Zumby Pixel

Atrapados con una red

Por: Maricarmen Delfín Delgado
Atrapados con una red

Publicado 14 marzo 2018 el 14 de Marzo de 2018

por

La vida está en constante cambio, el planeta gira sin parar sus movimientos naturales, nuestro cuerpo y la naturaleza están en cambio permanente sin que nos percatemos. Así también las sociedades están inmersas en este remolino que envuelve, absorbe y atrapa, que es el cambio en la forma de interpretar y percibir el mundo, con modificaciones casi imperceptibles en el pensamiento humano.

La tecnología es un concepto que también está en constante cambio, con un avance que pareciera lo marcaran los segunderos del reloj, lo que obliga al seguirle el paso para no quedar rezagados en la ignorancia. Esta necesidad es propia de la naturaleza humana y la satisfacemos con la comunicación, proceso constante desde el nacimiento hasta la última etapa de la vida, medio por el cual expresamos deseos, necesidades y emociones como parte de un proceso esencial para el desarrollo de todo ser.

Aprovechando el avance tecnológico hemos logrado cubrir la necesidad de comunicación mediante las herramientas que nos proporcionan las redes sociales, principalmente Twitter y Facebook, como la plataforma ideal donde intercambiamos todo tipo de información, principalmente de tipo personal, con gente que por otro medio hubiera sido imposible hacerlo. Esta forma de interactuar es ya común para muchos usuarios en todo el mundo, facilitando la difusión de sucesos cotidianos como de noticias y hechos importantes en el acontecer mundial.

Las redes sociales son un nuevo modo de comunicar, en ellas las noticias se difunden más rápido con reacción a ciertos acontecimientos de manera inmediata y en tiempo real, reenviando o retuiteando dicha información desde los primeros minutos de haberla subido a la red. Los usuarios reaccionan al acontecimiento de forma refleja y con un comportamiento emocional como la indignación o la alegría que se propagan en forma viral.

Expertos en comunicación afirman que se transforma de una red social a una red “nerviosa” porque con poca provocación surge una gran reacción, resultando un campo fértil para la manipulación y la divulgación de contenido no confiable que busque beneficiar a usuarios mal intencionados.

La credibilidad es un punto importante pues sólo se muestra una parte de la información o lo que el usuario deja ver intencionalmente, se trata de una realidad incompleta. Los cibernavegantes buscan sólo la información que cubra sus expectativas, sin obstáculos financieros, técnicos o políticos para hacer que su opinión se conozca. Se puede tomar partido de algún suceso sin justificar la opinión con el sólo hecho de seleccionar el botón “compartir” y mandarlo a circular influyendo en el criterio de otros más.

La falta de control propicia que cualquier persona ponga a circular información falsa, en internet hay más probabilidades que se extienda una noticia falsa por la facilidad que tiene cualquier usuario de subir lo que le plazca y porque en poco tiempo se vuelve viral.

Existe una gran variedad de redes sociales pero las más usadas son Facebook, Twitter, Instagram, Linken, Google +, siendo las dos primeras son las más socorridas por los navegantes virtuales. En 2017 se calculó que Facebook tenía un aproximado de 2000 millones de usuarios, la mayoría desde su teléfono móvil, especialmente para ver video lo que lo convierte en un rival para You Tube.

En cambio Twitter ya ha sido superado por Instagram, aunque sigue siendo la red de mayor difusión informativa y usada por agencias de noticias cuyos portales son consultados cotidianamente por sus seguidores que comparten información de todo tipo, así como mensajes cortos, buscar eventos y hasta encontrar trabajo, con la característica particular de su simplicidad.

El éxito de Twitter y Facebook como las redes más visitadas es gracias a la facilidad que existe para adquirir un teléfono celular, pues es por este dispositivo que sus usuarios se mantienen conectados e interactuando en las comunidades virtuales, para conversar, informarse, compartir fotos, ver videos y mensajear por Messenger.

Es frecuente repetir la frase: nada con exceso, todo con medida, como recomendación para mantener la salud física y mental en cualquier plano de la vida, pero también puede aplicarse al consumo excesivo o permanencia dentro de una red social o navegando en internet, tanto que se vuelve una necesidad compulsiva, se puede observar por la calle o en cualquier sitio cerrado como el cine, a personas que checan la pantalla del móvil como un acto enfermizo, tropezando y atropellando a todo el transeúnte que se cruza en su camino. Tengamos cuidado con el uso de este medio para no quedar como peces agonizantes, atrapados en la red.

[email protected]
Miembro de REVECO A.C.

US - US -