Zumby Pixel

La pesca: un monstruo insostenible

Al de día de hoy, la pesca es una de las actividades comerciales más lucrativas del planeta. Con un volumen promedio de 2 mil millones de peces capturados cada año, la industria crece a un ritmo monstruoso.
En Veracruz la reducción en la producción ha ido en declive. En 2015 la producción bajo un 30 por ciento en comparación con años anteriores. Foto / PixaBay

Publicado 18 marzo 2018 el 18 de Marzo de 2018

por

Javier Lendeche / El Dictamen

Con el fin de satisfacer nuestras necesidades alimenticias, los humanos desarrollamos diferentes métodos de recolección y subsistencia, la pesca fue uno de los más importantes. Siendo una de las primeras actividades humanas, se tiene registro de ella desde la edad de piedra, aunque hay quienes sostienen pudo haberse practicado desde mucho antes.

Esta industria goza de una vida alejada de los reflectores, dada la lejanía y lo remoto de su actividad, su impacto en nuestra vida cotidiana es prácticamente invisible. Como suele ocurrir en la naturaleza, que no veamos algo no quiere decir que no exista. De mismo modo, el impacto en el planeta a casusa de la intensa actividad pesquera existe y ahora podemos medirlo.

Global Fishing Watch es una plataforma en línea gratuita que permite rastrear embarcaciones casi en tiempo real, lo que permite monitorear y medir la intensidad de pesca en diferentes puntos del globo. Gracias a dicha plataforma, y a un estudio publicado en la revista Sciencie, sabemos que China, España, Taiwán, Japón y Corea del Sur acaparan el 85 por ciento de la pesca en alta mar de todo el planeta, lejos de sus propias zonas económicas exclusivas.

Espacios marítimos

El mar, como las porciones de tierra, también está seccionado en territorios y se denominan “espacios marítimos”, los cuales son regulados por el Derecho Internacional del Mar. Esta regulación marca la diferencia entre espacios interiores, mar territorial, zona económica exclusiva y alta mar. En este caso, para fines aclaratorios, sólo hablaremos de los dos últimos.

La zona económica Exclusiva es una porción de mar donde cada país tiene exclusividad para navegar y pescar, dicha porción es de 370.4 km (200 millas náuticas) de extensión de la costa hacia mar adentro. Ningún otro país puede pescar en esta zona sin el debido permiso del país dueño.

La alta mar es el espacio marino situado más allá de las jurisdicciones nacionales, ya que escapa a la soberanía de los Estados. Este espacio es comúnmente llamado “Aguas internacionales” y es aquí donde ocurre el mayor porcentaje de pesca en el planeta, pues la captura de especies marinas es totalmente libre.

Imagen: PixaBay

Huellas globales

En el artículo “Tracking the global footprint of fisheries” publicado en la revista Sciencie, se recopila información de más de 70 mil barcos pesqueros, dando como resultado diversos mapas y gráficos que ilustran el impacto de la industria pesquera. Entre los datos que arrojó la investigación se destaca que más del 55 por ciento de la superficie de los océanos son explotados de manera industrial, más de la mitad de la superficie marina, esto es cuatro veces más que la superficie destinada a la agricultura en tierra.

Mark Carney, Gobernador del Banco de Inglaterra, se ha pronunciado recientemente sobre los peligros de la sobrepesca. Una creciente ola de evidencias señala que las poblaciones de peces en todo el mundo están disminuyendo tras décadas de sobreexplotación. Una de las prácticas que más daña a las poblaciones de peces es la técnica de captura por arrastre, dicha técnica es poco selectiva, siendo extremadamente dañinas para los fondos acuáticos. La pesca de arrastre se encuentra regulada en la mayoría de los países, sin embargo; los grandes volúmenes de pesca se hacen en alta mar, por lo que su regulación en aguas internaciones es inexistente.

Se necesita el apoyo de todas las naciones para poder regular y reparar los daños en el stock marino (población explotable de peces). De no ser así, enfrentaríamos una gran escases que afectaría a la economía de manera grave.

La pesca en México

Mientras que Europa y Asia se disputan el mercado global con tácticas de pesca cada vez más agresivas para la fauna marina, en México la pesca es una actividad económica a la que poco se mira actualmente. Las razones para tal desinterés gubernamental no son del todo claras, podríamos señalar al centralismo excesivo que han propiciado las administraciones contemporáneas o al desplazamiento de las comunidades pesqueras por megaproyectos (turísticos, energéticos o inmobiliarios) a los que se les impide continuar con su oficio, condicionándolos a la precariedad.

Imagen: Archivo

Según datos oficiales del INEGI, México tiene 11 122 kilómetros de litorales, España que fue el tercer lugar en volumen de pesca a nivel global en 2016, tiene solo 7 mil kilómetros de litorales. Pesé a la gran diferencia de potencial territorial México no logra entrar entre los 16 primeros lugares. La gran extensión de litorales significa un gran potencial de recursos pesqueros; sin embargo, la actividad pesquera no está lo suficientemente desarrollada.

En Veracruz la reducción en la producción ha ido en declive. En 2015 la producción bajo un 30 por ciento en comparación con años anteriores, de 75 mil toneladas que se producían al año bajo a 55 mil toneladas, según Rafael Cruz Hernández, director de la Sedarpa en 2015.

El panorama veracruzano en torno a la pesca es poco alentador, con la reducción de la producción a causa de factores ambientales, como el calentamiento de las aguas, o la acidificación del mar, y las alteraciones de los espacios comunes para su práctica (como la ampliación del puerto) es claro que, tanto el gobierno, como los empresarios deben interesarse en rescatar e incentivar la práctica de la pesca.

Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales y estarás al pendiente de noticias relacionadas con el medio ambiente. ¡Sé parte del cambio!

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -