Zumby Pixel

‘Tengo algo de locura’ Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco

Luego de 30 años de militancia EN EL PRI, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, renunció al partido y lanzó su candidatura independiente al gobierno de Nuevo León.
Foto: Agencias

Publicado 19 abril 2018 el 19 de Abril de 2018

por

“Yo creo que sí, tengo un poquito de locura porque me atrevo a hacer lo que muchos no hacen y sí, el mundo tiene poquitos locos; debería de tener más”, dice Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, casi al inicio de su documental Un Bronco sin miedo en el que, entre otras cosas, narra los atentados que sufrió de parte del crimen organizado cuando era alcalde de García.

Precisamente, esos atentados fue lo que lo colocaron “bajo los reflectores” y le permitieron años más tarde convertirse en el primer gobernador independiente del país, ya que la gente lo identificó con la imagen de un hombre “entrón” que prometió terminar con la corrupción.

Jaime Rodríguez Calderón nació en Pablillo, un ejido de Galeana, Nuevo León, un 28 de diciembre de 1957, por eso siempre presume ser un hombre de campo que conoce de las necesidades del pueblo y de los más necesitados.

Es el cuarto de los 10 hijos que tuvieron el matrimonio conformado por Rodulfo Rodríguez y Basilisa Calderón. Sus estudios básicos los cursó en su tierra natal y el bachillerato lo realizó en la Preparatoria 4 de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo Fitotecnista, de la que se graduó en 1982.

Abuela de 72 años encuentra su ‘alma gemela’, un joven de 19

VIDEO: Así luce actualmente el niño que llora en los memes

SU PASADO PRIISTA

Cuando cursaba la carrera se convirtió en líder de un movimiento estudiantil que se manifestaba en contra del aumento en el transporte público, de ahí fue cuando conoció al entonces gobernador Alfonso Martínez Domínguez con quien incursionó en la política en el PRI en el que militó por 30 años.

Entre los primeros cargos que ocupó estuvieron el de jefe del programa forestal del estado, durante el gobierno de Jorge Treviño; secretario de la División de Acción Juvenil de la Confederación Nacional Campesina (CNC) y diputado federal del Congreso de la Unión por la vía plurinominal, de 1991 a 1994.

También fue diputado local, de 1997 al 2000, pero sus aspiraciones políticas lo llevaron a contender por la presidencia municipal de Guadalupe, sin embargo, perdió.

Finalmente, en 2009 se concretó su sueño de ser alcalde, sólo que del municipio de García. A pocos días de que asumió su cargo fue asesinado su secretario de Seguridad Pública, Juan Arturo Esparza García y sus escoltas, a manos de un grupo de la delincuencia organizada.

Fue el 25 de febrero de 2011 cuando los diversos medios de comunicación dieron cuenta del atentado que sufrió El Bronco, del cual logró salir ileso y en el que murieron tres de sus agresores a manos de sus escoltas. Un mes después enfrentó un segundo atentado del que también salió ileso y en el que murió uno de sus escoltas y cuatro resultaron con lesiones.

Hamburguesa con tarántula uno de los majares que ofrece este restaurante

Leche de cucaracha, más nutritiva que la de vaca; según científicos

El Bronco siempre ha adjudicado los atentados a que implementó un combate frontal a la delincuencia y eso incomodó a miembros del cártel de Los Zetas.

UN INDEPENDIENTE

Después de tres décadas de tener tatuados los colores del tricolor, Rodríguez Calderón renunció a su militancia un 14 de septiembre de 2014 con vistas a competir como candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León.

El Bronco logró imponerse en las urnas y venció a la priista Ivonne Álvarez y al panista Felipe de Jesús Cantú.

México convulsionó porque por primera ocasión llegó a ocupar una gubernatura un candidato independiente que basó su campaña en redes sociales y que se expresa con un lenguaje coloquial y que además viste de botas, sombrero, pantalón de mezclilla y chaleco de cuero.

El Bronco asumió el cargo el 4 de octubre de 2015, sin embargo su camino no ha sido fácil; recién entró al gobierno se destapó el caso del “cobijagate”.

Luego de que había prometido combatir la corrupción, esto quedó en entredicho cuando, presuntamente, servidores públicos de su administración ordenaron la compra de 200 mil cobertores a precios triplicados, lo que significaba un daño al erario por 30 millones de pesos.

Le ha tocado enfrentar brotes violentos en los penales del estado: Topo Chico, Cadereyta y Apodaca en los que los reos acusan del control interno a grupos del crimen organizado y denuncian corrupción de los mandos penitenciarios.

Al gobernador con licencia el INE le negó el registro como candidato presidencial independiente porque presentó inconsistencias en sus firmas de apoyo, pero el Tribunal Electoral determinó incluirlo en la boleta al considerar que su derecho de audiencia no fue respetado.

Su lenguaje directo y desparpajado a veces no es bien recibido por todos.

En un evento de salud expresó: “A las niñas gordas nadie las quiere”, y sobre los matrimonios gay y la adopción, opinó: “Pues que se casen, ya se pueden casar en Saltillo. No estoy de acuerdo en la adopción; eso sí es contra natura”.

En el marco de una campaña para promover la lactancia dijo: “Mi madre tuvo 10 hijos y a todos los amamantó y no le pasó nada. Sigue estando buenota mi mamá, buenísima está mi mamá”.

En su vida personal se ha casado tres veces y ha tenido seis hijos. Su exesposa Silvia González lo acusó, en plena campaña a la gubernatura que la golpeaba.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.