Zumby Pixel

Chupan “Faros” los “Delicados”

Por: Guillermo Ingram
Chupan "Faros" los "Delicados"

Publicado 13 marzo 2018 el 13 de Marzo de 2018

por

Me enteré que los cigarros “Delicados” desaparecen del mercado y van a hacerle compañía a los “Alas”, los famosos “Faros” y “Tigres”, desaparecidos hace ya mucho.

En su momento y creo hasta la década de los setentas, todas esas marcas de cigarrillos eran fabricados por “Cigarros la Tabacalera Mexicana” (CIGATAM), pero, los compró “Philip Morris” y ahora le tocó el turno a los “Delicados” o también llamados en el argot popular “Delincuentes”. Según esto, ahora el nombre de estos últimos será “Chesterfield”, o sea, los anglicismos nos invaden a todo meter.

SI, LA GENTE MUERE, PERO ¡LO DISFRUTADO NO SE LOS QUITA NADIE!

No quiero hacer de este comentario un ataque político, diciendo los mexicanos hasta en los cigarros perdemos identidad. Pero si decir una agradable remembranza. Pues no obstante los “Delicados” fueron la causa del enfisema pulmonar que se llevara a la tumba a mi señor padre, él, murió por su propio gusto y prácticamente fumando desde que nació hasta que murió. Amén de que otros vecinos y vecinas, fumaban esta marca.

Claro, llegar a ver a mi padre tan afectado, me hizo reflexionar, pero, no obstante, él jamás me dijo se arrepentía de haber fumado, pues en sus postrimerías, ya estaba terminando un “Delincuente”, cuando ya estaba encendiendo el otro. O sea, el que por su gusto muere ¡Hasta la muerte le sabe! Y creo mi padre, aunque con los problemas propios del enfisema, murió por su gusto.

¡EL “GOLPE” DEL HUMO!

En mis años mozos, recuerdo cómo fumé los “Marlboro”, luego los “More”, los “Benson and Hedges” y rematé con los “Marlboro”. Jamás me gustaron los “Raleigh”, que eran incuestionablemente los de batalla.

Sin duda, por la influencia de mi señor padre y el humo de sus cigarrillos le tomé afición al tabaquismo también.

¡QUE RICO FUE FUMAR!

Fumé y lo disfruté, pero, en una ocasión que coincidió un incremento en los cigarros, en lo que iba fumando en tanto conducía, un pedazo de braza le cayó a una camisa recién comprada que me gustaba mucho, me disgustó y decidí dejar de fumar. Pero, a los pocos años de abstinencia, en mi gusto por el tabaco, me aficioné por los puros. Ahora, finalmente ya no fumo porque no me llama la atención. Pero, en lo absoluto critico a quienes fuman, pues fumar, para mí, fue siempre placentero, sobre todo cuando estaba echándome mis “copiosas” o después de comer ¡Qué rico!

PROGRAMA DE UN GRAN HUMOR BLANCO, DONDE NO SE DECÍA UNA SOLA MAJADERÍA

Recuerdo que en este espacio les platiqué las peripecias del “Club del Hogar”, un programa hecho a base de puros comerciales y paradójicamente ¡Tenía un enorme raiting!, fue el de más duración en todo el mundo y, precisamente, el terrible Madaleno luego le tomaba el pelo a Daniel Pérez Arcaráz al citar otros anuncios que no estaban entre los patrocinadores. Fue precisamente cuando en la TV existía el anuncio aquel de los “Delicados” (todavía en la tele pasaban comerciales de cigarros), cuando llegaba un mexicano a los EUA, al pasar aduana y abrir las maletas, se veían varios paquetes de esos cigarrillos y entonces el “güero” de la aduana exclamaba con mucho acento gringo: “¡Tantous delicadous!”. Ese día, en el “Club del Hogar”, llegó Vilma Traca y le dijo a Madaleno: “¡Padrino, me siento mal!”, luego, llegó el payaso “Caralimpia” también con él y le dice: “Madaleno, me siento mal”. Para esto, Daniel Pérez Arcaráz se las comenzó a mascar de que algo no andaba bien y se puso en guardia, entonces, “El Niño Negro”, también pasó con Madaleno y le dijo: “¡Madaleno, me siento mal!”. Entonces el aludido exclamó: “¡Tantos delicados”.

En ese momento Pérez Arcaráz correteo a Madaleno por todo el estudio porque le iban a cobrar ese comercial.

SIN DUDA ALGUNA NO DEJARON TÍTERE CON CABEZA

Pues bueno, esa es y ha sido la historia del tabaco mexicano, que después de haber sido, como la mayoría de las empresas de México, nacionales a ultranza, con capital y personal cien por ciento mexicanos, ha terminado finalmente en manos de extranjeros, que sepa el diablo a dónde irá a parar toda la utilidad que produzcan. Podría ser en todos lados, menos en México, esto para detrimento de la economía nacional y del pueblo de México.

O sea, se ha vendido y se vendió todo ¡Hasta los “Delicados”! Quien quita y al rato hasta el idioma mismo se venda y de pronto ya ni el actual “espángles” estemos hablando, sino la jerigonza esa con la que ahora se comunican los sobrinos del Tío Sam.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -