Fernández fue dueño del conjunto celayense en los años 90; adquirió la franquicia cuando era Primera A y consiguió el ascenso al máximo circuito tras ganar 1-0 a Pachuca en la final.

Fue capaz de traer al futbol mexicano a Emilio “Buitre” Butragueño, quien jugó en México de 1995 a 1998 y a Miguel González (1996-97), en esa misma campaña repatriaron Hugo Sánchez, proveniente del Dallas Burn de la MLS.

Su incursión en el futbol mexicano se dio en 1970, con motivo del Mundial 70. Junto con otros empresarios compró un equipo de fútbol de la Segunda División y le puso el nombre de Toros de Texcoco; posteriormente, el club se llamó Atlético de Cuernavaca que años después cambió a Atlético Celaya, cambiándose a la ciudad de Celaya para jugar en el Estadio Miguel Alemán.

En 1994, los cajeteros ascendieron a la Primera División al imponerse en la final de ascenso al Pachuca (1-0). A los pocos meses fue contratado Butragueño.

En 1997, Fernández compró la totalidad de las acciones del club y es cuando completó su tridente con la contratación de ‘Míchel’ y Hugo Sánchez.

Después de la gloria, Celaya vivió malos momentos económicos y en 2002 el empresario vendió el equipo y se desligó de forma definitiva del futbol.

El 30 de junio cumpliría 78 años de edad).

Con información de ESPN.