Zumby Pixel

Los tiempos modernos de estos tiempos contemporaneos

Por: Lic. Guillermo Ingram
Los tiempos modernos de estos tiempos contemporaneos

Publicado 24 febrero 2018 el 24 de Febrero de 2018

por

En 1936 Charles Chaplin filmó la película “Tiempos modernos”, la cual era una crítica a los tiempos que se vivían en aquel entonces, en donde las grandes factorías habían convertido al ser humano en una parte más de la enorme maquinaria en donde se fabricaban los “satisfactores” y demás creaciones mecánicas que hacían la vida del ser humano “más fácil”.

Es una película “muda”, totalmente blanco y negro y no sonora, pero, además de no perder vigencia, divertidísima a lo más. Yo la he visto ya varias veces gracias a la magia del Internet. Sistema éste que vendría a formar parte de lo comentado en el título de esta “calumnia”: “Los tiempos modernos de estos tiempos contemporáneos”. Pues no obstante el Internet es una herramienta fabulosa de consulta, sin duda alguna forma parte de nuestra contemporaneidad.

CÁPSULA CULTURAL

Me permito citar la palabra “contemporáneos” por la división que se hace de la Historia: 1.- Prehistoria: va desde la creación del mundo hasta el invento de la escritura. 2.- Edad Antigua: Las primeras civilizaciones hasta el 475 DC, que sucedió la caída del Imperio Romano de Occidente. 3.- Edad Media.- Desde el 476 DC hasta 1492, descubrimiento de América. 4.- Edad Moderna: Desde 1492, descubrimiento de América, hasta 1789 con la Revolución Francesa. 5.- Edad Contemporánea: desde 1789 hasta nuestros días.

RETOMANDO EL TEMA

Por lo tanto, hoy vivimos lo expresado en el título, pues además de formar parte de una sociedad altamente tecnificada (con errores, sobre todo en los países del Tercer Mundo, como es el nuestro, no obstante ello ¡Estamos tecnificados! Nos guste o no), debemos recordar ahora todo tipo de claves, información, cifras, números de cuenta, etc., y en caso de que se nos olviden todas esas cifras, corremos el alto riesgo de encontrarnos más olvidados que un pingüino en el polo norte –porque son del polo sur- ¡Con calentamiento global y toda la cosa! ¿A poco no?

LO UNICO QUE HABÍA QUE MEMORIZAR ERA EL NÚMERO DE LA CARTILLA MILITAR

En mi caso, desde los 18 años de edad comencé, por obligación, tener que memorizar el número de mi cartilla militar (a estas alturas del partido ya se me olvidó. Para evitar todo contratiempo, anoté el número en sitio que inventé, como esos de los edificios, donde se dejan objeto para la posteridad. Pero, no tiene abuela lo que ahora debemos memorizar, desde el correo electrónico, la clave para Spotify, la de Netlix, la de los periódicos electrónicos, así como las de acceso a algunos servicios públicos, el número de jubilación y ni se diga una bola más de números y claves que ¡Pa’la maye!

¡ERA TODO UN CHCOTEO IR A LOS BANCOS!

Recuerdo incluso cuando era bien padre ir al banco, para comenzar, se podía platicar y hasta contemporizar con alguna de las muy guapas cajeras ¡Y no se veía mal! Pues las cajas no estaban separadas por ningún tipo de barrera, salvo el mostrador. Hoy, obvio, en función al incremento de la violencia, hay unos cristales antibalas que no permite incluso el protocolo hacer amistad con quien se encuentre del otro lado del cristal. Antes hasta era una prima o una excompañera de secundaria o bachillerato ¿A poco no? Y para ir hacer algún retiro sólo había que mostrar la libreta de ahorro y ahí le daban la exigua lana que se tenía guardada ¿Ahora? ¡Pa’su mecha! Identificación oficial, tarjeta, nip y toda una parafernalia que no había (y va en franco crecimiento).

TE PUEDEN DEJAR EN LA CALLE EN UN SANTIAMÉN

Y cuidadito y se le ocurre a uno andar guardando la información en el celular, porque ya piró el asunto. E incluso, no dejando la información accesible hay ahora bandas dedicadas al “hackeo” informativo y de pronto si alguna lanita tiene uno por ahí ¡Se la birlan sin que se dé cuenta la gente hasta que es demasiado tarde! Eso no pasaba en tiempos pretéritos cuando nos conocíamos todos ¿Se acuerdan?

AHORA HAY QUE TOMAR ANSIOLÍTICOS PARA ANDAR DE MEMORIZADOR

Pero bueno, no podemos nada en contra de la “modernización”, pero, entre tanta locura de andar memorizando números a lo puro wey, termina uno hasta soñando con las claves y demás información “fundamental” para el diario vivir.

¡LA INFORMACION CAMBIA A LO MÁS, CADA 6 MESES!

Hoy, además debe uno de ser todo un técnico en los aparatejos que se manejan y lo peor de esto es que a lo sumo en seis meses dicha información o pasos a seguir para ingresar a una bola de cosas ¡Ya es obsoleto!

http//losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -