Zumby Pixel

¿Qué opinión tendría Esther Vilar del día de la conmemoración del día de ayer?

Por: Lic. Guillermo Ingram
Esther Vilar

Publicado 09 marzo 2018 el 09 de Marzo de 2018

por

La señora mencionada en el título, es la autora de “El varón domado”, una escritora argentina que en 1973 se aventara ese texto que fuera un best seller, en donde realizara un análisis de cómo la mujer tiene dominado (o domado) en todo momento al hombre. Y según ella, el hombre pasa del dominio de la madre al dominio de la esposa. Fue tan comprado, leído, admirado y criticado el libro en cuestión en su momento, que hasta la casa de la autora resultó en una ocasión apedreada por algunas mujeres. Leí el libro y debo confesar que me dieron mucha risa los ejemplos manejados por la autora, pues en varios de ellos ya había yo caído en manos de algunas amigas.

Esther Vilar estudió medicina y antes de escritora practicó, por lo que no dudo, amén de haber realizado algunas observaciones in situ, tuvo una buena cancha académica para fundamentar debidamente sus argumentos. Pero, de que el libro está de lo más real y risible ¡Ni duda cabe! Cabe decir que la autora aún vive y en la actualidad cuenta con 82 años de edad.

De lo que siempre me acuerdo de tal libro, y río, es del hecho por ella establecido que el hombre pasa del dominio de la madre al de la esposa y por lo tanto está condicionado a obedecer, consciente o inconscientemente a una mujer. Y sí, en eso le concedo mucha razón. De este principio parte ella para decir que siempre se ha manejado en forma chusca los antagonismos entre el yerno y la suegra. Ella asegura que la verdadera guerra se da entre la suegra y la nuera, pues lo que está en juego es “el hombre” que se disputan entre ellas y que ellas consideran de “su” propiedad.

La anterior tesis de Esther Vilar permite establecer entonces por qué el peor enemigo de una mujer, es… ¡Otra mujer!

SIEMPRE LO DISCUTO CON ELLAS, SOBRE TODO CON LUPE

¡Y, sí!, incluso, es lo que siempre discuto con mis grandes amigas las Lorenzo Licona, de que las creadoras y continuadoras del machismo, paradójicamente, es la misma mujer, pues ellas quieren para “sus” hombres ¡Lo mejor! Y entonces no hay mujer que esté al nivel de sus hijos varones. También me dio bastante risa cuando leí en el texto que: “La mujer no se viste para un hombre, se viste para las demás mujeres, para que vean que ella posee un hombre que le puede proporcionar el dinero suficiente para estar siempre bella y vestida con lo mejor”. También cuando establece que uno de los triunfos mayores de la mujer, es ¡Casarse! Y al estar fuera del templo, mostrarse a todas las demás mujeres como una triunfadora, que logró atrapar a un espécimen de hombre que ahora la mantendrá.

LO DEDICÓ A LOS HOMBRES SIN VALOR PECUNIARIO

Incluso, si mal no me acuerdo, ella dedica su libro a los hombres que carecen de todo valor, lo cual les da la oportunidad de no ser sometidos. El libro comienza con la historia de una mujer con aspecto indefenso al lado de una carretera, viendo con angustia la llanta ponchada de su carro y con esta actitud logra que un varón se estacione adelante, se baje de su carro, le cambie la llanta y éste, sudoroso y mugroso por la faena recién realizada, quede contento al ver a la mujer partir contenta en su automóvil.

MÁS QUE GRATA CONMEMORACIÓN QUE DEBE SER HECHA REALIDAD

Pero, haciendo a un lado a la siempre gratamente recordada Esther Vilar, ayer se conmemoró en todo el mundo ¡A la mujer!, ese ser maravilloso que no sólo nos concibió en su ser, nos amó siempre y nos educó. Como también, llegado el momento, otra mujer, protagonizará el rito de iniciación del que habla mi cuate Antonio Machado, al establecer: “Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre en los labios de una mujer”. Y en beneficio de los varones, puedo y debo decir, que mi padre nos enseñó, a todos sus hijos varones, a respetar a las mujeres. Lamentablemente, ante las historias que leo a diario y veo en los medios electrónicos, un sinfín de papás no fueron como el mío, pues veo tal vez ellos y sus hijos, les dan muy mal trato a la mujer, las maltratan y hasta las matan ¡Eso es horripilante!

¡BLA, BLA, BLA, BLA!

Y por el otro lado, todos los años se habla y dice de la igualdad de la mujer y la igualdad de género, de ello hacen retórica muchos políticos, al ponderar tal hecho, que, en los hechos, si echamos un vistazo a la presencia de la mujer, comenzando por los poderes de la unión, el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo, en los dos primeros, la diferencia es como de diez hombres por cada mujer y en el último ¡Jamás ha habido una mujer (con esto no estoy hablando a favor de Margarita Zavala! Pues, como lo dije en su momento, habiendo sido una Primera Dama, jamás combatió o mostró los yerros de su marido como Presidente. Y eso, ni se vale, ni es aval para que se le considerara un buen elemento para ocupar tan importante magistratura).

LA MUJER DEBE OCUPAR SU SITIAL ¡DE IGUALDAD ANTE EL HOMBRE!

Debemos luchar hombro con hombro con las mujeres para que logren el sitial que deben tener, pues están tan o mejor preparadas que nosotros los varones, por lo tanto, la igualdad y el respeto hacia ellas debe ser un hecho, no una demagogia.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

 

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -