Zumby Pixel

Logos hope trae literatura y cultura

Además de atracción turística, un mensaje para la humanidad
Foto: Alina Krauss

Publicado 09 abril 2018 el 09 de Abril de 2018

por

  • La biblioteca flotante más grande del mundo

Por: Diana Rojas 

En los 70´s gracias al comunismo y a causa de las guerras se tuvo que utilizar una vía marítima para llevar ayuda humanitaria a África, fue cuando recorrió los mares el barco Logos, más tarde Logos II, Doulos y recientemente Logos Hope. Desde esa fecha a la actualidad, los barcos han visitado más de 151 países.

Desde 2009 el buque Logos Hope ha recorrido los siete mares para acercar la literatura y la cultura a los puertos alrededor del mundo, ha visitado países de cuatro continentes beneficiando a más de 46 millones de personas.

El barco va a cualquier país que otorgue el permiso de entrar, desde Japón, Indonesia, África, el Caribe hasta Latinoamérica. Ahora, zarpó en enero pasado de Colombia, en su gira por Latinoamérica comenzando en México por el puerto de Veracruz, donde estará hasta el 22 de abril.

Logos Hope abre sus puertas al público con más de un millón de libros

Llegó al puerto de Veracruz la embarcación Logos Hope

Tan solo a bordo son 400 tripulantes y absolutamente todas se unen como voluntarios, desde el capitán hasta el más pequeño cargo todos ellos de 60 nacionalidades diferentes, de México hay 13 personas.

Uno de ellos, Pavel Martínez, Oficial de Relaciones Mediáticas, mencionó que dependiendo de la capacidad de adaptación de las personas es el grado de dificultad que percibirán durante su estancia, ya que la comida y las culturas son diferentes, si la persona es flexible será fácil y satisfactorio acoplarse.

Foto: Alina Krauss

“Somos una especie de ciudad flotante y tenemos todo lo que necesitamos, una cocina donde se alimenta 400 tripulantes, departamento de electricistas, plomeros, carpinteros, el área de la librería, dormitorios, lavandería, una escuela para las familias que viven a bordo con niños, incluso una clínica que ofrece servicios generales”.

“El puerto más significativo para mí fue el de Antigua y Barbuda, un país del Caribe, porque ahí pudimos ayudar con la labor de reconstrucción después de que fuera golpeado por dos huracanes de categoría 5”, comentó el vocero del Logos quien lleva 13 meses a bordo.

Logos es operado por la empresa Good Books for All Ships (Buenos libros para Todos), una organización asentada en Alemania. El sustento del buque proviene de 3 fuentes de ingreso, la primera es a través de la librería, todo lo que se vende, se reinvierte en el barco, otra es la misma tripulación, la gente que nos apoya paga sus gastos más un poco extra que aporta, y la tercera son donadores internacionales interesados en que sigan presentando la ayuda.

El barco va a cualquier país que otorgue el permiso de entrar, desde Japón, Indonesia, África, el Caribe hasta Latinoamérica.

Mientras que para ser voluntario no hay límite de tiempo, la gente suele quedarse hasta dos años, muchos de ellos jóvenes por ejemplo de 18 años que después regresan para continuar con su vida. Tal ha sido el caso de Crista Shipman, de Estados Unidos quien a los 19 años puso de lado sus deseos de empezar una carrera para servir a otros primero, después de terminar el voluntariado planea regresar a su país para estudiar y dedicarse como fisioterapeuta.

Otro caso es el de Malerie Pillay de Sudáfrica, quien dejó el trabajo que tenía para embarcarse, aunque su padre se expresó preocupado por la renuncia y después de un par de años donde ha visitado gran número de países y aportado ayuda humanitaria planea regresar en febrero del año siguiente.

Malerie Pillay, de Sudáfrica.

O como el caso de Ross Harris, originario de Nueva Escocia, Canadá, quien viajó junto a su esposa e hijos por cinco años a bordo del buque, en estas fechas se ha trasladado especialmente a Veracruz para hacer una estancia de 10 días y visitar el buque.

En cada punto al que irá el barco tiene un equipo que le espera, es Annetta Kroeker de nacionalidad alemana quien se desempeña como coordinadora a cargo de viajar delante del barco con un equipo de voluntarios para preparar la llegada del barco en este caso en la ciudad de Veracruz.

Logos Hope trae a bordo son 400 tripulantes y todos se unen como voluntarios.

Cuando Annetta entró en septiembre de 2016 comenzó viajando a bordo del Logos durante un año en la librería, luego cambió de cargo y ahora está en Veracruz donde organizó los preparativos necesarios para el arribo de la librería flotante, comenta que ha estado al menos en unos 20 países.

Anneta junto con su equipo tratan de preparar todo para que la visita del buque sea exitosa, como organizar los eventos que se tendrán a bordo, así como las actividades y cosas que quiera hacer la tripulación en el lugar al que llega.

La organización tienen un sitio web en el que se puede acceder para saber los requerimientos y el contacto para unirse al buque como voluntario: www.gbaships.org, Entre ellos la coordinadora adelanta que es necesario ser mayor de edad y tener manejo del idioma inglés.

Foto: Alina Krauss

El proceso de adición es diferente en cada país, usualmente es un proceso de 8 meses, donde la persona tiene que demostrar varias cosas; que tiene el verdadero deseo de servir y la capacidad de comunicarse en el idioma inglés, que es el idioma oficial a bordo, que puede sustentarse económicamente ya que ninguno tiene salario, al igual que exámenes psicológicos entre otros requisitos.

Dependiendo el país se pide el monto monetario, al igual de la condición de la persona, por lo regular a países con mayor desarrollo se pide más, explica Pavel.

Desde 2009 el buque Logos Hope ha recorrido los siete mares para acercar la literatura y la cultura a los puertos alrededor del mundo.

Durante el protocolo inaugural en Veracruz el tripulante estadounidense Randy Grebe, presentó al Capitán de Logos Hope, Samuel Hils originario de Alemania; y al Gerente General Pil Hun Park quienes agradecieron y compartieron el honor de sentirse recibidos en puerto jarocho. Grebe mencionó que la mayoría de los voluntarios no había visitado Veracruz.

Foto: Alina Krauss

Pil Hun Park, originario de Corea del Sur mencionó que ha viajado desde 1994 a bordo de los barcos y hoy es director en el Logos Hope. “Logos significa verdad, y nosotros queremos vivir en la verdad, para que podamos ver una diferencia en este mundo, yo creo que podemos ver una diferencia si decidimos vivir juntos, podemos hacer una diferencia si le damos valor a cada persona que conocemos, y podamos hacer una diferencia si ayudamos a otro a mejorar su estilo de vida, cuando elegimos amarnos unos a los otros”.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -