscilan entre los 400 y los mil 400 pesos.

“Podría decir que si es fácil, porque mi hijo tiene servicio médico y los medicamentos son caros, para una familia de escasos recursos si es difícil, a nosotros no los facilitan en el hospital, el más barato es de 400 y mil 400”, comentó.

Citó como ejemplo que Paquito, toma ocho pastillas diarias de levetiracetam, cuyo costo en el mercado es de mil 400 pesos.

CHIKUNGUNYA PROVOCÓREGRESO DE CRISIS DE MI HIJA
La señora Claudia Francisco Avilez, madre de Claudia Mariela Hernández Francisco, una chica de 24 años, con retraso psicomotor, relató que desde los dos años de edad, su hija se empezó a convulsionar, sacando espuma en la boca y una parálisis total de su cuerpo.

Después de llevar un tratamiento por años, dejó de tener crisis epilépticas. Sin embargo a sus 22 años, le dio la Chikungunya, que es un virus que es transmitido por los mismos mosquitos que transmiten el Dengue y el Zika.

Claudia Mariela, es acompañada por su madre Claudia Francisco Avilez en todo momento de la terapia. Foto: Alina Krauss.

Fueron cuatro días de padecer fiebre alta y este padecimiento provocó el regreso de las convulsiones.

“Le dio mucha temperatura, 4 días de temperatura y no tenía nada y yo sólo le daba paracetamol, a los cuatro días le brotó en la piel, pero después de que se compuso le dieron otra vez convulsiones, tenía 22 años, yo pensé que era un infarto, al verla en el suelo hice lo que se me ocurrió”, comentó.

Cuando las mamás de Mariela y Paquito, se enteraron del padecimiento de sus hijos, hicieron todo lo posible porque fueran atendidos por un especialista.

Desde entonces, estas dos mamás se han convertido en la sombra de sus hijos, que aunque son adultos, no se pueden valer por sí solos, debido a que un ataque de epilepsia, no avisa y deja sus cuerpos vulnerables a cualquier caída que podría ser mortal.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -