Zumby Pixel

Miguel Díaz-Canel: el ‘sucesor’ discreto de Raúl Castro

Con paciencia y sin buscar protagonismo, el vicepresidente cubano hizo una carrera política leal y eficiente, cuyo premio probablemente será el ser designado como nuevo presidente de la isla.
Foto: Agencias

Publicado 17 abril 2018 el 17 de Abril de 2018

por

Con paciencia y sin buscar protagonismo, Miguel DíazCanel hizo una carrera política de funcionario leal y eficiente, cuyo premio probablemente será el ser designado como el relevo de Raúl Castro en la presidencia de la isla.

“El compañero Díaz-Canel no es un novato ni un improvisado”, afirmó Raúl Castro cuando en 2013 lo designó vicepresidente primero del gobierno Cubano. Castro anunciaba entonces que su mandato terminaría en 2018 y que no optaría a la reelección, por lo que todos los ojos se posaron sobre el recién elegido Díaz-Canel, que se convertía en su mano derecha en el gobierno.

A partir de este jueves, por primera vez desde el 1 de enero de 1959, la Revolución cubana tendrá un líder que no participó en la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Nacido el 20 de abril de 1960 en la provincia central de Villa Clara, Díaz-Canel es un ingeniero que pasó por todos los niveles de dirección del Partido Comunista de Cuba (PCC) y del gobierno. Ejerció como jefe del Partido Comunista en dos de las provincias más
importantes de Cuba.

Primero en su natal Villa Clara, donde defendió proyectos tan irreverentes como “El Mejunje”, un bar que fue el epicentro del movimiento LGTB en Cuba.

Después dirigió la oriental provincia de Holguín, donde nacieron Fidel y Raúl Castro. En ambos sitios, los lugareños le recuerdan por su estilo desenfadado, vestido con viejas camisetas con la imagen del guerrillero Ernesto Che Guevara o moviéndose en bicicleta por la ciudad.

En 2009, Raúl Castro lo nombró ministro de Educación Superior y en 2013 vicepresidente primero, convirtiéndose Díaz-Canel en el político cubano nacido después del triunfo de la Revolución con más alto rango dentro del gobierno.

Como vicepresidente, su presencia a nivel internacional se reforzó participando en tomas de posesión presidenciales, recibiendo a personalidades en La Habana o visitando Rusia y Venezuela, grandes aliados políticos y económicos de La Habana.

En sus viajes al exterior con frecuencia se le ha visto acompañado de su segunda esposa, Lis Cuesta, algo a lo que no estaban acostumbrados los cubanos porque no existe oficialmente la figura de primera dama en la isla.

Desde que en 2013 fue elegido vicepresidente primero, todos los focos estuvieron puestos sobre él como sucesor de Raúl Castro en la presidencia, pero el secretismo que acompaña esta decisión también generó incertidumbres.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

 

US - US -