Zumby Pixel

Joven acepta reto de comer un caracol y queda tetráplejico

Un joven australiano quedó cuadrapléjico tras comerse un caracol durante una fiesta.

Publicado 14 marzo 2018 el 14 de Marzo de 2018

por

Antes del incidente, Sam Ballard jugaba rugby y disfrutaba de la compañía de sus amigos y familiares, pero un día de 2010, alguien lo retó a comerse un caracol que se arrastraba por el piso.

“Te reto a que te lo comas,” dijo uno de sus amigos mientras le acercaba el molusco al rostro.

Sam, temiendo “ser considerado un cobarde” aceptó el reto, puso a un lado su copa llena de vino tinto y se tragó el caracol entero.

Niños de veinte años, vino tinto, alcohol, sentados en la mesa de un compañero: una babosa va sobre la mesa, alguien bromea sobre un desafío “, dijo Katie Ballard a 7 News Sydney en una entrevista al año siguiente.

Pronto, el joven de 19 años de edad comenzó a sentirse mal, por lo que fue llevado al hospital Royal North Shore, donde le diagnosticaron una infección del parásito conocido como Angiostrongylus cantonensis.

Este parásito, presente comúmnente en ratas, suele afectar, en casos muy raros, a los humanos, dañando su actividad cerebral. Pronto, la infección derivó en una meningoencefalitis eosinofílica y Sam cayó en coma por 420 días.

VIDEO: Un hombre intenta atacar a Merkel en el día de su reelección como canciller de Alemania

Prohibirá Francia a estudiantes uso de celulares en escuelas

Al despertar, Sam descubrió que ya no era el mismo: sus brazos y piernas ya no respondían a sus órdenes. Se había convertido en un tetrapléjico. Confinado a una silla de ruedas, Sam permaneció en el hospital por tres años más antes de ser dado de alta y regresar con su familia.

Katie Ballard, su madre, lo cuidó celosamente, pero pronto los costos del tratamiento que necesitaba Sam para sobrevivir se volvieron demasiado altos como para ser cubiertos sin ayuda económica.

Por eso se creó “Team Ballard”, una pequeña organización dedicada a recaudar dinero para cubrir los costos de manutención de Sam. Sin embargo, pocas veces esta iniciativa logró acumular la suma necesaria para cuidarlo.

Por un tiempo Sam pudo hablar y reunirse con sus amigos, pero luego perdió control sobre sus cuerdas vocales.

Desde entones Sam sufre convulsiones constantes y su temperatura corporal cambia dramáticamente varias veces al día. Además, tiene que ser alimentado por un tubo.

Al notar que Team Ballard había fracasado, la familia de Sam solicitó ayuda al organismo gubernamental para personas con discapacidad NDIS, mismo que en 2016 ofreció un subsidio de $492 mil dólares australianos.

Sin embargo, en septiembre de 2017, el NDIS le envió un mensaje de texto a Katie Ballard avisando que su apoyo económico sería recortado dramáticamente. La noticia dejó devastada a la familia Ballard.

Actualmente Katie y el resto de los familiares de Sam lucha por reunir el dinero suficiente para cuidar a Sam y salir de las deudas derivadas de su cuidado.

Tan solo de la enfermera, la familia debe $42 mil dólares australianos y el dinero que el NDIS les ofrece no alcanza para continuar cuidando a Sam, ahora de 28 años de edad.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

 

- US -