Zumby Pixel

Un infierno ser mujer transexual en prisión

Ari Vera Morales, presidenta de la asociación civil "Almas Cautivas" cuenta su historia
Ari Vera Morales, Presidenta de la Asociación Civil "Almas Cautivas".

Publicado 08 marzo 2018 el 08 de Marzo de 2018

por

Por: Flor de Jesús Meza Cano 
Hace 9 años, su vida dio un giro muy brusco y las supuestas irregularidades en la realización de algunos contratos, la obligaron a pisar la cárcel por 4 meses.

Quizás en el momento más difícil de su vida, creo sin fines de lucro, la asociación civil “Almas Cautivas”, un 3 de junio del 2013.

Ari Vera Morales, presidenta de la asociación civil “Almas Cautivas”, junto con otras mujeres transexuales, desde hace cinco años, está trabajando a favor de la comunidad LGBTTTI, que son las siglas usadas para referirse a Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros, Travestis, Transexuales e Intersexuales, privadas de la libertad.

Al conocer en carne propia la situación de las personas transexuales, que están privadas de la libertad, Vera Morales, aseguró que se ha ganado mucho terreno, debido a que rara vez, reciben justicia y suelen ser ignoradas, menospreciadas o victimizadas por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Entrevistada por EL DICTAMEN, Ari Vera Morales, presidenta de Almas Cautivas A.C; aseguró que alrededor de 500 personas de la comunidad LGBTTTI, se encuentran recluidas en prisiones de la ciudad de México, por el delito de robo simple.

Foto: Facebook

 

Un 30 por ciento de esta cifra, son mujeres transexuales, es decir, entre 150 y 200.

“La mayoría se encuentra en los centros penitenciarios por el delito de robo simple, muchas de ellas asumen que han incurrido en este acto delictivo y algunas otras, comentan que han sido señaladas por los policías, por no incurrir en actos de corrupción, para que las dejen ejercer el trabajo sexual en las calles de la ciudad de México y algunas son señaladas por los clientes, digamos que el mismo sistema que aún discrimina, las han orillado a incurrir en estas prácticas, algunas culpables y algunas no”, comentó.

Lo cierto es que la discriminación, prejuicios y estigmas que existen en contra de este sector de la población, se ve reflejado en las sentencias y procesos jurídicos, por lo cual, las condenas que son otorgadas a las personas de la comunidad LGBTTTI, son las más altas.

“El problema es que la mayoría es reincidente ante el sistema, algunas que lo han cometido, lo vuelven a hacer debido a las situación económica que enfrentan y algunas porque también han sido señaladas una vez y vuelven a ser señaladas y las penas se vuelven más largas”, comentó.

Al no contar con el apoyo familiar y la falta de recursos para pagar un abogado, las obliga a condicionar su libertad a través de un defensor de oficio.

De ahí que los prejuicio de los juzgadores y los abogados de oficio, prevalece en los procesos jurídicos de las personas trans.

“Desafortunadamente las mayoría de las mujeres trans, no cuentan con el apoyo familiar, por lo cual no hay quien les pague un abogado, aunque el estado te otorga un defensor de oficio, pues muchas veces ahí prevalecen los prejuicios y estigmas en las sentencias y procesos jurídicos, por lo cual, las condenas que son otorgadas a las personas de la comunidad LGBTTTI, son las más altas”, comentó.

Foto: Facebook

Explicó que durante el 2014, Almas Cautivas A.C realizó un sondeo para determinar las sentencias que se le aplican a la comunidad LGBTTTI y éstas oscilan entre los 6 años y 6 meses, no menos.
Esto no les permite tener acceso a una posible pre liberación a través del pago de una fianza.

“Tomando en cuenta que nuestro código civil penal, dice que para recibir un beneficio preliberacional, tienen que tener condenas de menos de 4 años, nueve meses y si la media es de 6 años 6 meses, pues queda claro que las sentencias son más altas para que no alcancen esos beneficios de libertad y fianza, para que puedan recuperar su libertad de manera inmediata”, comentó.

Vera Morales, agregó que el “prejuicio, discriminación, estigma, el pensar que la mayoría de la personas trans son personas no gratas, enfermas, desviadas, que no deberían transitar por las calles y las cárceles se ven como un lugar idóneo para hacer limpiezas raciales, entre ellas las mujeres trans”.

Luego de 5 años ininterrumpidos de Almas Cautivas A.C; ha mejorado la situación de la comunidad LGBTTTI, que se encuentran en prisión.
En la actualidad, se les respeta su identidad y sus derechos humanos.

Es decir, ya no les cortan el pelo, ya no son castigadas por utilizar un labial, o por usar un sostén.

Dichas violaciones a sus derechos humanos, ya no suceden en la ciudad de México, pero anteriormente había una violencia sistemática que venía de dos frentes, desde el institucional y de la población en general.

VERACRUZ SIN DATOS DE SITUACIÓN DE LAS MUJERES TRANSEXUALES EN PRISIÓN

A pesar de los avances, se siguen suscitando actos de discriminación en su contra y preocupa la situación que prevalece en el resto de los estados del país, donde Veracruz, es un claro ejemplo, al existir un hermetismo con respecto a la situación de las personas de la comunidad LGBTTTI, que se encuentran recluidas en centros penitenciarios.

“Aún más porque Veracruz tiene un gobierno de derecha, que no habla, que no permite la agenda de la comunidad LGBTTTI, que no se respeta al ciudadano que está transitando y muchos menos a un ciudadano que ha perdido su libertad”, comentó.

Lo grave es que no existen datos ni se cuenta con estadísticas de cuántas personas de la comunidad LGBTTTI, están en prisión en la entidad veracruzana.

“Yo siento que es una falta muy grave del estado veracruzano, no atender a este tipo de población, al menos las personas privadas de la libertad”, comentó.

Se congratuló que en la entidad veracruzana, exista un surgimiento de activistas y organizaciones, sin embargo, están centradas en crear mejor condiciones para el colectivo que está en libertad, pero nadie se ha tomado la tarea de voltear a ver a las personas que están en las prisión.

“Siempre he dicho que hay 32 Méxicos, no es la misma situación de las mujeres trans en la Ciudad de México, como Veracruz, Monterrey, etc, definitivamente la falta de acceso a políticas públicas a beneficio de las personas trans, determina la vida de estas personas, la ciudad de México, tiene avances importantes pero le falta mucho por hacer, pero Veracruz no, las mujeres trans tiene que venir a la ciudad de México a tener un reconocimiento de su identidad, a que les den una nueva acta de nacimiento y regresan a su estado, no es válida”, comentó.

Destacó que en el estado de Veracruz, hace falta voluntad política, para tratar a todos sus ciudadanos de la misma manera.

 

UN INFIERNO; SER MUJER TRANSEXUAL EN PRISIONES DE MÉXICO

Existen estados donde la realidad es un infierno, donde no importa si se desaparece una mujer trans, si es asesinada, si no come, por falta de trabajo, si no tiene derecho a la educación.

Recordó que anteriormente al ingresar a un reclusorio de hombres, las personas transexuales eran víctimas de abuso sexual, por parte de los custodios y de la población general.

Además eran obligados a realizar trabajos forzados de limpieza, planchar y cocinar, para atender a otros reclusos con mayor jerarquía y poder al interior de los reclusorios.

“Estos abusos de poder, la misma comunidad trans no se da cuenta de esos abusos, ahora se da de una manera coercitiva, ahora es como eres mi pareja y te ofrezco la comida, bajo cierta dominación patriarcal y hegemónica de la masculinidad, tienes que ocupar ese rol y no se dan cuenta que están siendo violentadas”, comentó.

Destacó que al menos en la ciudad de México, ya no existen denuncias por agresión sexual en contra de la comunidad LGBTTTI.

“Las violaciones sexuales, honestamente ya no se dan en la ciudad de México, fue uno de los principales logros de Almas Cautivas, que ha hecho muchos talleres de empoderamiento y de conocimiento sobre sus derechos humanos, de ahí que las personas trans ya defienden sus derechos humanos, es por ello que ya casi no se dan, hay acoso y violaciones que son aisladas”, comentó.

Destacó que la labor de la asociación civil, Almas Cautivas, incluye también generar las condiciones que permitan mayores oportunidades de desarrollo para las personas LGBTTTI en libertad e impulsar una cultura de respeto e inclusión.

Los valores de Almas Cautivas se centran en la solidaridad, la empatía, la justicia, el respeto, la autonomía y el diálogo.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -