Zumby Pixel

Siempre buscamos lo “mejor y diferente”. Los tres grandes amores de una mujer

Seguramente pasarán muchos amores por tu vida, o ya han pasado y los has puesto a cada uno en un lugar especial, pero siempre hay uno que hace que pierdas tu brújula...
Foto Archivo

Publicado 18 enero 2018 el 18 de Enero de 2018

por

 

       “Ella se enamoró como se enamoran todas las mujeres inteligentes… como una idiota” Ángeles Mastreta.

 El Dictamen

Estaba muy tranquila viendo mi Facebook desquehacerada y vi ese videito muy mono, que hablaba de amor y otros demonios… Y me intrigó, luego me metí a googlear y encontré con que las mujeres tenemos tres tipos de grandes amores en nuestra vida, sólo tres, sí, tres, los demás no son nada.

El primer amor de una mujer es el amor de adolescencia, el amor idealista, (todas mis amigas y yo coincidimos), es el amor que llena tus tardes, con el que sueñas, el amor que tuviste tal vez en la prepa, o un poco antes, ese que te colma de flores, de poesías, con el que te prometes que van a crecer juntos y morir de viejos y que serán la inspiración de los primeros 10 minutos de la película “UP”.

Foto Archivo

Después está el segundo amor, el que te enseña el dolor, al cual te aferras con uñas y dientes, el que desata tu locura, con el cual terminas y regresas, terminas y regresas. Y así en un ciclo que puede parecer sin fin, con el que aprendes lo que es el insomnio y esos ataques de ansiedad que te vuelven poco a poco adicta a su presencia, y en el que la ausencia te mata lentamente. Y parece que no puedes estar con él, pero tampoco lo contrario… ¿En quién estás pensando ahora?

Y después el último, el que no te esperas que llegue. Seguramente viene después de un periodo en donde tratas de encontrarte a ti misma, y aprendes de tu soledad en ese tiempo de reflexión, donde ya te metiste a cursos de yoga, pilates, cocina y ¡hasta zumba!, y cuando menos te lo esperas, ahí está. Mucho menos caótico, viene y se acomodan todas las cosas. Casi nunca te lo esperas, te toma de sorpresa, te toma con todas las de ganar porque tus expectativas han cambiado por completo. Es el que cura las heridas y te llena de felicidad.

Foto Archivo

Vuelvo a preguntar ¿en quién pensaste con cada uno de los tres?, ¿cuántos llevas?, ¿dos de tres?, ¿tres de tres?

Lo cierto es que vamos buscando siempre lo “más, mejor y diferente”: Más porque volteamos a ver al qué tenemos al lado y a veces nos inunda ese pensamiento frío y devastador de “¿Será él mi amor verdadero, o termino y el que viene si es el bueno?”. Queremos siempre más. Queremos mejor, pensamos que lo próximo si va a resultar más óptimo y no nos lastimará como el actual. Y diferente porque siempre saltamos a otro totalmente opuesto a lo que teníamos, pensando que el resultado será precisamente: DIFERENTE.

Foto Archivo

Seguramente pasarán muchos amores por tu vida, o ya han pasado y los has puesto a cada uno en un lugar especial, pero siempre hay uno que hace que pierdas tu brújula, que hace que pierdas el norte, que provoca y desestabiliza todo lo que pensaste que podías controlar. Vívelo y de vez en vez revuélcate en la ola. Pero déjalo pasar. Él no es. Esos no son los que se quedan. Al final lo que el corazón de una mujer busca sí es la guerra, pero de lo que vive es de la paz.

Carta de una madre soltera a su ex

¿En este momento tu avión se está cayendo?

La culpa es mía, y se la echo a quien quiera

- US -