Zumby Pixel

Arsene Wenger, el hombre que transformó al Arsenal

22 años pasaron desde que el francés, un desconocido en esa época tomara las riendas del Arsenal para cambiarlo para siempre.
Foto tomada de Twitter

Publicado 20 abril 2018 el 20 de Abril de 2018

por

Veintidós años después de su silenciosa llegada a Inglaterra, y tras muchos meses de innumerables rumores, descréditos y dudas, el francés Arsene Wenger, el hombre que transformó de arriba abajo el Arsenal -y, de paso, el fútbol inglés- dará en junio un paso al lado y dejará el banquillo ‘Gunner’.

La salida de Wenger era un tema recurrente en los últimos años debido al bajo nivel competitivo mostrado por el Arsenal, tanto en la Premier League como en las competiciones europeas.

Sin embargo, pese a las dudas y los resultados adversos de la última década, nadie puede olvidar el trabajo hecho por Wenger en el norte de Londres, primero en el viejo estadio de Highbury y después en el moderno Emirates Stadium.

Foto tomada de Twitter

El veterano estratega galo, de 68 años, llegó a un club anquilosado en el pasado y lo transformó en una sociedad moderna, competitiva y capaz de pelear por títulos. Y todo a base de buen fútbol.

Transformó un equipo conocido a su llegada como el “Boring, boring Arsenal” (“Aburrido, aburrido Arsenal”) en “Los invencibles”, un club capaz de cerrar una temporada completa sin perder un solo partido.

La arriesgada apuesta que hicieron los directivos del Arsenal allá por 1996, la de fichar a Wenger, un entrenador desconocido que dirigía en la poco competitiva liga japonesa, cumplió este curso 2017/2018 veintidós años.

“Cuando era niño y me tocaba ir a la portería, decía: ‘Yo ahora soy Higuita’: Ronaldinho

La Real Sociedad golea al Atlético y deja al Barcelona a una victoria de ganar La Liga

La apuesta fue un francés, nada menos: Arsene Wenger, un estudioso del fútbol que había dirigido al Nancy y al Mónaco en su país natal y que, durante un año y medio, se había ido a probar suerte a la J-League japonesa con el Nagoya Grampus Eight.

La bienvenida que le brindó la capital británica a su llegada del país nipón hace dos décadas no fue, para nada, la mejor: “Arsene who?” (“¿Arsene quién?”), tituló el diario vespertino londinense Evening Standard en su sección deportiva el día que fue anunciado.

Foto tomada de Twitter

Wenger llegó a Highbury con la obligación de gobernar una plantilla que por aquel entonces era típicamente británica; un ‘squad’ que celebraba las victorias bebiendo pintas de cerveza y sofocaba las penas de las derrotas de idéntica manera.

El francés, con su pelo enmarañado, sus corbatas exageradamente grandes y su estética más de profesor de instituto que de entrenador, prohibió los chocolates, la cerveza y los ‘fish and chips’ (el tradicional bacalao frito con patatas), entre otros alimentos calóricos y poco saludables, e instauró una dieta más propia de futbolistas de élite, equilibrada en carne y pescado y con verduras abundantes.

A su llegada al barrio de Islington, además de con el total desconocimiento de la prensa, Wenger se topó con el recelo de dos de los pesos pesados de la plantilla, el capitán Tony Adams y Paul Merson, dos alcohólicos reconocidos que no entendían ni compartían estos nuevos y revolucionarios métodos.

“La razón principal por la que he venido es porque amo el fútbol inglés; los orígenes de este juego están en este país. Me gusta mucho el espíritu y el ambiente que se respira aquí y el ánimo y el potencial que tiene el Arsenal”, aseguró Arsene en su primera conferencia de prensa como inquilino del banquillo ‘Gunner’.

Pese a las dudas de los medios, de los aficionados y de los propios jugadores, el preparador alsaciano se erigió como una pieza clave para que el Arsenal dejara de estar anclado en el pasado y se convirtiera en un club moderno. Wenger marcó un antes y un después en la historia de la institución.

Ganador de tres títulos de la Premier League (1997/1998, 2001/2002 y 2003/2004), siete FA Cups (1998, 2002, 2003, 2005, 2014, 2015 y 2017) y de otras siete Community Shield, el galo, que ya apura sus últimos meses en el Emirates Stadium, ha visto cómo únicamente Sir Alex Ferguson, con su poderoso Manchester United, ha ganó más trofeos que él en las últimas dos décadas.

Wenger es, además, el autor del fichaje más importante en la historia del club -el francés Thierry Henry- y el encargado de liderar desde más allá de la línea de cal al equipo en la temporada más importante y exitosa de su historia: la de “Los invencibles”, en 2003/2004.

Síguenos en Facebook ED deportes

 Más noticias AQUÍ.

 

 

- US -