Zumby Pixel

La historia de un belga con corazón jarocho

Todo comenzó cuando conocí la historia del club. Me sentí impotente y sorprendido y soy ese aficionado que no me importa si el Standard pierde porqué más perdió el club en la primera y segunda guerra mundial.

Publicado 08 febrero 2018 el 08 de Febrero de 2018

por

Se enamoró por internet de una veracruzana y decidió recorrer el mundo para conocerla. Hoy es su esposa y juntos viven la pasión por el futbol en especial por Memo Ochoa y el Standard de Lieja.

Joan-Albert Torralba

 Yo soy hijo de padre español y madre belga. Naci en España y a mis 13 años de edad me vine con mis padres a Bélgica. La verdad fue aquí donde yo caería enamorado sin motivo alguno. Así como dice nuestro cántico traduciéndolo.

<Un jour a l’ improviste>

Un día al imprevisto yo me caí enamorado, mi corazón comenzó a palpitar, pero no me preguntes el porqué. Los años han pasado y yo sigo estando ahí. Ayer y como hoy yo cantaré por ti.

Mi primera vez que yo pise el estadio del Standard de Lieja fue el 22 de Noviembre del 2004. Y desde ése entonces di mi voz, mi alma y corazón por el Standard de Lieja hasta incluso he llorado de emociones y de alegrías. La verdad cuando hablo del Standard de Lieja me emociono. Porque es algo que está ahí y forma parte de mi vida.

¿Qué es el Standard de Lieja? Para muchos un equipo chico y mediocre. Pero para mí es un honor vestir con la camiseta y bufanda roja y blanca. El Standard es un club capaz de lo mejor y de lo peor. Con personajes legendarios y con muchos traidores.

Todo comenzó cuando conocí la historia del club. Me sentí impotente y sorprendido y soy ese aficionado que no me importa si el Standard pierde porqué más perdió el club en la primera y segunda guerra mundial.

Como cuando yo suspendía las matemáticas que mis padres me apoyaban y me ayudaban a entender. Así mi equipo de fútbol ayudarlos y apoyarlos en la derrota y alegrarme en la victoria y en la gloria.

Lo más raro de esta historia es cuando llegué a mis 20 años de edad. La era del amor y del Internet. Yo conocí a una linda y hermosa veracruzana  que se convirtió en mi mejor amiga y ahora en mi mujer y madre de nuestra hija Alice.

Uno de mis sueños era conocer México así que no sólo conocí México sino también al amor de mi vida.

Cuando escuché el rumor de que el Standard iba a por todas para que el portero mexicano Paco Memo Ochoa el héroe del mundial en Brasil esté bajo las porterías de nuestro majestuoso estadio. Yo casi caigo desmayado. Porque para mí es algo muy bonito que mi equipo se dé a conocer por todo el planeta. Aunque es difícil porque no es un equipo grande como el Real Madrid. Pero es un equipo que se ha dado conocer por Europa gracias a la hinchada. Los buenos gestos, las ayudas humanitarias para los pobres y refugiados de la guerra en Oriente medio y Siria y también desde el 1996 hacemos concentraciones anti racistas por Italia, Alemania, Chipre y Holanda.

Nunca nadie ha dado la oportunidad al Standard para ser el mejor equipo del mundo. Pero si tenemos la mejor afición del país.

Hay muchos mexicanos que por desgracia odian a Ochoa por su debut con el América. Y la burla del 7-0 que le clavó Chile a México.

Pero yo no veo necesidad de reproches. Todos perdemos alguna vez por un 10-0.

La mayor derrota del Standard ha sido por 16 goles a 4 y hace 2 años frente al Brujas perdimos 7-1 y aquí sigo yo dando la cara por mi equipo. Y pase lo que pase si estaré con ellos. Además el Standard ahora va por muy malos momentos por culpa de un traidor.

El dueño del Standard que hizo todo por el club “2 campeonatos de liga consecutivos en 2008 y 2009 decide vender el club a un ex político metido en negocios. Este tenía a 5 equipos en su nombre lo cual todo lo bueno del Standard lo traspasaba a sus clubes. Los malos de los otros clubes venían al Standard. 2 años duro Duchatelet como presidente y por la presión de la hinchada y manifestación de DUCHATELET VETE YA esté decide vender el club al actual Venanzi dejando las cajas vacías y el club en deudas. Por eso vamos ya casi 3 años batallando. Pero este año es otro nivel que el anterior. Y así como siempre hemos hecho. Levantarnos de las caídas y con mucha honra.

La verdad soy una persona sencilla y se admirar a mi equipo por muy mal que vayan. Si Ochoa fuera en verdad una coladera loca con las manos de mantequilla. Yo jamás hubiera ido de mi casa a Lieja de las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde esperando a Ochoa en las puertas del entrenamiento para pedirle su autógrafo.

Lo primero que yo hice cuando se dio la noticia oficial OCHOA AL STANDARD fue ir al estadio a comprar la camiseta verde fósforo con negro y el número 8 de Ochoa.

Es más estoy listo para invitarlo a comer la deliciosa comida veracruzana que mi mujer prepara aquí en la casa.

- US -