Zumby Pixel

Señales de que eres un “Alma Vieja”

Di sí a la mayoría de esto y sabrás si eres una alma vieja
Foto Captura Más allá de los sueños, Robin Williams

Publicado 30 marzo 2018 el 30 de Marzo de 2018

por

Cuando hablamos de la edad del alma, hacemos referencia a ese desarrollo espiritual a través de las experiencias en este mundo, y no solo a la cantidad de veces que hemos reencarnado. Lo que realmente cuenta no es la cantidad, sino la calidad del aprendizaje. El individuo, a medida que profundiza en los misterios de la existencia, se vuelve más consciente de su espiritualidad desencadenando un proceso en el que su alma comienza a envejecer

Acostumbran a estar a solas

Ya que las almas viejas tienen poco o nulo interés en las actividades de las personas de su edad, tienen la certeza de que es algo lamentable desarrollar una amistad con individuos que tiene dificultad para entablar relaciones y, por eso, las almas viejas tienen a apartarse la mayor parte del tiempo, evitando relacionarse con otras personas.

 

Aman el conocimiento, la sabiduría y la verdad.

Sí, pareciera un tema un poco grandioso y excesivamente noble, pero naturalmente las almas viejas tienden hacia el lado intelectual de la existencia, intrínsecamente comprenden que el conocimiento es poder, que la sabiduría trae felicidad y que la verdad libera. Entonces, ¿por qué no procurar esas cosas? Dichas actividades tienen un mayor significado para ellas que leer sobre chismes del espectáculo o los últimos resultados del fútbol.

Poseen una inclinación espiritual

Las almas viejas por naturaleza tienden a ser emocionales, sensibles y espirituales. Superar los límites del egoísmo, buscar la iluminación y promover el amor y la paz son las acciones principales de estas personas. Lo ven como la forma más sabia y gratificante de emplear su tiempo.

 

Entienden la transitoriedad de la vida

Las almas viejas suelen vivir atormentadas con remembranzas no solo de su propia mortalidad, sino también de todo lo que los rodea, en ocasiones eso hace que se vuelvan cautelosas y se retiren, eligiendo sabiamente la forma en que pasarán su vida.

Son introspectivos

Las almas viejas suelen pensar mucho sobre el todo, y su capacidad de reflexionar y aprender de sus acciones y de los otros son su fuente principal de aprendizaje en la vida, una de las razones por las que estas almas son tan sentimentales es porqué han aprendido muchas lecciones y son dueños de un enorme conocimiento sobre las situaciones de la vida gracias a su capacidad de escuchar y observar con atención lo que pasa a su alrededor.

Tienen una mayor perspectiva

Muy pocas veces las almas viejas gastan sus energías en los asuntos superficiales haciendo esfuerzos inútiles. Tienden a ver la vida de una forma panorámica, analizando cuál es el camino más lógico y significativo para abordar su existencia. Cuando se enfrentan a los problemas tienden a verlos como asuntos temporales y pasajeros, cuyo único fin es aumentar la cantidad de alegría que sentirán en el futuro. En consecuencia, las almas viejas tienen a ser de naturaleza estable.

No son materialistas

La fama, el estatus social, la riqueza y cosas como el último iPhone son una carga para las almas viejas, ellas no ven un propósito en procurar cosas que les pueden ser fácilmente arrebatadas, las almas viejas tienen poco interés y tiempo en asuntos de corta duración en la vida, pues a menudo tienen poco significado o satisfacción duradera.

Un niño extraño socialmente inadaptado

No siempre sucede, pero muchas almas presentan rasgos curiosos de madurez a edades tempranas, muchas veces estos niños reciben el título de “precoces”, “introvertidos” o “rebeldes”, pues no cuadran en el comportamiento tradicional esperado. Por lo general estos niños resultan ser extremadamente curiosos e inteligentes, ven una gran inutilidad en muchas cosas que sus padres, amigos o profesores les dicen y que de forma pasiva o agresiva resisten. Si puedes conversas con tu hijo o hija como si se tratara de un adulto, probablemente tengas a un alma vieja a tu cuidado.

Apenas sienten la “edad”.

Muchos de los sentimientos que acompañan a las almas viejas son de desconfianza, cansancio mental, paciencia y una calma admirable. Desafortunadamente, estas características pueden ser interpretadas como signos de frialdad y desinterés, que no es más que uno de los muchos mitos que rodean a las almas viejas. Así como algunas personas en la tercera edad dicen ser “jóvenes de corazón”, algunos jóvenes también pueden ser “viejos de corazón”.

TAMBIÉN síguenos en FACEBOOK  ED ENTRETENIMIENTO

Queremos que nos mandes un CORREO ELECTRÓNICO  [email protected] para dudas, comentarios o declaraciones de amor.

- US -