Zumby Pixel

Karma: Niño queda atrapado en elevador tras orinar los botones (VIDEO)

El video fue captado en China, donde se ve a un niño orinar por completo los botones, aunque cuando llega al piso donde debía bajar, las puertas no abren y causa un corto circuito
Foto: YouTube

Publicado 01 marzo 2018 el 01 de Marzo de 2018

por

  • El karma instantáneo es uno de los géneros de vídeos más populares.

O sea, ¿quién no quiere ver a un delincuente recibiendo su merecido justo después de haber hecho alguna de sus maldades? Activa una parte primaria del cerebro que está conectada únicamente al disfrute del sufrimiento ajeno, y como ya vimos que esta persona hace cosas malas, no tenemos que sentirnos mal por su sufrimiento.

Esto nos lleva a este jovencito que está en un elevador en Chongqing, China, y que se quedó atrapado después de orinarse en los botones. Sin duda es el mejor thriller de venganza de elevadores de la era moderna (sí, incluso mejor que Devil). El video se subió a internet con el nombre de “Joven chino descompone elevador con su orina”, pero echémosle un vistazo más de cerca.

Nuestro corto comienza con imágenes que muestran a un joven en un elevador. El chico, con lentes y una chaqueta verde, echa un vistazo rápido al ascensor para asegurarse de que está solo. Después de un par de segundos su mirada se encuentra con la pared de los botones y se forma una conexión. Se ve que nuestro chico está pensando que los botones no están lo suficientemente húmedos.

El chico, ya sea a propósito o porque simplemente se echó un montón de refrescos, obviamente tenía la vejiga bastante llena cuando se subió al elevador y, bueno, tenía que hacer lo que se hace cuando tienes la vejiga llena. Entonces, se desabrocha los pantalones y comienza a hacer de las necesidades que todos hacemos a veces. Excepto, que él obviamente está aburrido y decide hacerlo sobre los botones para empaparlos de arriba a abajo. La precisión que tiene hace que uno se pregunte si ya lo había hecho antes.

Sin embargo, en cuanto termina su obra, ¡llega el karma! El chico, ahora con los pantalones bien puestos, llega a su destino, pero la puerta no se abre por completo. Entonces, el diablillo tiene que tocar los botones (ahora empapados de orina). Estos botones, que seguro hicieron corto circuito por la orina, empiezan a cobrar vida prendiéndose y apagándose como si quisieran imitar a Linda Blair en El Exorcista.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -