Zumby Pixel

Pedir perdón, el nuevo mandamiento del buen deportista

Mohamed Salah, que marcó dos goles a su ex equipo se disculpó por ello ante los hinchas 'giallorossi'.
Foto tomada de Twitter

Publicado 26 abril 2018 el 26 de Abril de 2018

por

Fallar un gol, marcarlo, celebrarlo, bajar a segunda, lesionar a un rival, tomarse una copa, tuitear con excesiva alegría, dar un premio, olvidarse de darlo… cualquier motivo es bueno para cumplir con el nuevo mandamiento de todo buen deportista: pedir perdón.

Mohamed Salah, el jugador del Liverpool que marcó dos goles este martes al Roma, su ex equipo hasta la temporada pasada, y que se disculpó por ello ante los hinchas ‘giallorossi’, es el último ejemplo de la ola de arrepentimiento que invade el deporte mundial.

Solo unas horas antes la revista ‘France Football’ se había excusado con Andrés Iniesta por no haberle concedido nunca el Balón de Oro. “Perdón, Andrés”, tituló su editorial dedicado al internacional español del Barcelona, tres días después de su primorosa actuación en la final de la Copa del Rey.

No especifica el editorialista de la publicación francesa a qué otro jugador ha pedido disculpas por concederle por error el premio que habría correspondido a Iniesta.

Cerca 10 mil veracruzanos recibieron su boleto para el Tiburones Rojos vs Cruz Azul

“Manosean” en enlace en vivo a reportera de Fox Sports

La víctima de este último gran partido del manchego fue el Sevilla, que encajó un doloroso 5-0 ante el Barça en la final copera. Ello llevó al club andaluz a pedir árnica a sus seguidores desde varias fuentes, empezando por el presidente, José Castro (“Todos estamos enfadados, y el primero yo, por lo que vuelvo a pedir perdón a la afición y, ahora, a agachar la cabeza”), a quien sector sevillista le pidió la dimisión la misma noche del partido.

Las declaraciones fuera de lugar o los comentarios inapropiados en las redes sociales son otro origen frecuente de sinceras disculpas por parte de los deportistas.

Vitolo’, extremo del Atlético de Madrid, manifestó recientemente, respecto a supuestas diferencias entre su compañero Fernando Torres y el técnico Diego Simeone, que los jugadores no eran “mujeres” que iban “metiendo cizaña”.

Apenas unos minutos después matizó esa expresión, o lo intentó, en Twitter: “No he estado afortunado. He querido decir que nosotros no vivimos pendientes de lo que hacen o dicen otros. Me he equivocado, pero no ha estado en mi ánimo ofender. Lo siento mucho”.

En febrero, el presidente del Leeds United inglés, el italiano Andrea Radrizzani, se disculpó ante la afición por haber “cometido el error” de fichar al técnico español Thomas Christiansen.

Tras destituirle, afirmó: “Cometí un error y lo siento. Pido perdón públicamente por los malos resultados”.

Otras disculpas son un gesto ineludible para dejar en mal lugar a violentos o profesionales del insulto.

El presidente del PAOK de Salónica, Iván Savvidis, pidió perdón por invadir el terreno de juego portando una pistola para protestar por la anulación de un gol.

Este mismo mes los aficionados del Liverpool recibieron al autobús del Manchester City, ante su choque en Liga de Campeones, con una lluvia de botellas y bengalas. El club pidió disculpas por el “comportamiento inaceptable” de sus aficionados.

“No lo entiendo. Hemos intentado de todas las maneras posibles evitar una situación así. Pido perdón en nombre del Liverpool“, dijo también Jurgen Klopp, el técnico ‘Red’.

Una semana después el periodista Denis Balbir, comentarista de la cadena francesa W9, fue retirado de sus funciones tras criticar de forma homófoba a los seguidores del Leipzig.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ.

 

US - US -