Zumby Pixel

¿Te falta potencia sexual? Quizá es otra cosa lo que pasa, avisan los expertos

Un nuevo estudio sobre la disfunción eréctil apunta a que una de sus causas puede ser la homosexualidad no reconocida del varón
Foto: Foro Salud

Publicado 03 abril 2018 el 03 de Abril de 2018

por

La impotencia sexual, también conocida como disfunción eréctil, es la incapacidad del hombre de iniciar y/o mantener una erección durante el tiempo suficiente como para tener relaciones sexuales. Es una afección muy común. Es España, afecta a uno de cada cinco hombres mayores de edad, de acuerdo con los distintos estudios de la Asociación para la Investigación en Disfunciones Sexuales en Atención Primaria (AISD-AP) y el trabajo multidisciplinar Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina (EDEM).

Según el estudio, realizado con 3.600 hombres en toda España, el 42,68% de los varones acude a consultas de atención primaria por disfunción eréctil de distintos grados. Aunque se trata de un problema que puede llegar a arruinar la vida sexual de un hombre adulto, apenas un 10% decide acudir a un médico para ponerle remedio.

La impotencia sexual es la incapacidad del hombre de mantener una erección el tiempo suficiente como para tener relaciones sexuales.

Las causas pueden ser muchas: estrés, falta de confianza, problemas de ansiedad o dificultades para concentrarse, hasta otro tipo de problemas psicológicos más graves. También puede deberse a la orientación sexual del hombre. Esto es lo que asegura un nuevo estudio de la British Society for Sexual Medicine.

¿Homosexualidad?

El citado informe de 28 páginas mantiene que el varón que sufre disfunción eréctil puede en realidad ser homosexual. El doctor Geoff Hackett, uno de los autores del estudio, insta a todos los médicos a preguntarle a los hombres que acuden a la consulta si no es posible que sean gais. “Ya no puede haber ninguna excusa para evitar hablar de la actividad sexual por vergüenza”, afirma.

“Algunas personas pueden estar luchando con su sexualidad y deben ser dirigidas en la dirección correcta. Esta puede ser su única oportunidad como médico para hacerlo. Si un hombre está en una relación con una mujer y sufre problemas con la disfunción eréctil, puede ser porque están en una relación con el género equivocado”, puntualiza Hackett, recoge ‘The Sun’.

El paciente podría superar su disfunción si tiene la información correcta. “Si ni siquiera se plantean si pueden ser homosexuales, perderán mucho tiempo con un tratamiento ineficaz”, añade. Hackett recomienda a los médicos del mundo que sean “discretos” para no ofender al paciente.

Numerosos psicólogos comparten la idea de este estudio, que una persona homosexual sufrirá disfunción eréctil si no acepta su condición y trata de negar quién es realmente. Lo intentan con una mujer por activa y pasiva, cuando en realidad están con el género equivocado.

Otras causas de la disfunción eréctil

Además de una orientación sexual no reconocida, la impotencia sexual puede deberse a otras causas. Las más comunes son estas:

  • Psicológicas

Enfermedades como la ansiedad, la depresión, los problemas con la pareja e incluso el estrés pueden afectar a las relaciones sexuales, siendo la primera la más común. También pueden intervenir la preocupación excesiva por problemas laborales o familiares. La fatiga, la falta de ejercicio, el insomnio o un fracaso laboral o sentimental también desequilibran la vida sexual de los hombres.

  • Vasculares

Es una de las causas más comunes. Se produce cuando la sangre necesaria para que haya una erección no llega en suficiente cantidad al pene. Algunas enfermedades cardiacas, fumar, la diabetes o tener un colesterol alto en sangre también pueden provocar trastornos vasculares que impidan la erección.

  • Neurológicas

Se interrumpe la transferencia de mensajes del cerebro al pene, ya que existe una lesión en los nervios implicados.

  • Farmacológicas

Existen varios medicamentos cuyo efecto secundario afecta directamente a la posibilidad de tener una erección. Son aquellos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardiacas y los trastornos psiquiátricos.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -