Zumby Pixel

Conoce los riesgos del sexo anal

Foto: wikimujer.com

Publicado 13 abril 2018 el 13 de Abril de 2018

por

El sexo anal es la práctica sexual en la que se introduce el pene (o un juguete sexual en el caso de la masturbación anal) en el ano y en el recto de la pareja con la que se está practicando el coito.

La mucosa rectal es sensible y un lugar propicio para que se desencadenen infecciones. Además, esta mucosa cumple una función absorbente, función que puede aumentar ante una penetración fuerte por el ano que puede provocar a su vez que se generen heridas pequeñas en la zona y hemorragias.

Los riesgos más frecuentes son:

  • Si no se usa condón es posible la propagación de infecciones de transmisión sexual, como el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), la sífilis, herpes genitales o la gonorrea, entre otros.
  • No se exenta de la transmisión del VPH (virus del papiloma humano) y todos los tipos de hepatitis.
  • Desgarros, lesiones y hemorragias si se practica con demasiada fuerza.
  • Genera infecciones si no se utiliza protección y se practica con mala higiene.
  • Si se usa un objeto no diseñado para el fin sexual, podría no poderse sacar con facilidad y llegar a la cirugía.

Veracruz se lleva el oro en casos de SIDA a nivel nacional

10 cosas que deberías saber sobre el VIH

Recomendaciones

Higiene

La primera precaución que debe tomar la pareja que quiera practicar sexo anal es utilizar preservativo. Además, es imprescindible mantener el máximo nivel de higiene en el recto y en el ano antes de efectuar la penetración. Conviene que la buena higiene también se realice en el pene y/o en los juguetes sexuales, si los hubiera.

Lubricación

El ano y el recto no generan de forma natural una lubricación que facilite las relaciones sexuales como la vagina. Además, al contrario que la vagina, los músculos de esta zona no son tan elásticos e impiden la dilatación. Para evitar heridas y desgarros.

Para evitar esto, las parejas que quieran practicar sexo anal deben usar algún tipo de lubricante que favorezca la penetración. Los lubricantes naturales, como la saliva, se evaporan rápidamente por lo que es recomendable utilizar un lubricante sintético.

Masturbación con objetos

Introducir un objeto en el interior del ano también tiene unos peligros asociados. Esta zona es sensible y, además, las paredes intestinales no causa dolor cuando se introducen objetos. Esto implica que en ocasiones los objetos se introduzcan demasiado y luego no se puedan volver a sacar. En estos casos muchas veces la solución es someter a la persona a una cirugía para poder extraer el objeto que ha introducido. Por este motivo no es recomendable introducir objetos en el ano que no están diseñados con ese fin.

Fuente: Centros para el control y la prevención de enfermedades/Cuídate Plus

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

 

- US -