Zumby Pixel

¡Me cambio de planeta!

Por: Lic Guillermo Ingram
¡Me cambio de planeta!

Publicado 20 febrero 2018 el 20 de Febrero de 2018

por

¡Nombre! Vi un programa en donde se muestra al “humano” del futuro, prácticamente sentado en su sillón y teniendo “la vida resuelta” a base de pura robótica ¡Me quiero morir!, pero, incuestionablemente que vamos a llegar a ello y entonces sí que la vida se tornaría en algo peor que un infierno, pues ¡Ya no seríamos seres humanos!, sino sencillamente una parte más en esa espantosa robótica en la que se está convirtiendo la vida ¿A poco no?

MÁS IMPORTANTE HABLAR POR CELULAR QUE LA VIDA MISMA

Nada más de ver cómo la gente ya no sólo en los automóviles, con todo y el enorme peligro que eso representa de ir conduciendo en lo que se va haciendo uso del celular ¡Sino en la calle misma!, ¡Los transeúntes van usando los celulares en lo que van caminando!, sin tomar en cuenta el tráfico vehicular, gente que viene de frente o mirando al camino ¡Exponiendo la vida de ellos y de terceros!, sin duda alguna es señal inequívoca de que vamos para el “futuro”. Y no les miento, ayer, mi auxiliar del volante, de no ir en la jugada, mínimo atropella a dos peatones, quienes iban muy orondos celular en ristre, quitados de la pena y cruzaron la calle incluso mirando en sentido opuesto a la circulación vehicular y eso porque era precisamente la oreja que llevaban libre o sea, no se molestaron siquiera en su propia seguridad, sino en no interrumpir la “interesantísima” llamada que tenían, que hasta la vida exponían.

¡LA EXISTENCIA POR UN CELULAR!

Es realmente cómico (jamás se podría llamar dramático), ver a algún joven cuando ha olvidado o de plano perdido el celular (también muchos mayores), pareciera estuviesen por caer en alguna crisis existencial, pues adoptan actitudes que van de la rabia a la tristeza extrema, sobre todo saber que en tal adminículo se fue todo el “archivo” en donde poseen la “información de su vida”, algo así como si se tratara en todo sentido y aspecto de la personalidad misma o toda la información genética, y si alguien descubriera tal información ellos estarían expuestos a todo o definitivamente sin tal información la vida no es la misma. Esto, además de cómico es aterrador. Pues ¿cómo es posible que un pinche aparatejo llegue a tener tanta influencia en la existencia misma de una persona? ¡Pa’su mecha! Y ni se diga en lo que a estatus se refiere, pues entre más caro y más complicado sea el aparato ¡Más estatus y relevancia posee el individuo! Esto es igualmente una tara, pues la calidad humana no nos la otorga un ¡Pinche celular!, nos la damos nosotros mismos ¡En función a la seguridad que llegamos a detentar o poseer de nuestra persona!, pero ¡Háganle entender esto a la mayoría de los adolescentes y jóvenes en general!

¡CLARO DE QUE ES UNA ENFERMEDAD!

Leía también que ya hay en algunos países del primer mundo ¡Clínicas para desintoxicar gente (sobre todo jóvenes), que pasan hasta 20 horas al día ocupados en el celular!

Es ya tal la adicción al celular, según constato diariamente, nada más ver a tanta gente sosteniendo al “invento del diablo” en la oreja –pero lo que es peor, también ya parecen loquitos caminando y hablando solos, ¡porque llevan un adaptador en la oreja!, como si se tratara de una prótesis, y creo es el “manos libres” en plena evolución- que me hago la pregunta: ¿Usarán también el celular para cuando están echando novio o interaccionando sexualmente?

INDIGENCIA PRIMERMUNDISTA

Sí, definitivamente el celular no forma parte de la evolución del ser humano, sino de su “involución”, pues es tal la fiebre de esta INCOMUNICACION, que hasta los indigentes en los cruceros, una vez puesta la luz verde del semáforo, allá van en pos del camellón a esperar la siguiente luz roja: los limpiadores de parabrisas, lanza fuegos, vendedores de chicles, malabaristas, arlequines ¡”Marías!, etc., toda esa industria que cada día es más densa en los cruceros, y echan mano a sus celulares ¡¿Quién sabe con quién hablarán?!, pero ellos también están en la modernidad y parte de sus utilidades las invierten en su “recarga”. O sea, “recarga” y celular debe ser catalogados como la cuarta necesidad básica del ser humano.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -