Zumby Pixel

De todo hay en la viña del señor

De todo hay en la viña del señor.

Publicado 02 febrero 2018 el 02 de Febrero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

Me enviaron un correo con los siguientes anuncios parroquiales. Se nota deben ser de las décadas de los cincuentas, sesentas y tal vez setentas del siglo pasado, pues fue del tiempo en que los avisos parroquiales se hacían en algún sitio especial del templo, primordialmente en la puerta de entrada, a fin de que a la salida de los ejercicios religiosos la comunidad pudiera leerlos. Yo recuerdo con bastante claridad el pizarrón que estaba en la salida principal del “Sagrado Corazón de Jesús, Príncipe de la Paz”, ahí se daban los avisos de las bodas a llevarse a cabo, por aquello de si alguien tenía algún interés en ir a “oponerse a la unión o callar para siempre”. Era el puro tateme, pues incluso, sucedía que por lo regular alguno de los novios no había dado aviso a su familia, tal fue el caso de mi difunto hermano Carlos, quien de pronto apareció en el pizarrón y fue la forma en cómo mi mamá se enteró (al igual que el resto de la familia, fue como por 1963) ¡Y que se arma en casa la de Dios es Cristo!

AHÍ VAN:

En dicho pizarrón habían también todo tipo de avisos y no siempre de carácter sacro, a veces aparecían los datos de alguna mascota perdida y los datos del dueño, que pedía “de corazón” saber información del animal perdido, así como explicando que: “Dios se los ha de pagar”. Qué yo recuerde, nunca se encontró ninguna mascota.

DIVERTIDOS ANUNCIOS PARROQUIALES

Fueron escritos en los murales de algunas parroquias. Son reales y aunque fueron hechos con muy buena intención, tienen muy mala redacción. Helos aquí:

1.- Para los que tienen hijos y no lo saben, tenemos en la parroquia una zona arreglada para niños.

2.- Esta noche el párroco dará la charla: “El matrimonio cristiano: Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”. Para las mujeres a las 7:30 PM y para los hombres a las 8:30 PM.

3.- Este viernes los monaguillos representarán la obra “Hamlet”, de Shakespeare. Se invita a toda la comunidad a presenciar esta tragedia.

4.- Estimadas señoras, ¡no se olviden de la venta de beneficencia! Es una buena ocasión para liberarse de aquellas cosas inútiles que estorban en su casa. Traigan a sus maridos.

5.- Tema de la catequesis de hoy: “Jesús camina sobre las aguas”. Catequesis de mañana: “En búsqueda de Jesús”.

6.- El coro de los mayores de sesenta años se suspenderá durante todo el verano, con agradecimiento por parte de toda la parroquia.

7.- El campeonato de fútbol inter parroquial se reanuda este sábado. ¡Acompáñenos a derrotar a Cristo Rey!

8.- El precio del curso “Ayune con provecho”, es de doscientos pesos (almuerzo incluido).

9.- Por favor, ponga sus limosnas en el sobre, junto con los difuntos que deseen que recordemos.

10.- Esta noche celebraremos a nuestro Santo patrón con una cena. Tendremos guiso de frijoles seguido por un concierto de trombones.

11.- Recuerden que el jueves empieza la catequesis para niños y niñas de ambos sexos.

12.- El mes de noviembre terminará con un responso cantado por todos los difuntos de la parroquia.

MI SIEMPRE BIEN RECORDADO AMIGO, EL GRAN PADRE ARTURO LÓPEZ ISLAS (+)

Lo más divertido de leer todo esto, es que me remontó incuestionablemente a mi gran amigo, confesor y guía espiritual, el gran Padre Arturo López Islas (QEPD), que dicho sea de paso ¡Cómo lo extraño! En serio.

Él siempre fue fuente y gran abrevadero de abundantes anécdotas, todas por demás, no risibles ¡De carcajada a mandíbula batiente! Esa fina ironía de mi entrañable cuatacho. Recuerdo cuando en una ocasión le referí un chiste que ya les conté a ustedes en una “calumnia” dominical, pero como él anduvo de vacaciones en ese entonces no la leyó y se lo conté en una comida. Es el chiste de Jesús cuando era crucificado y Él se encuentra llenando de insultos a los romanos, gritándoles: “¡Romanos hijos de la tal por cual, romanos cabrones, no tienen madre…!”. Y en eso se le acerca Juan y le dice: “Maestro, ahí vienen los de la prensa” y en ese momento Jesús expresa: “Señor, perdónalos porque no saben lo que hacen”. El Padre sonrió (pues ya andaba medio malito), pero en eso se me ocurrió preguntarle: “Padre, y ¿Cómo van sus asuntos y demás problemas que está usted ventilando en el obispado, ya se le solucionaron?”. Y él, sin levantar la vista de la mesa, me dijo: “¡Romaaaanos!”. Y ahí si río y concluyó con su clásico: “¡Asuuu!”.

¡Juar, juar, juar! ¿Verdad que está buena la anécdota? Tienen ustedes licencia para utilizar la expresión a guisa de reclamo cuando les suceda algo feo. Recuerden, sólo hay que decir enfáticamente: “¡¡¡Romaaaanos!!!”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -