Zumby Pixel

GASTRONOMÍA MARIDADA CON FILANTROPÍA

Por: Blanca G. Villarello

Publicado 12 marzo 2018 el 12 de Marzo de 2018

por

Por: Blanca G. Villarello

Siempre que dices chef, foodie, vinos, champagne, cocina fusión, la primera palabra que se viene a la cabeza de la persona que escucha es frivolidad o esnobismo; sin embargo, nadie se ha puesto a analizar la función que juega toda la industria culinaria en la economía de un país. En México los restaurantes generan 1000 millones de pesos al año, contribuyeron con casi 2% del PIB nacional, y ocupan el 2do lugar como creadores de empleos del país. Los chefs y cocineros compran productos locales e incrementan la variedad de productos agrícolas que se incorporan en los platillos que preparan.

La cocina fusión implica técnica, tecnología, investigación y preparación académica; champagne, vino, cervezas, etc., incluyen a los agricultores, trabajadores agrícolas, ingenieros, agrónomos, enólogos, embotelladores y todos los que están detrás de cada botella.

Pero tampoco nadie se ha puesto a pensar cómo algunos eventos gastronómicos muchas veces se realizan para apoyar a una causa social, a través de las contribuciones de los “foodies” o de los amantes de la cocina y los vinos, que asisten a este tipo de encuentros organizados por un sinnúmero de instituciones sin fin de lucro, y ni que decir de los patrocinadores y los voluntarios, que se unen a estas causas solo por ayudar, como es el caso en este ocasión de Sabores de Mexico y el Mundo.

Como ejemplo esta el evento que se llevó a cabo el pasado 3 de marzo en el Hotel Aqua Live de Santa Fé, que con gusto prestó 3 pisos de sus instalaciones para que se llevara a cabo la 7a. edición de “Los Sabores de la Ciudad de México”, organizado por la Fundación “Aquí Nadie se Rinde”. Este encuentro gastronómico es su principal fuente de recaudación de fondos anual.

Esta Fundación se estableció en el 2005 para apoyar a los niños con cáncer que necesitan trasplantes de órganos, dándoles ayuda terapéutica y económica a las familias de los chicos que están siendo tratados en la CDMX.

Los tratamientos que ofrece “Aquí Nadie se Rinde” solo se hacen en la capital del país, Guadalajara y parcialmente en Monterrey, por lo que familias de todo el país recurren a esta Fundación en busca de ayuda. La Institución ha apoyado a más de 5,800 niños desde su creación; un dato muy interesante es que el 70% de sus ingresos se va a los tratamientos y solo el 30% a los gastos de operación de la organización.

En esta séptima edición ¡se lucieron! ya que contaron con la colaboración de 36 chefs reconocidos de la Ciudad de México, algunos no nacidos aquí, pero cuyos establecimientos están localizados en esta gran urbe.

Lo increíble es el ánimo con el que cada uno de los cocineros contribuye al evento ofreciendo platillos y bebidas degustación. Me encanta que en un solo lugar puedas probar tanto cocinas tradicionales y modernas, así como productos nuevos y originales, como lo es esta guanábana gigantesca, producida en Chiapas y que se considera como un “power food”; se vende inclusive deshidratada y se puede cocinar de múltiples formas, en este caso el Chef Yogui la preparó tipo birria, sustituyendo la proteína animal.

También me fascinó conocer a un joven entusiasta del medio ambiente, que ya encontró una solución para el problema de la Totoaba, para los que no estén al corriente, el buche de este pez se cotiza en miles de dólares en Japón, por lo que ha sido objeto de sobreexplotación y pesca ilegal, por lo tanto, se ha prohibido su captura en el Mar de Cortés, ya que entre las redes se pueden llevar a alguna Vaquita Marina, lo cual es un grave problema ambiental en nuestro país.

Este chico ha encontrado la solución para cultivar la totoaba y para que también la podamos disfrutar en nuestro país, sin pagar precios estratosféricos.

Este año estuvo como invitado especial a Carlos Gaytán del restaurant Mexique en Chicago, que fue el primer mexicano en recibir una estrella Michelin y en experimentar con cocina mexicana tecnoemocional en el extranjero. ¡Gran orgullo mexicano!

Entre los grandes restaurantes tradicionales de México, contamos con los deliciosos platillos de Mamá Titita, dueña de los restaurantes El Bajio, y Gerardo Vazquez Lugo de Nicos, dos “must” de los amantes de la cocina mexicana.

En la parte internacional tuvimos una amplia selección de restaurantes con cocina española, italiana, árabe, francesa, peruana, que te da una pequeña idea de cómo la capital de nuestro país se está convirtiendo en un destino gastronómico, y que esperamos poco a poco vaya permeando al interior del país. Entre ellos podemos mencionar a Eloise, El Club Alemán, Jaleo, Mexsi Bocu, J de José Andrés, Loretta, Roemina.

Pero otro tema que a mí en lo particular me emociona mucho y me fascina es la cocina de los jóvenes cocineros mexicanos, que se atreven a hacer propuestas nuevas; les puedo mencionar, a Agua y Sal, excelente para ir a comer fusiones de pescados y mariscos; Pasillo de Humo, que como su nombre lo dice se basa en técnicas de ahumados; Sepia otra propuesta de cocina del mar en la colonia Roma; Cocina de Autor como Atalaya, Zanaya y Kaye, que como les gusta definirse, es una cocina sin reglas.

También no puedo dejar de mencionar la presencia de uno de los mejores chefs mexicanos, comprometido con su región, con sus tradiciones y que siempre que se trata de ayudar está presente, Alejandro Ruiz, quien abrió un extraordinario restaurant oaxaqueño en Polanco, Guzina Oaxaca.

Obvio hubo una parte dulce en donde estaba Da Silva y su fantástica panadería, Sal y Dulce Artesanos, los fabulosos postres del mismo Hotel Aqua Live, Di Postre y Mario Terres.

Tampoco podían faltar otro tipo de bebidas como el ron Flor de Caña, Mezcal Creyente, Cerveza Artesanal Tempus.

¡Para finalizar un buen café de Puebla de Vía Corta o un Nespresso que siempre me hace suspirar por George Clooney!

Y como dijimos al principio: ¡¡¡Aquí nadie se rinde!!!

- US -