Zumby Pixel

“¡Es feliz aquel quien canta en medio de la desgracia!”

Por: Guillermo Ingram
Dr. Alejandro Córdova (QEPD).

Publicado 15 febrero 2018 el 15 de Febrero de 2018

por

La frase con la que empiezo la “calumnia”, como ya se los he dicho, no es mía, sino que me la contó en una ocasión mi súper cuate el Dr. Alejandro Córdova (QEPD). El contenido de dicha frase, para expedito entendimiento de todos los mexicas que me leen, es el equivalente al chiste de Pepito, “La risa de la hiena”, un cuento ya viejito que dice en una ocasión la maestra explicaba a la clase que la hiena era un animal que se alimentaba de carroña, tenía las patas traseras atrofiadas, la piel manchada, que se apareaba una vez al año, oriunda de África y emitía un sonido gutural parecido a la risa humana. Entonces, que el canijo chamaco se levanta y cuestiona a la mentora: “A ver maestra, como es posible que nos diga usted que existe un animal que se alimenta de suciedad, que no le sirven bien las patas traseras, que posee un pelaje feo, que copula una vez al año, viven en casa de la tiznada ¡¿Y todavía se ríe?!”.

Bueno, el tal tesitura nos encontramos la enorme mayoría de los mexicanos de a pie, no incluidos en la Dorada Burocracia, pues a pesar de cómo nos va con las grandes ideas y reformas del egregio y supremo gobierno ¡Aún reímos!

DOS VECES QUE NO SALGO POR INEFICACIAS EN EL SERVICIO

La perorata anterior viene al caso porque el viernes me quejo con enorme amargura de que por haber estado en un sitio que siendo territorio mexicano ¡No lo es!, porque allá no llega la señal de internet, cuando que se supone todo México debería estar cubierto con la tal señal, pero no, no es así, o sea, el servicio es “chafamex” porque tal vez no se paga toda la cobertura que el satélite correspondiente debe de estar proporcionando tal tecnología. Les explico ahí que por tal motivo no salí en este prestigiado y centenario medio el martes. Antier, que me esforcé porque se llegara a una remota población a donde apenas llega la señal para no ser “incumplido” con quienes me hacen el favor de leerme, resulta que llegó el material a un sitio equivocado ¡Me quiero cambiar de planeta! O sea, la maldición gitana no está sólo en las “reformas”, sino también, cómo se los he venido manifestando, en la calidad de los servicios caros y de pésima calidad que recibimos los mexicanos, tanto por parte del mismo gobierno, como del Sector Privado, que coludido con Papá Gobierno, nos venden pura basura a los mexicanos cautivos de un sistema más billetero que un vendedor de “pedacitos” de lotería. En serio.

URGE COMPETENCIA REAL, EN DONDE EL SECTOR PÚBLICO NO SEA “SOCIO”

Por eso es que hace falta la verdadera competencia en el país, pues a pesar que en Derecho existe, en los hechos está muy vulnerada, pues como les digo, el primerísimo ejemplo lo tenemos en las muy caras autopistas por donde se circula (pues circular por la libre es una locura o un tácito suicidio, por lo mal que están), pero, la SCT no dice ni pío de las pésimas condiciones en que éstas se encuentran y también la grosera forma en cómo se pagan las “tarifas” en las casetas de robo ¡Perdón!, de cobro, mal y de malas, se logran hacer grandes filas de vehículos porque sólo opera una sola caseta ¿Es esto legal y adecuado para el usuario? ¡NO!, pero, al más puro estilo de la colonia, los mexicanos le debemos entrar o sencillamente jodernos porque no hay autoridad que nos proteja.

CALDERÓN MANIFESTÓ MUCHO INTERES EN EL LIBRAMIENTO DE XALAPA (Y ANEXAS)

Y así, como las “autopistas”, el resto de los servicios por los que pagamos e incluso, de no estar conectados a ellos ahora equivale a estar en el pleistoceno, pero, no hay autoridad alguna que supervise la calidad de los servicios por los que pagamos. De ahí que se debe de llevar una auténtica competencia para efectos de la calidad.

ASÍ ES EL MODUS OPERANDI

Aquí estamos como el chiste aquel (para cerrar también con un chiste la “calumnia” de hoy), de aquel árabe que en medio del desierto, siendo él, el dueño del único pozo de agua en medio de aquel interminable arenal, le propone a un paisano que le invita a asociarse a vender corbatas, precisamente frente al local que hay frente al pozo de marras.

El socio en ciernes le dice al que propone el trato: “Bero” “harbanus” ¿Comus” vender corbatas en medio del “disiertos”?”. Y el otro le responde: “Borque el que no traiga corbatas yo no venderle “íl” agua”. Así nosotros, pero: ¡¡¡No dejemos de cantar paisas míos!!!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

 

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

US - US -