Zumby Pixel

Anticipan nueva crisis en Estados Unidos

Por: Dr. Armando Rojano Uscanga

Publicado 13 marzo 2018 el 13 de Marzo de 2018

por

Por lo tipos de interés a corto y largo plazo

La curva que nunca falla, la de tipos de interés en EEUU, se está aplanando, lo cual anticipa una nueva crisis, y si la tendencia continúa podría terminar invirtiéndose, lo que sería síntoma casi inequívoco de que la próxima recesión está a la vuelta de la esquina (13 meses de media). Según el consenso de los economistas, la pendiente de la curva de rendimientos es el mejor predictor de recesiones, sin embargo, aunque la curva se termine invirtiendo en esta ocasión podría ser diferente, dadas las novedosas características que conforman hoy la economía mundial: la fuerte intervención de los bancos centrales en los mercados de deuda a través de políticas no convencionales ultra-expansivas podrían haber estropeado la utilidad de la curva de rendimientos como vaticinador de recesiones.

El aplanamiento de la curva de tipos significa que el rendimiento de los bonos con vencimiento a corto plazo (letras o bonos a uno o dos años) se está acercando al rendimiento del bono de 10 años, mientras que la inversión de la curva se produce cuando los tipos de interés a corto plazo son más elevados que los de largo. Este rasgo es poco habitual y se ha producido en momentos contados a lo largo de las últimas décadas.

En condiciones normales, la curva de tipos tiene una pendiente positiva, pues no es lo mismo prestar dinero durante tres meses o un año que hacerlo con una promesa de devolución a diez o veinte años. La deuda o los bonos con vencimientos más largos suelen ofrecer un interés superior (prima a plazo), porque un mayor espacio de tiempo es sinónimo de incertidumbre, puede ocurrir un shock inflacionario que erosione el valor real del dinero prestado, que el deudor desaparezca o que los tipos se disparen. En tres meses o un año, la incertidumbre es menor. Por eso, la curva de tipos comienza en la parte baja con las letras o pagares y va escalando hasta los bonos de mayor plazo. El riesgo y la incertidumbre se pagan con un mayor interés.

La pendiente de la curva de los títulos de deuda pública estadounidense ha disminuido, situándose en niveles no registrados desde los meses previos al inicio de la crisis financiera. De allí la probabilidad de que anticipe una nueva recesión. La preocupación está fundamentada: desde 1960 se han producido ocho recesiones en EEUU y todas ellas han venido precedidas por una inversión de la curva de rendimientos. Sólo en una ocasión, a finales de 1966, se produjo una señal falsa, es decir, un valor negativo de la pendiente que no fue seguido por la entrada de la economía en recesión.

- US -