Zumby Pixel

¡Vamonos al ritmo del mambo número 8 de Pérez Prado!

Por: Lic. Guillermo Ingram
¡Vamonos al ritmo del mambo número 8 de Pérez Prado!

Publicado 22 febrero 2018 el 22 de Febrero de 2018

por

Cuando en mis años de secundaria (hace poco relativamente), recuerdo mi afición a leer a Rius. En una ocasión que hacía la crítica del entonces sistema electoral mexicano, vi cómo en una de sus muy motivantes caricaturas dibujó una botarga de un payaso y debajo de ésta en grandes letras y varios signos de admiración decía: “¡¡¡Mexicanos, a votar!!! Claro, eran los años del otrora hegemónico PRI, tiempos de Echeverría. Me dio mucha risa entonces tal definición de las elecciones en México. Pero, hoy, que la “democracia” está en su pleno “esplendor”, que como dijera en una ocasión el sempiterno líder de la CTM, Don Fidel Velázquez Sánchez sobre aquel tiempo de apertura y democracia transparente: “Es tan transparente que ni se ve”. Don Fidel ya podía darse el lujo de criticar el sistema político mexicano.

Pero en el presente, ya no es necesaria la botarga del payaso ¡No!, hoy las campañas electorales deberían estar acompañadas de un fondo musical del Mambo Número 8 de Pérez Prado ¿Por qué? Porque todo es una enorme pachanga en donde no se sabe nada, se dice mucho y a la vez nada, mucho menos se habla de ideales, de principios, de cómo se va a sacar a México del atolladero, sino que todos se culpan a todos y… aquí operaría lo dicho por el gran Cantinflas en una de sus películas con respecto a la Justicia (por aquello de que todos se dicen impolutos y echan camionadas de estiércol de toda índole a los contrarios): “La justicia, ciega, ciega, ¡pero bien que agarra!”. Así nuestros epónimos, prístinos y albos candidatos. Arrojan piedras y se dicen santos.

“LOS MUERTOS QUE VOS MATÁIS, GOZAN DE CABAL SALUD”

Yo creía que al famoso Napoleón, el líder minero (que jamás ha estado dentro de una mina –igual que los demás líderes sindicales, que ninguno ha trabajado en el oficio de los trabajadores que “representan”-) ya hasta se había petateado, pero resulta que en este Mambo Número 8 lo han revivido. Y ahí ha “volvido” a la palestra, con grandes reflectores. Y de pronto, como en aquella magnífica caricatura que siempre rememoro cada vez que hay oportunidad, del tristemente Chava Barragán, aquel sublíder sindical petrolero en la época de La Quina, que acusó a “El Trampas” de robo y corrupción, se ve a Chava Barragán con grandes orejas de Mickey Mouse en actitud de ir corriendo y llevando en su mano derecha, tomado por la cola a un minúsculo ratón; Chava va profiriendo gritos de: “¡¡¡Señor procurador, señor procurador!!!”.

Viene lo anterior a que mucho se le ha criticado a AMLO el haber designado a Napito como pluri al senado y se lo quieren comer vivo porque Napo es un gran corrupto y prevaricador de los fondos de los trabajadores de la minería nacional. Pero, cabría hacer un poco de memoria y preguntarnos ¿Por qué en su momento y sobre todo ahora, nadie de los críticos de AMLO también acusan al actual régimen haber ofrecido disculpas públicas a Raúl Salinas de Gortari, haberle devuelto todos sus inmuebles y además, exonerarlo de toda culpabilidad de corrupción? Cuando que todo el pueblo de México demandó en su momento que le quitaran todo.

¡Y LO QUE NOS FALTA!

¿Verdad que si estamos dentro de una pachanga con Mambo Número 8 y toda la cosa en este asunto de los señalamientos y señalizaciones de culpabilidades? Lo mejor de todo es que se acusan de todo, pero ¡Nadie denuncia y ni se investiga! Pues además, la mayoría de los delitos de los que se acusan los ahora candidatos, se persiguen de oficio.

¿Y EL PROCURADOR O FISCAL?

Además, hoy, dentro de las lindezas que estamos viviendo en nuestro país del “nunca jamás”, no hay procurador general de la república desde el 16 de octubre de 2017 ¡Y en México no pasa nada! ¡Todo marcha a la perfección! ¿Y los demás poderes, el Judicial y el Legislativo? ¡También, muy bien que están sus integrantes!

“LA ÚLTIMA LLAMADA”

La anterior aseveración me recuerda lo dicho por Mauricio González de la Garza, cuando los cambios de Presidente se daban en el auditorio nacional, cito de memoria: “Si en ese momento, en que dentro del recinto, se encuentra el Presidente saliente, el entrante, el gabinete saliente, el entrante, todos los gobernadores de las entidades federativas, todos los representantes de los otros dos Poderes, los más destacados empresarios del país, así como los representantes de los distintos credos del país y si de pronto se cayera el techo del auditorio matando a todos los concurrentes ¡En México no pasaría nada!”. Pues decía Mauricio y decía bien, México no es su gobierno, sino el pueblo. Lamentablemente el pueblo se encuentra avasallado desde aquellos remotos setentas, y al parecer a la clase política (por llamarle de alguna manera), no tiene la menor intención de enmendar ni cambiar nada. En tanto, México sigue en picada libre.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -