Zumby Pixel

Abre sus puertas la tirolesa más grande del mundo

Tenía que ser, está en uno de los lugares de más plusvalía y el recorrido cuesta 142 euros por persona.
Foto: EFE/ Mahmoud Khaled

Publicado 02 febrero 2018 el 02 de Febrero de 2018

por

Un vuelo de casi 3 kilómetros de distancia a más de 1.600 metros de altura sobre las rocosas montañas del emirato de Ras al Jaimah es el nuevo atractivo turístico que ofrece Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde ha sido abierta hoy al público la tirolina más larga del mundo.

¿Vacaciones en la playa? Leer esto puede salvarte la vida

A pesar de la poca asistencia en el primer día de esta sobrecogedora atracción, que pretende convertirse en el punto de referencia del turismo de aventura en Oriente Medio, las personas miraban expectantes desde el pico más alto del país cómo serían los dos minutos y veinte segundos que dura el recorrido.

El punto de encuentro antes de comenzar el viaje por los cielos se halla en un centro de bienvenida, ubicado entre las plataformas de lanzamiento y de recepción de la tirolina, donde los interesados pueden comprar sus tickets, tomar un refresco o bocadillo, o dejar sus pertenencias antes de comenzar a ponerse el equipo.

Foto: EFE/ Mahmoud Khaled

Jeffrey Casino, filipino de 35 años y residente en Emiratos Árabes, es uno de los privilegiados que ha tenido la oportunidad de probar la tirolina, y reconoce que sintió miedo.

“Daba un poco de miedo al principio, pero después de unos segundos está muy bien. Llegué a la plataforma temblando. A pesar de ello, es algo que hay que experimentar”, asegura a Efe con la emoción todavía latente.

La tirolina tiene 2,83 kilómetros de longitud y se encuentra a 1.680 metros por encima del nivel del mar, unos registros que le han abierto un hueco en el récord Guiness, tras superar en 630 metros a ‘El Monstruo’ en Puerto Rico, que hasta ahora era la más extensa del mundo y que precisamente también fue desarrollada por Toro Verde, la empresa que ha puesto en marcha la de Ras Al Jaimah.

“Cumplir el reto de volver a construir la tirolina más larga a nivel mundial es una gran satisfacción porque ha sido un proyecto bastante duro. Este tipo de trabajos necesita al menos entre 10 y 12 meses y lo hemos realizado en menos de seis”, aduce a Efe el gerente general de Toro Verde Ras Al Khaimah (RAK), Guillermo Quesada.

Su construcción en la montaña de Jais, situada justo en la frontera norte de Emiratos con el Sultanato de Omán y que con 1.930 metros es el pico más alto del país, ha supuesto una inversión por parte de Toro Verde de 2.500 millones de dólares.

Esta es una cantidad que la empresa piensa recuperar en los primeros dos años ya que espera una “gran respuesta” por parte del público, que estiman en, aproximadamente, unos 150.000 visitantes al año.

Sin embargo, montar en esa atracción no está al alcance de todos, ya que el precio del viaje por persona es de aproximadamente 177 dólares, y que incluye el lanzamiento por dos cables: el principal de 2,83 kilómetros, y un segundo, que es el de retorno a la parte baja de la montaña y tiene 970 metros.

“El Gobierno del emirato quería tener la tirolina más grande del mundo y comenzaron a investigar y llegaron a nuestro arquitecto, José Manuel Pizarro; después de varias reuniones, aquí tenemos el resultado”, señala orgulloso Quesada.

Foto: EFE/ Mahmoud Khaled

Toro Verde no sólo ha traído hasta RAK su experiencia y conocimiento en el turismo de aventura, a ello ha sumado el 30 por ciento de los trabajadores que actualmente operan el complejo, que proceden de Costa Rica -de donde es originalmente la empresa- y Puerto Rico, lo que hace que el español sea el idioma más hablado en la atracción, aunque también atienden en inglés.

El acceso a la tirolina, que se sustenta en un cable de acero que pesa más de seis toneladas, no tiene restricciones de edad, aunque sí requiere, para poder “volar” de manera segura, un peso de entre 45 y 150 kilogramos y una estatura mínima de 120 centímetros.

El recorrido dura aproximadamente 2,20 minutos a una velocidad de hasta 150 kilómetros por hora y termina en una plataforma de suelo transparente completamente suspendida en el aire.

Llegar desde allí al suelo requiere otro minuto, esta vez sentado, y supone la culminación de un vuelo que a día de hoy es único en el mundo.

Las Cataratas del Niágara se congelan

Síguenos en Facebook EL DICTAMEN.

Más noticias AQUÍ.

 

US - US -