Zumby Pixel

Más importante que el talento por Roberto Matosas

Los padres me preguntan todo el tiempo si creo que sus hijos tienen suficiente talento. Mi respuesta:
Foto: El Dictamen

Publicado 22 febrero 2018 el 22 de Febrero de 2018

por

Los padres me preguntan todo el tiempo si creo que sus hijos tienen suficiente talento. Mi respuesta:

“¿Cuánto están dispuesto a sufrir tus hijos?”

El atleta quiere alcanzar su potencial, y tal vez jugar a nivel élite. Lamento hacer estallar muchas burbujas, pero si no están dispuestos a sufrir, los resultados estarán por debajo de lo esperado. Es lo que separa a los atletas de élite con talento (a desarrollar) de sus compañeros.

Ahora sé que la genética, el entrenamiento deliberado, el coaching y muchas cosas van de la mano del desarrollo de los que llegan a grandes rendimientos. Los que hacen la diferencia. Algunos lo consiguen con la llamada “Regla de las 10,000 horas” de práctica deliberada, mientras que otros creen que o tienes talento o no.

Estuve en el negocio de entrenar jugadores de fútbol de élite. He estado en el entrenamiento de la fortaleza mental con deportistas de todas las edades, por más de veinte años. Aprendí que ningún factor- solo- lleva al atleta al próximo nivel. Lo hace una combinación de factores, y para mí, la disposición de un atleta a sufrir (vida ordenada, hábitos estrictos, aprendizaje permanente, vivir en la incomodidad que obliga la disciplina) son, a menudo,  los factores determinante en el avance y crecimiento de los jugadores que se convertirán en ‘elite’.

Los atletas de élite que vemos en televisión, han practicado y trabajado durante años, largas horas, día tras día, cuando nadie estaba mirando. Una y otra vez, cuando querían dejarlo, hicieron una repetición más, una vuelta más y entrenaron unos minutos más. Renunciaron a su tiempo con amigos y familiares para seguir su vocación. Lo hacen parecer fácil debido a las miles de horas que lo hicieron difícil para ellos mismos. De buena gana se hicieron sentir incómodos! Se repitieron, una y otra vez,  que estaban para tener éxito.

La mayoría de los atletas ni siquiera logran su verdadero potencial debido a la idea de que el sufrimiento y la incomodidad los atemoriza. A algunos simplemente no les gusta estar fuera de su zona de confort. Otros tienen una mentalidad fija, y no están dispuesto a la competencia madre: el aprendizaje permanente.

Demasiados han sido mimados por sus padres y protegidos del fracaso. Otros han tenido entrenadores que les permiten dar lo mejor de sí mismos porque eran estrellas a los 12 años. Cuando crecieron y tuvieron que hacer algo más que simplemente mostrar habilidades y técnica, se resistieron a otro tipo de entrenamientos y, por lo tanto, no evolucionaron, y no estaban realmente dispuestos a ‘pagar el precio’: aprendizaje, dedicación, vivir para desarrollar el talento! Es por eso que no llegaron.

Anson Dorrance es entrenador de fútbol femenino de la veintidós veces campeona nacional de la Universidad de Carolina del Norte, se encontró con Mia Hamm, la mejor jugadora universitaria de USA, entrenando sola en la mañana en un caluroso y húmedo día de verano. Mientras la miraba, ella realizó sprints, uno tras otro, saltando vallas y jadeando después de cada una. Él le escribió el siguiente mensaje a ella:

“La verdadera visión de un campeón es alguien determinado, empapado en sudor, en el punto de agotamiento, cuando nadie más está mirando”.

Mia Hamm se convirtió en la mejor jugadora del mundo, no solo porque tenía talento y excelente entrenamiento, sino porque estaba dispuesta a sufrir más que sus competidores.
¿Estás inculcando la voluntad de sufrir en tus atletas? En tus hijos? ¿Los estás desafiando, haciéndolos sentir incómodos, exigiéndoles diariamente y luego insistiendo un poco más?

¿Están dispuesto a sufrir?

Si no lo están, pueden hacer muchas cosas en la vida, pero para convertirse en un atleta de élite hace falta algo más que técnica y habilidad. Dos de las características a enfatizar, a lo que ya hemos mencionado, son disciplina y resiliencia (estar dispuesto a superar obstáculos, adversidades y estrepitosas derrotas).

Ayúdelos a desarrollar su talento- capacidad por compromiso en el entorno adecuado para luchar y aprovechar al máximo sus posibilidades.
Ayúdelos a poner en valor lo que saben, pueden y quieren hacer, solo que si no están dispuestos a amar lo que hacen, si están incómodos en la incomodidad y a no dejarse la piel en el desarrollo de su talento, no serán atleta de elite.

¡El sufrimiento (metas claras, búsqueda permanente, cero claudicaciones) es el mejor amigo del atleta de élite!

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ.

 

 

- US -