Zumby Pixel

Trump inicia una guerra comercial sin considerar consecuencias

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga
Foto: Agencias

Publicado 03 marzo 2018 el 03 de Marzo de 2018

por

Estados Unidos sería el país más perjudicado: FMI

Donald Trump obtuvo el título de bachiller en economía en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania en 1968. En 1971, se hizo cargo de la empresa familiar de bienes raíces y construcción Elizabeth Trump & Son, construyendo, renovando y gestionando torres de oficinas, hoteles, casinos y campos de golf, como el legendario Hugh Hefner adquirió los derechos de los concursos de belleza Miss USA y Miss Universo desde 1996 hasta 2015, y de 2004 a 2015, participó en The Apprentice, un reality show de NBC. Su riqueza, heredada, es incuestionable; sus estudios en economía, casi truncos; y lo de aprendiz, habla de su afán protagónico y de su tendencia a improvisar.

Con la mayor baja de impuestos en su país, iba bien, aunque todavía no se cuantifican los daños, pero ahora, cuando comiencen los despidos por la guerra comercial que está iniciando al gravar el acero y el aluminio importados, su “popularidad” declinará drásticamente. Para empezar, en su propio sector inmobiliario, en dónde todo depende de esos metales que está encareciendo.

Cuando dice que: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar” o que: “Cuando perdemos dinero con un país, no comerciamos más y ganamos”, demuestra sus escasos conocimientos sobre economía. Está declarando una guerra comercial de grandes consecuencias, que ya provocaron la caída de las bolsas de valores de su país y de los que pronto dejaran de ser sus socios comerciales. No calculó que el impacto por el aumento del precio del acero y aluminio recaerá directamente sobre los consumidores estadounidenses. Sus industrias como la automotriz y la petrolera serán las primeras afectadas, al aumentar sus costos de producción, desde el aluminio de las “latas” de refrescos hasta los motores de sus autos. Y el desempleo será peor que nunca.

US - US -