Zumby Pixel

Sufren viacrucis familiares de pacientes afuera del HAEV

Duermen lo más cerca de la puerta principal por si salen a dar indicaciones para sus enfermos
Familiares de pacientes internados en el HAEV, sufren su propio viacrucis, padeciendo de todo, frío, calor, norte y lluvia, en espera de buenas noticias.

Publicado 23 abril 2018 el 23 de Abril de 2018

por

  • Añoran la existencia de un albergue cercano

Por: Flor de Jesús Meza Cano

En un rincón, bajo sombrillas o con sólo una cobija, es como duermen adultos y niños afuera del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz (HAEV).

Decenas de personas, sufren su propio viacrucis, padeciendo de todo, frío, calor, norte y lluvia.

No se sufre un día ni dos, algunas personas pasan meses, pernotando en la calle, en espera de que su familiar presente alguna mejoría.

No hay dinero para todo, se debe de tener un guardadito para poder comprar las medicinas que solicitan los médicos, si hay un extra para comer, ya es una ganancia, pero no sucede todos los días.

Es así como estas personas buscan en los alrededores del HAEV, una sombra para soportar la larga espera, debido a la reglamentación de los horarios de visita y la falta de espacio en las salas de espera, que comúnmente están abarrotadas.

Las condiciones que sufren son paupérrimas y la espera se agrava bajo los intensos rayos del sol.

Entrevistada por EL DICTAMEN, la señora Clemencia Guillermo de Jesús, aseguró que tiene un mes viviendo prácticamente en los bajos del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz, debido a que su nieta Rosario de 5 años, se encuentra internada porque presenta problemas en el corazón.

Clemencia Guillermo. de Jesús. Foto: Manuel Pérez

Originaria de la ciudad de Cardel, la señora Clemencia, relata que diariamente tiene que gastar 100 pesos en su alimentación y aseo diario.

“Diario 100 pesos, enfrente nos permiten bañarnos por 25 pesos y mis alimentos”, comentó.

Asesinato de sacerdotes no impide deseo por servir a Dios

Miles despiden al “Logos Hope”, la librería evangélica flotante más grande del mundo (FOTOS)

Por su parte, la joven Itzel Martínez Palacios, originaria del municipio de Alvarado, aseguró que el desgaste familiar es económico y físico, porque la espera y la angustia es muy larga.

Itzel Martínez Palacios.
Foto: Manuel Pérez

Relató que hace falta un albergue donde los familiares de los pacientes, puedan descansar a un bajo costo.

“Claro, un albergue donde poder descansar por un momento, un rato, tratar de pasar más amena la situación”, comentó.

Desde el pasado 24 de febrero, la señora Maribel Nájera Delgado, se encuentra pernotando en las afueras del HAEV, debido a que su nieta está internada por malformaciones en su cuerpo y su corazón.

Maribel Nájera. Delgado.
Foto: Manuel Pérez

“Desgraciadamente si porque estamos con una mano adelante y otra atrás, hay veces que no tenemos dinero y me voy a los carros a pedir y esperamos a que nos traigan comida aquí”, comentó.

Lo cierto que con la existencia del albergue “El Castillo” de la Cruz Roja Delegación Veracruz-Boca del Río, terminará el sufrimiento de muchas familias veracruzanas.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -