Zumby Pixel

Conoce cómo es la moderna industria del volován con sabor veracruzano (FOTOS+VIDEO)

Recorrimos el lugar donde hacen 10 mil volovanes diarios, los ultracongelan y así después al meterlos al horno eléctrico le den el toque de frescura perfecto.
Foto: Alina Krauss

Publicado 22 abril 2018 el 22 de Abril de 2018

por

  • Procesan el exquisito alimento de manera semiautomática con equipo de manufactura suiza, producción de 10 mil piezas diarias.
  • Además de 14 puntos de venta en la ciudad, expidieron franquicias en Villahermosa, Puebla, pronto también en Coatzacoalcos y Campeche.

Mario Vázquez Sandoval.– Un grupo de jóvenes empresarios veracruzanos encabezados por el licenciado Alberto Aja Cantero emprendieron en el 2012 acciones orientadas hacia la industrialización del volovan, fortalecimiento de una tradición con las ventajas de higiene, sabor casero y precio competitivo, donde el compromiso mayor de jefes y trabajadores radica en la conservación y gradual mejoría de la calidad de producción de 10 mil piezas diarias, listas para comercializarse en 14 puntos de venta de la ciudad, propios y entregas al poseedor de las primeras franquicias otorgada en Villahermosa, Tabasco y Puebla. Pronto extenderán presencia en el Puerto de Coatzacoalcos y Campeche.

La marca “La Casa del Volován” nació en local ubicado en la avenida Lázaro Cárdenas, municipio de Boca del Río. Resultado de la creciente aceptación en el mercado, los demás socios de la empresa Martín Rodríguez Nieto y Alexander Cobos Barrientos, junto con Aja Cantero, director general; tomaron la decisión – 18 meses atrás – de construir instalaciones espaciosas y funcionales en el área de influencia de la Ciudad Industrial “Bruno Pagliai”, pegado a la carretera federal, operaciones activas a punto de cumplir un año con superación de expectativas, todos, sin excepción integrados a la fuente de trabajo, ventaja que desprende un producto elaborado con amor.

En plena actividad observamos al personal femenino en el relleno y doblado de los volovanes. Foto: Alina Krauss

Invitados por los propietarios, El Dictamen recorrió la planta, conociendo paso a paso el proceso cubierto con maquinaria de manufactura española y línea de producción suiza. Hablamos de movimiento semiautomático, requieren mano de obra en el relleno y doblado, en presentaciones de pastor con queso, pollo, atún, jamón con queso, hawuaiano, choriqueso, salchihojas. Piezas distribuidas en 14 tiendas con asiento estratégico de la ciudad.

El público tiene confianza en recibir volovanes frescos, llegan ultracongelados y al momento pasan al horno eléctrico, sin perder un ápice sus propiedades, diferencia notable con los casos vendidos en la forma ambulante.

Foto: Alina Krauss

50 PERSONAS FORMAN PLANTILLA

La filosofía llevada a la práctica empresarial impulsada por Alberto Aja Cantero, tiene como base el fomento del empleo, aprovechar mano de obra comprometida con la siguiente filosofía: “Si no sabes te enseño, si no entiendes te explico, si no puedes te ayudo y, de plano, si no quieres te vas”, privilegiar la perseverancia, la cultura de la disciplina en todas sus formas de expresión, buscar siempre, luego de la jornada de 8 horas, el interesado deberá ser otra persona, positiva de manera integral, respetando el descanso dominical, apertura a la convivencia familiar.

Escrupulosa revisión realiza la ingeniero Gabriela Moreno Morales del material desplazado en la línea antes de colocarlo en la etapa de ultracongelación.
Foto: Alina Krauss

En la explicación proporcionada por el licenciado Martín Rodríguez Nieto y la ingeniero Gabriela Moreno Morales, detallaron la función de cada movimiento de operadores de las máquinas y la parte manual a cargo de cocineras, panaderos. Comprende el amasado, integración de la margarina a fondo, con la finalidad de formar capas de hojaldras: enseguida pasan al área en la cual le dan forma de rollo, extienden y cortan la masa y proceden al relleno, piezas entre los 200 y 220 gramos. Enseguida pasan al ultracongelado, variantes de temperatura de los 25 a menos 18 grados centígrados en periodo de 120 minutos. Continúan en la cámara de conservación, también de empaque, de este último punto salen a los carros para cubrir los diversos puntos de venta locales y foráneos. El producto ultracongelado puede durar hasta 6 meses y medio.

Los jóvenes Irving Montoya Espejo y Kevin Aldair Dauzón Bravo forman parte del equipo de empaque en la cámara de conservación, ambiente que pasa de los 25 a menos de 18 grados centígrados.
Foto: Alina Krauss

La infraestructura montada tienen capacidad para almacenar 80 mil piezas en paquetes de 10, 40 y 70 piezas. Ingresaron 3 franquiciados; pero están abiertos a recibir a interesados en emprender un negocio noble con expectativas de crecimiento en razón de la garantía de calidad, siempre el consumidor encontraría sabor y frescura como una constante que determina la preferencia del producto, lo cual obliga a ofertar vacantes, en este momento convocan a jóvenes a formar parte de la familia “La Casa del Volován”, una empresa confiable.

En el orden acostumbrado aparecen los licenciados Martín Rodríguez Nieto, ingeniero Alberto Aja Cantero, director general de La Casa del Volován, Gabriela Moreno Morales y Jorge Saúl Calcáneo Zapata, directivos, jefa de producción y jefe de panaderos.
Foto: Alina Krauss

Dentro de los elementos fundamentales en la marcha productiva, figuran Jorge Saúl Calcáneo Zapata, jefe de panaderos; Gabriela Moreno Morales, de producción; Irving Montoya Espejo y Kevin Aldair Dauzón Bravo, del área de conservación y empacado.

Foto: Alina Krauss

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -