Zumby Pixel

Hermanos que mataron a sus padres se reencontraron en la cárcel tras 20 años separados

Ambos están condenados a cadena perpetua por el asesinato de sus padres en 1989 con la intención de heredar una fortuna de US$ 14 millones.
Foto: Agencias

Publicado 09 abril 2018 el 09 de Abril de 2018

por

Los hermanos Erik y Lyle Menéndez, condenados a cadena perpetua por el asesinato de sus padres en 1989, se reencontraron esta semana por primera vez en 20 años para seguir pagando su pena juntos.

Erik Ménendez, hoy con 47 años, fue transferido el miércoles de noche a la sección del penal Richard J. Donovan, en Otay Mesa -fronteriza con México-, donde está recluido su hermano mayor, de 50, informó a la AFP Terry Thornton, del Departamento de Corrección y Rehabilitación de California.

Erik estaba recluido en ese centro penal desde 2013, Lyle llegó en febrero, pero ambos estaban asignados a pabellones diferentes, en los que no tenían contacto. Ahora pueden compartir comidas y recreación.

“No podemos confirmar si hubo una ‘reunión'”, indicó Thornton en un correo electrónico este viernes. “No comentamos sobre las vidas personales de las personas bajo nuestra custodia”.

El canal ABC dijo, citando a fuentes de la familia, que los hermanos sí se encontraron y que “rompieron en llanto inmediatamente” al verse. La última vez que se habían visto, destacó la cadena, fue en 1996, cuando fueron trasladados a prisiones distintas. Lyle hizo la solicitud para que fueran colocados en la misma unidad, destacó por su parte el canal CNN.

La historia de los hermanos Menéndez conmocionó en su día a Estados Unidos. Erik y Lyle mataron a balazos a su padre, José, nacido en Cuba, y a su madre, Kitty, estadounidense, cuando estaban viendo la televisión en su lujosa residencia de Beverly Hills.

La Fiscalía afirmaba que los dos jóvenes mataron a sus padres para heredar su fortuna, estimada entonces en 14 millones de dólares. Ellos sostuvieron en cambio que su padre había abusado sexualmente de ellos desde pequeños y que temían por sus vidas.

Durante el tiempo que estuvieron separados, los hermanos no podían hablar por teléfono y se comunicaban por cartas, según versiones de prensa. Ambos están casados: Erik desde hace 20 años, y Lyle desde hace 14.

El caso fue recientemente llevado a la televisión en la miniserie Law & Order True Crime, con Edie Falco.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -