Zumby Pixel

Salma Hayek: el éxito es una mujer veracruzana

Columna de Entretenimiento que formó parte del especial impreso por el Día Internacional de la Mujer.
EFE

Publicado 08 marzo 2018 el 08 de Marzo de 2018

por

Originaria del “lugar donde se esconde la serpiente”, de la tierra veracruzana con olor a venado y pescado, Salma Hayek Jiménez no sólo se hizo de un sitio en Hollywood, sino que llevó un pedacito de Veracruz al mundo.

Veracruzana de nacimiento, Hayek creció en Coatzacoalcos, Veracruz, desde niña cultivó su talento artístico para convertirse en actriz. Pasó del teatro a las telenovelas mexicanas, pero no conforme con el éxito nacional, su ambición logró conquistar la gran pantalla de Hollywood. Los Ángeles, California la vio empezar desde cero con pequeños papeles aquí y allá, hasta que llegó su gran oportunidad en la película Desperado con aquel actor español.

Mexicana y altruista desde muy joven, invierte tiempo y dinero en causas que apoyan a mujeres de todas partes del mundo, son  mujeres que enfrentan obstáculos diarios para sacar adelante a sus hijos. Salma también se preocupa por combatir monstruos como el cáncer y el virus del VIH, enfermedades injustas que no ven diferencia entre lo bueno y lo malo, entre un adulto o un niño. Durante las catástrofes que invadieron México el año pasado no dudó en ayudar, no sólo con recursos económicos, igualmente con palabras de apoyo que hacían frente a la evidente magnitud del problema.

Cuando fue tiempo de hablar por la voz femenina, Salma compartió una columna en donde detalla, sin miedo, el acoso sexual y el comportamiento abusivo sufrido por parte de esa escoria que llamamos “medio artístico”, irónicamente, mientras interpretaba a un símbolo de poder femenino: Frida Khalo. A través de su dolor, Hayek recuerda: “eres alguien”, enfatiza lo innecesario de un tercero que ponga precio al valor de las personas, y mucho menos de las mujeres. Con su ejemplo, Salma invita a no tener miedo y alzar la voz para poner fin a una horrible era, para que el sexo no devalúe el trabajo de cada una en industrias gobernadas por el poder y la riqueza. Discurso, tras discurso, la porteña se esfuerza por hacer presente el movimiento en cada premiación, recuerda que la mujer no es un pedazo de carne que puede intercambiarse a placer. Mientras toma inspiración de quienes no se rigen por una sociedad que enseñó a callar, la actriz no ve la hora de poner fin a eso de que un hombre puede hacer lo que quiera con las mujeres. Se trata de una mujer que tomó el valor de amenazar a quien con el mismo descaro le acosaba, una mujer que recibió críticas, reproches y odio por defenderse de un abuso sólo por no utilizar palabras “aprobadas por la sociedad”.

Ella es Salma Hayek, porteña, veracruzana, mexicana y mujer. Quien entre la vorágine del vano mundo del espectáculo, sabe levantar la voz femenina contra el abuso del prostituido medio. La porteña se ha convertido en el ejemplo de la mujer que se esfuerza por salir adelante. Una veracruzana que es, en palabras de ella: “un espíritu imparable que rompió muros y percepciones contra su género, raza y etnicidad para contar su historia”.

Marymar Álvarez

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Queremos que nos mandes un correo a [email protected] para dudas, sugerencias o declaraciones de amor.

- US -