Zumby Pixel

Ríos de México, drenajes vivos

Hoy es el Día mundial del agua
Ríos de México, drenajes vivos

Publicado 22 marzo 2018 el 22 de Marzo de 2018

por

70% de los lagos, lagunas, ríos, y otros cuerpos de agua tienen algún grado de contaminación

Por: Javier Lendeche

Los ríos han estado presentes en nuestras vidas desde el inicio de los tiempos. En México existen alrededor de 160 ríos, estos pueden agruparse, según su vertiente, en occidentales, orientales e interiores, los últimos desembocando en lagunas interiores. Pese a la gran cantidad de ríos existentes, solo suelen considerarse a 42 de ellos como principales, debido a su extensión e importancia geográfica. Hoy 22 de marzo es el Día mundial del agua.

De acuerdo al primer Informe de la Contraloría Social, realizado al Programa de Tratamiento de Aguas de la Conagua en 2017, revela que un 70% de los lagos, lagunas, ríos, y otros cuerpos de agua en México tienen algún grado de contaminación. Según datos del INEGI hay 2 mil 461 puntos de descarga de aguas residuales municipales sin tratamiento con salida a un rio o arrollo en todo México, Veracruz tiene 200 puntos de descarga.

El asunto del mal manejo de las aguas residuales es un tema que nos persigue desde hace ya varias décadas. A finales de los años cuarenta el ahora Estado de México sufría de un grave problema de contaminación en sus cuerpos de agua debido al mal uso que la población hacia de ellos. Estos ríos que alguna vez llegaron a adornar el panorama de la ciudad se habían convertido en focos de infección, en parte gracias al precario sistema de drenaje que desembocaba en ellos. Culminando con el entubamiento de los ríos, en vez de invertir en la descontaminación de los canales y educar a la población en su cuidado. A pesar de los esfuerzos por lograr que el sistema funcione, la contaminación sigue estando allí.

Río Pánuco (Veracruz/Tamaulipas).

De acuerdo con el Inventario Nacional de Plantas Municipales de Potabilización y de Tratamiento de Aguas Residuales en Operación, actualizado a noviembre de 2015, publicado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), tenemos un total nacional de 3 mil 078 plantas, de las cuales solo funcionan 2 mil 477, por lo que, como mínimo, tenemos 601 plantas fuera de operación. Veracruz solo cuenta con 118 plantas de tratamiento para sanear los desechos de 212 municipios, sin contar las plantas que hayan rebasado su vida útil.

COEXISTENCIA

Los cuerpos de agua, tanto lagos como ríos, son de suma importancia para el desarrollo económico de muchos pueblos. Aquellas venas que circulan expuestas por la tierra han provisto de alimento a asentamientos humanos a lo largo y ancho del país, además, si la calidad del agua lo permite, funcionan como la principal fuente de agua potable.

Cientos de asentamientos humanos han formado su vida alrededor de estas corrientes de agua.

Río Papaloapan (Veracruz/Oaxaca).

Un claro ejemplo de simbiosis ocurre en las poblaciones aledañas al área protegida de Agua Azul en Chiapas: aquí los residentes viven de la derrama turística que generan las cascadas de Agua Azul. Estas cascadas son alimentadas por los ríos Otulún, Shumuljá y Tulijá; sin embargo, en noviembre de 2017, complicaciones con el flujo de los ríos provocó un cambio en el cauce de las corrientes, dejando sin agua a las cascadas. Este suceso movilizó a los habitantes de la zona en un esfuerzo por recuperar el cauce original del río. Ante la tardía respuesta del gobierno para solucionar una situación que afectaba sus ingresos, y por lo tanto su modo de vida, los habitantes de Agua Azul, armados con picos, barretas y palas devolvieron el curso del agua a las cascadas.

Sin embargo, son pocos los casos en los que un grupo de personas se involucra tanto en la conservación de un recurso tan frágil como son los ríos. Pese a que antaño fueron decisivos para nuestro crecimiento como civilización, en nuestros días son apenas un leve recuerdo, una metáfora de incalculables proyecciones ancestrales, grabada hace años en poemas y narraciones que nos recuerdan nuestro vínculo con la naturaleza.

LAS VENAS DE MÉXICO

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), siete ríos reúnen el 87% del agua superficial de todo el país, estos son: Grijalva-Usumacinta (Tabasco), Papaloapan (Veracruz/Oaxaca), Coatzacoalcos (Oaxaca/Veracruz), Balsas (Guerrero/Michoacán), Pánuco (Veracruz/Tamaulipas), Santiago (Jalisco/Nayarit) y Tonalá (Tabasco/Veracruz).

Río Grijalva-Usumacinta (Tabasco).

CAUCES INTERMITENTES

Debido a las variantes climatológicas del país, en casi todos los ríos existe una diferencia notable entre el volumen de agua que llevan en la época de secas y la de lluvia. Por ello, muchos de los ríos que originalmente eran permanentes ahora se vuelven intermitentes, por lo menos en algunos tramos de su recorrido. Además del cambio climático, los movimientos en las placas tectónicas o incluso la descalcificación del terreno pueden causar fisuras, llamadas popularmente socavones, permitiendo la filtración de agua en el subsuelo.

Un caso reciente de fracturas en terrenos donde transitan grandes cuerpos hídricos fue el del río Atoyac, ubicado en la zona montañosa de Veracruz, el caudal del río comenzó a descender gradualmente hasta que desapareció en menos de dos días. Su desaparición repentina causo sorpresa y extrañeza en la prensa internacional. Un gran agujero de aproximadamente 30 metros de largo y 20 metros de ancho se había tragado la principal fuente de agua que abastecía a más de 10 mil familias. A un año de la estrepitosa huida del río Atoyac, se logró sellar el socavón con varias toneladas de piedras de cantera, lo que recobró la vida, por lo menos parcialmente, del rio.

 

 

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

- US -